Edición Impresa

La precaución incidió más que el cansancio en sí

La carga que tuvo Central en estas últimas semanas respecto a la seguidilla de partidos fue todo un tema.

Domingo 28 de Septiembre de 2014

La carga que tuvo Central en estas últimas semanas respecto a la seguidilla de partidos fue todo un tema. De hecho, el propio Miguel Russo cada vez que pudo hizo mención al tema, aunque asumiendo el desafío. Lo de ayer pudo tomarse como que todos esos minutos de más que tuvo con Independiente bien pudieron pasarle factura. Pero hay un detalle imposible de obviar: el canalla fue superado de principio a fin del partido. Es más, en el primer tiempo fue, quizá, cuando más diferencia hubo. De allí la sensación de que no es lo más aconsejable echarle la culpa al cansancio.

   Varios protagonistas fueron consultados sobre el tema y todos coincidieron en que la seguidilla de partidos no había sido la piedra fundacional de la derrota. Basta con echar un vistazo por esos 45 minutos iniciales, en los que Independiente manejó el partido a su placer. Y ahí cabe una pregunta lógica. ¿Sucedió porque el Rojo hizo mucho mejor las cosas o hubo algo estratégico en esto de esperar y no hacer el gasto de entrada?

   Lo segundo puede tener algo más de consistencia. Es que ver a Niell, con el equipo retrocediendo, metido prácticamente entre Nery Domínguez y Damián Musto, lejos de su hábitat natural y dejando a Valencia allá arriba, en soledad, fue todo un indicio.

   Central se replegó más de la cuenta. Fue algo similar a lo que sucedió ante Boca, y el resultado fue el mismo. El equipo cedió protagonismo y pareció hacerlo sin que ese ítem del desgaste físico que acarreaba tuviera demasiada consistencia. Dio la sensación de que la cosa pasó más por la intención de llevar adelante un plan de juego que de luchar contra cierta imposibilidad que imponía algún tipo de cansancio.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario