Edición Impresa

La policía comunitaria llegará también a los barrios Ludueña y Tablada

Tras debutar en marzo próximo en Las Flores, la nueva dependencia de la fuerza ampliará su campo de acción a lo largo de 2014. El nuevo cuerpo cuenta con una formación especializada.

Lunes 20 de Enero de 2014

El Ministerio de Seguridad provincial anunció ayer que tras el debut de la policía comunitaria en la ciudad, programado para marzo próximo en barrio Las Flores, la fuerza hará lo propio a lo largo de 2014 en otros dos puntos clave de la ciudad: Ludueña y Tablada.

La flamante policía comunitaria, lanzada el viernes pasado en Rosario y en la capital provincial, empezará a estar operativa en el transcurso de marzo en Las Flores, a través de dos o tres puntos fijos y 45 agentes de la fuerza santafesina ya capacitados y seleccionados.

"Hablamos de un conjunto de acciones y cada barrio requiere de un abordaje específico y puntual. El plan de acción de la policía comunitaria fue diseñado de ese modo. Por eso arrancamos en Las Flores, teniendo en cuenta la intervención que en ese lugar vienen realizando el gobierno santafesino y el municipio, como también los actores sociales presentes", explicó a La Capital el secretario de Seguridad Pública provincial, Matías Drivet.

El nuevo cuerpo de policías cuenta con una formación especializada en una estrategia que ya fue experimentada en otras ciudades del mundo (Brasil y Uruguay), que es la de "proximidad" con el vecino.

El objetivo es marcar un nuevo paradigma en lo que hace a la relación entre la fuerza y los ciudadanos, generando un vínculo más estrecho y de interrelación.

En ese sentido, Drivet aseguró que "los plazos de ejecución se cuentan en meses y el plan contempla, a lo largo de 2014, acciones en los barrios Ludueña y Tablada". Y agregó: "No es una labor improvisada sino que estamos hablando de un trabajo fino".

Al respecto, el funcionario aclaró que los integrantes de la nueva dependencia "son policías con habilidades especiales, con una estrategia acotada y complementaria, y su llegada no implica la modificación de los patrullajes o la intervención de otras áreas de la fuerza en los barrios".

Junto a los 45 agentes que en forma rotativa comenzarán a trabajar en Las Flores se instalarán dos o tres estructuras fijas (inmuebles modulares) que funcionarán como centros de operaciones y de diálogo.

Ese esquema se repetirá luego en Ludueña y Tablada, aunque la cantidad de agentes y estructuras fijas variará según la necesidad de cada barrio.

El desembarco de la policía comunitaria se acoplará a los programas sociales y urbanos que la Intendencia y la provincia desarrollan en distintos puntos de la ciudad (como el proyecto "Vuelvo a estudiar"), los espacios de trabajo en materia de integración a través de los Centros de Convivencia Barrial y las intervenciones a cargo de la recientemente creada Secretaría de Control y Convivencia municipal.

"Es una iniciativa que requiere de una labor compleja en la selección de los barrios como estrategia de proximidad. Hay una infinitud de variables para hacerlo, y una era trabajar en los vínculos de la policía con la sociedad", indicó Drivet.

Asimismo, el funcionario hizo hincapié en que los resultados del trabajo de la policía comunitaria irán saliendo a la luz con el correr de los meses.

"No es una tarea sencilla, porque para poder concretar este nuevo proceso de confianza con los ciudadanos será necesario contar con datos objetivos que, día a día, irán fijando una línea de acción", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS