Edición Impresa

La política rosarina, con miradas contrapuestas de jóvenes militantes de cada partido

La militancia y los partidos. Referentes juveniles del socialismo, peronismo, UCR y PRO se animaron a debatir sobre la actualidad y el futuro.

Domingo 19 de Enero de 2014

Entre ellos hay un punto de consenso: la alegría de participar y el deseo de transformar, desde la arena política, aquello que no les gusta. Atravesados por diferentes miradas y diversos pensamientos políticos, en el último tiempo acapararon la escena y tomaron relevancia en el interior de sus espacios.

Son militantes jóvenes que participan en agrupaciones políticas de Rosario y el interior de la provincia. LaCapital los reunió para saber cómo surgió el temprano interés por la política, analizar el rumbo de la gestión local y debatir sobre los posibles armados electorales con miras a 2015. Comparten el interés por participar y discutir y aseguran que el militante siempre está del lado de los que menos tienen.

"Mi punto de inflexión fue en el 2006 cuando presencie una charla sobre políticas sociales donde disertaban Elida Rasino y Hermes Binner. Ahí me di cuenta que debía involucrarme", cuenta Guillermo Lasala, militante del Partido Socialista y coordinador general del Centro de la Juventud. Además, no duda en sostener que el acceso a espacios de gestión reconfiguró "su sentido de militancia y participación".

Juan González Utges es el Secretario General de la Juventud Peronista en la provincia de Santa Fe y se puede establecer que el principal motor para involucrarse en política fue la disconformidad con la realidad social que acarreo la crisis del 2001. "El proyecto nacional y popular que empezó Néstor Kirchner en el 2003 me rompió los miedos de a poco", asegura el joven, quien afirma que el Kirchnerismo volvió a concebir a la política como una herramienta para modificar la realidad de la gente.

No tan diferente es la historia de Pablo Basso, militante del Movimiento Evita. Con una herencia política en la espalda —ya que su hermano milita en la agrupación Hijos y sus padres hicieron lo propio en los años 70— este joven supo configurar una ilación que hoy ve traducida en este espacio político. "Cuando bajó los cuadros uno ya perfilaba un proyecto de país totalmente diferente al neoliberalismo de los 90", especifica Basso en alusión a la decisión que tomó el 24 de marzo de 2004 el entonces presidente Kirchner de bajar los cuadros de los dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone, que estaban colgados en una de las galerías del Colegio Militar de El Palomar.

Nerea Baldarenas es secretaria general del PRO en Santa Fe. Milita desde el año 2011 y asegura que ingresó al espacio que lidera Mauricio Macri por sentirse identificada con los principios del partido. "El PRO está creciendo en todos los lugares del país, porque proponemos una nueva forma de hacer política en la cual el objetivo pasa por solucionar los problemas de la gente", asegura la joven.

En tanto, desde el radicalismo asoma la figura de Patricio Flinta. Sus comienzos estuvieron amparados principalmente en las figuras de Arturo Illia y Raúl Alfonsín. "Los jóvenes fueron desde el comienzo protagonistas fundamentales en la historia de nuestro partido, comprometidos siempre con la reformación y renovación", apunta el integrante de la juventud radical.

El debate sigue y los jóvenes militantes intentan arrojar una mirada sobre los dos primeros años de gestión que lleva Mónica Fein al frente de la intendencia. El balance de los trabajos divide las aguas y acarrea diferencias de criterio.

"Este el peor momento del socialismo en la ciudad. Hay una falta de conducción y planificación política", apunta Patricio Flinta. En su opinión, la eclosión fue puertas adentro del Frente Progresista. "Hay una fractura interna y eso se traduce en la gestión", aclara.

Pablo Basso, no duda en aventurar un diagnóstico sobre la realidad de los barrios de la ciudad. Asegura que los recursos de la municipalidad no están bien administrados y es inexistente la presencia del Estado local. Además, agrega que muchas zonas están signadas por la desigualdad. "El objetivo de las actividades que realizamos está dirigido a satisfacer las necesidades básicas de los sectores más vulnerables", dice el joven militante del Movimiento Evita.

Juan González Utges coincide con este análisis, aunque plantea una incapacidad del Ejecutivo local para encontrar una posición políticamente productiva. "Cada una de las políticas que se implementaron hace 8 años necesitan renovarse. Toda gestión sufre un desgaste. Hoy están lejos de lo que quiere la gente", señala el joven kirchnerista, quien a lo largo de la charla deja ver la alternativa opositora que piensa el Frente Para la Victoria de cara al 2015: "Hay un peronismo que viene surgiendo con un modelo distinto de ciudad y el concejal Roberto Sukerman puede encabezar ese proyecto".

Guillermo Lasala tiene un diagnóstico distinto, discrepa con González Utges e intenta defender la gestión desde adentro. "Los que hablan de desgaste son aquellos que no tienen ninguna idea para aportar. Nosotros renovamos permanentemente los desafíos. ¿Si algún día vuelven a ser gobierno, se animaran a borrar las marcas institucionales que han sido apropiadas por la ciudadanía?",se pregunta el militante socialista.

Con una visión anclada en la ciudad de Buenos Aires y resaltando el modelo de gestión que despliega Mauricio Macri, Nerea Baldarenas muestra a su espacio como representante de "lo nuevo". "Hay que generar políticas a largo plazo y no ir tapando permanentemente con parches", dice en alusión a la gestión de Mónica Fein. Aclara que el PRO en Rosario es una "alternativa de construcción propia" y asegura que el escenario es auspicioso. "Hoy tenemos 5 concejales y podemos seguir creciendo mucho más todavía", augura la defensora del color amarillo.

Aunque hagan un balance de la realidad política actual, los jóvenes guardan un cierto hermetismo con miras a 2015. Son cautelosos y dicen estar preparados para lo que digan sus líderes. "Aunque en 2015 termine su mandato, la presidenta seguirá siendo la conductora de este movimiento. El próximo presidente será el que Cristina quiera", coinciden González Utges y Basso.

Sobre el futuro del radicalismo y socialismo, Patricio Flinta y Guillermo Lasala esperan el salto a escena de una figura progresista que pueda contraponer el peso del peronismo. Piensan en Julio Cobos, Ernesto Sanz o Hermes Binner y no descartan que haya internas para dirimir a los candidatos. "Hay que seguir el modelo que Unen implementó en Buenos Aires para lograr un acuerdo con las fuerzas afines", manifiestan.

En el PRO dicen que Miguel Del Sel será candidato a gobernador , aunque aseguran que este año estarán dedicados a articular una estructura nacional que les permita competir con el kircherismo. Para Nerea Baldarenas, estará al tope de las boletas como postulante a presidente. "Mauricio Macri va a ser el próximo presidente y va a recibir el país en condiciones peores que las del 2001", asegura.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS