Edición Impresa

La presidenta designó a un sacerdote de Santa Cruz al frente de la Sedronar

Señal de Cristina Kirchner hacia la Iglesia. El cura Juan Carlos Molina cubrirá la vacante en el organismo destinado a la prevención y lucha contra el narcotráfico.

Sábado 30 de Noviembre de 2013

La presidenta Cristina Kirchner designó al cura Juan Carlos Molina al frente de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), en una nueva señal de acercamiento a la Iglesia.

El gobierno finalmente decidió cubrir el cargo que había quedado vacante a partir de la renuncia de Rafael Bielsa en marzo pasado y lo hizo con un sacerdote proveniente de Santa Cruz y de buena relación con la presidenta Cristina Kirchner. El anuncio estuvo a cargo del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien precisó que, por orden de la presidenta, Molina realizará una "amplia convocatoria" a "todas las organizaciones no gubernamentales", entre ellas la Iglesia Católica, para diseñar un plan de trabajo conjunto.

"Deberá hacer una convocatoria amplia, plural y democrática para todas las organizaciones que trabajan en todas las adicciones en general y en la drogadicción en particular", explicó el jefe de Gabinete, y agregó que el "nuevo abordaje" que tendrá el organismo estará más vinculado al trabajo social que a la lucha de las organizaciones criminales.

La designación de Molina es un nuevo gesto del gobierno a la Iglesia Católica luego de que el problema del avance del narcotráfico en la Argentina ingresara con fuerza en la agenda política semanas atrás, a raíz de un duro documento al respecto que elaboró la asamblea plenaria de obispos de todo el país.

En ese documento, titulado "El drama de la droga y el narcotráfico", la Iglesia denunció la complicidad de "las fuerzas de seguridad, funcionarios de la Justicia y políticos" ante el avance del narcotráfico; advirtió sobre el "riesgo de pasar a una situación de difícil retorno" y pidió la designación del titular del Sedronar.

Molina, que es asesor ad honorem de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, comenzó a desempeñar su tarea territorial en Santa Cruz y mantiene una buena relación personal con la presidenta: en el funeral del expresidente Néstor Kirchner fue uno de los que encabezó la ceremonia en Río Gallegos.

"Entendemos que desde la inclusión social educativa hasta las oportunidades laborales y el deporte, la recreación, la cultura y las expresiones artísticas de diferente manera, son las que verdaderamente nos permitirán recuperar a jóvenes, a adolescentes que han incurrido en adicciones de distinta naturaleza", remarcó Capitanich al bajar la línea con la que se buscará trabajar junto a Molina.

Al respecto, el jefe de ministros anticipó que hoy mantendrá su primera reunión de trabajo con el sacerdote "para la asignación de los recursos presupuestarios y la fijación de metas en términos de organización y desempeño de la Secretaría".

"El padre Molina es una persona de amplia vocación de servicio, de experiencia en el trabajo territorial, de una compenetración y una vocación de servicio hacia los más pobres", lo elogió Capitanich en la Rosada. Destacó también el trabajo realizado por el cura en "el Impenetrable chaqueño", a través de la Fundación Valdocco, al que calificó como "una experiencia extraordinaria con casi 500 jóvenes".

El Obispado de Río Gallegos aclaró anoche que Molina solicitó al obispo Annibale que "le retire las licencias ministeriales para el ejercicio público del ministerio sacerdotal, a fin de poder asumir el cargo que se le ofrecía". Ese acto implica que "un sacerdote no puede celebrar los sacramentos ni presidir el culto público de la Iglesia", indicó el Obispado en un comunicado, ya que Molina pertenece a la Diócesis de Río Gallegos. Molina es amigo personal de la ministra Kirchner.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS