Edición Impresa

La partida de un intérprete local, romántico de ley

Marco Antonio Denis, un intérprete local de extensa trayectoria incluso a nivel internacional, falleció ayer en la localidad mexicana de Cancún, a la edad de 76 años.

Sábado 12 de Julio de 2014

Marco Antonio Denis, un intérprete local de extensa trayectoria incluso a nivel internacional, falleció ayer en la localidad mexicana de Cancún, a la edad de 76 años.

Elio Wainberg, tal su nombre original, había adoptado el nombre de Marco Antonio Denis para hacer foco en su actividad artística, y separarla de su otra actividad, la empresaria.

Había debutado en el espectáculo a los 18 años, a partir de un casting convocado por Hugo Moyano Vargas, con quien comenzaría a trabajar en el auditorio de LT8. En la década del 70, comenzó su actuación con el conjunto Agua Viva, y participó de la grabación del primer disco del grupo. Su pasión por escribir por temas cotidianos y universales lo llevó a vincularse y compartir escenarios con grandes figuras de la canción como Armando Manzanero e incluso Marco Antonio Solís, más allá de otras populares voces de la escena argentina, como son los casos de Violeta Rivas y Néstor Fabián, entre tantos otros.

Marco Antonio Denis fue una de las figuras de “Glamoreé”, el espectáculo de Pecky Land, que tuvo varias temporadas en la ciudad. Y supo destacarse en sus interpretaciones de baladas románticas y en un segmento dedicado a los inmigrantes, en uno de los momentos más emotivos del show. Su tema “Cuando vino mi viejo”, en el contexto de la inmigración, fue una de sus canciones más celebradas.

Cuando citaba a su padre y contaba cómo llegó a Argentina, cómo vivió y de qué trabajó, los ojos se le humedecían. “A su memoria canto mi tema ‘Cuando vino mi viejo’ y sinceramente en el escenario me emociono hasta las lágrimas. Lagrimeo muy frecuentemente cuando canto. Me hago carne de los temas y de sus letras”, enfatizaba Marco Antonio.

“El amor se va a terminar cuando termine el mundo. El amor envuelve todo y como consecuencia está el placer, pero el placer de dar, porque cuando uno ama no es egoísta. Y yo pienso que cantar una canción de amor alimenta el romanticismo”, dijo en una entrevista a Escenario.

El cantante y empresario, con más de una decena de discos grabados, también ejerció una vasta acción solidaria, y en muchos de sus shows solicitaba como entrada un juguete o un útil escolar para donarlo a hospitales públicos o entidades benéficas. Su gran amor por el bolero lo llevó a grabar con Armando Manzanero el disco “Juntos”, en el que ambos compartían clásicos de la canción romántica. Un género al que le dedicó toda su pasión hasta el último respiro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS