Edición Impresa

La peor pérdida

Una pelea a tiros entre barras de Lanús causó otra muerte. Ocurrió lejos de un estadio, en la calle, escenario principal de la violencia en el fútbol en 2014.

Viernes 26 de Diciembre de 2014

Excluir a los hinchas visitantes de los estadios de fútbol redujo la violencia en las tribunas, lo que no implicó que no se trasladara a otros ámbitos: los enfrentamientos continuaron lejos de las canchas. Como ocurrió en la madrugada de ayer. La interna de la hinchada de Lanús ocasionó un muerto tras un tiroteo. Con este saldo trágico, la lista de fallecidos en el fútbol asciende a 18 en 2014. Es una cifra que excede el dato duro. Es otra vida la que se perdió, con un Estado que no resuelve este flagelo, por inoperancia u omisión.
El fallecido es José “Gallego” Alvarez, de 51 años. Por el homicidio, ocurrido en la denominada Villa Sapito, situada en la localidad de Gerli, hay un sospechoso detenido.
Fuentes oficiales informaron que la disputa por la conducción de la hinchada granate recrudeció en los últimos días. La semana última hubo un tiroteo en el que el hijo del sospechoso de la muerte de Alvarez recibió un disparo en una pierna.
A raíz de ese enfrentamiento, un grupo de la barra “oficial” arribó ayer al lugar del hecho a bordo de tres autos. Entre ellos, el Gallego Alvarez. De acuerdo a los voceros, el vínculo entre el ex barrabrava de Independiente en la década del 80 y principios de los 90, y actual utilero del rojo, con sus pares de Lanús existía porque su yerno forma parte de la barra brava de Lanús.
Los ocupantes de los vehículos emboscaron a dos hombres, de la facción disidente, que estaban en un Renault Logan, por lo que se originó un fuerte enfrentamiento. El tiroteo culminó cuando el Gallego recibió un disparo en el pecho que le ocasionó la muerte.
Ante esa situación, efectivos de la Jefatura Distrital Lanús fueron alertados y llegaron rápidamente al lugar, donde aprehendieron a un sospechoso, llamado Gabriel Soto.
 Luego, el hijo del detenido, Matías “Polaquito” Soto, quien había sido herido la semana anterior, fue encontrado en una Ford Ranger que fue requisada. Los policías encontraron en el rodado una pistola calibre 40 sin registrar, por lo que el muchacho fue detenido por “portación ilegal de arma de guerra”.
Esta muerte, como las otras 17 que hubo durante el año, ocurrieron en su mayoría fuera de los estadios, como se detalla a continuación. Pero todas estuvieran relacionadas con el fútbol. Y los poderes del Estado fueron responsables.

Lista. La nómina de fallecidos por hechos violentos vinculados con el fútbol durante el año es la siguiente:
1º) Lucas Carrasco (21 años): 21/3. Hincha de Independiente Rivadavia. Falleció de una herida cortante en la cabeza durante incidentes originados tras anunciarse la suspensión del partido de su equipo e Instituto de Córdoba.
2º) Luis Areiza (25):  17/4. Hincha de Atlético Nacional de Medellín. Fue apuñalado en el parque Independencia, en una pelea entre dos facciones de la hinchada de su equipo, horas antes del encuentro ante Newell’s por la Libertadores. Falleció tras agonizar una semana en el Clemente Alvarez.  
3º) Federico López (30): 16/8, presunto barra de Chicago. Muerto en un ataque a balazos por otra facción de la barra, en Mataderos.
4º) Ezequiel Castagnari (25): 2/9. Atacado a golpes por gritar un gol de River, en la localidad de Tres de Febrero. Murió tras varios días de agonía.
5º) Gonzalo Rodríguez, (25): 9/9. Murió mientras festejaba una victoria de Sarmiento de Resistencia ante Chaco For Ever, al ser baleado el grupo en el que estaba, por un agresor que bajó de una moto.
6º) Martín Acosta, (39): 19/10. Festejaba el triunfo de Central ante Newell’s, en Brasil al 1300, y recibió un disparo de Pablo Quinteros. Acosta murió en el Heca. El agresor se fugó, pero se entregó semanas atrás, reconociendo su culpabilidad.
7º) Lautaro Bova (22): 19/10.  También tras el clásico de Rosario, falleció apuñalado en las inmediaciones de Castellanos y Centeno.
8º) Hincha no identificado: 6/11. Murió baleado en medio de una pelea entre dos facciones de Almirante Brown, en Isidro Casanova.
9º) Luciano Jaime (24): 8/11. Hincha de Belgrano, murió al caerse desde la popular, en el estadio Mario Kempes.
10º) Daniel Sánchez (28): 10/11. Hincha de San Telmo. Murió baleado en un club de barrio, en un  ataque de barras de Dock Sud.
11º) Javier Araujo (29): 11/11. Fue atacado junto a Sánchez. Murió al día siguiente.
12º) Julio Choren  (28): 11/11.  Hincha de Temperley. Falleció al caer de una tribuna del estadio.
13º) Barra conocido como Petiso Ariel: (12/11/14). Murió acribillado por una interna de la barra de Ituzaingó.
14º) Barra conocido como Brutus. 13/11. Supuesto miembro de la facción rival al Petiso Ariel. Atacado como  represalia por aquella pelea, murió al día siguiente
 15º) Franco Nieto (33): 3/12. Primer jugador federado muerto en el país. Futbolista de Tiro Federal de Aimogasta, fue agredido con un ladrillazo en la cabeza cuando se retiraba del estadio de San Francisco, tras el partido ante Chacarita, por la Liga de Aimogasta (La Rioja).
16º) Sergio Narvaiz (24); 16/12. Hincha de Gimnasia de Jujuy,  asesinado a puñaladas en un pelea entre  hinchas de ese club.
17º) Diego Villa (22/12/14).Murió en un enfrentamiento entre  facciones de Berazategui.
18º) José “Gallego” Fernández (51): 25/12. Baleado por disputa entre barras de Lanús. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario