Edición Impresa

La Otán reforzará las defensas del este de Europa

DPA

Sábado 06 de Septiembre de 2014

DPA

La Otán finalizó ayer "una de las cumbres más importantes" en la historia de 65 años de la alianza transatlántica, según su secretario general saliente, Anders Fogh Rasmussen, en cuyo marco aprobó en Newport, Gales, una fuerza de respuesta rápida "antirrusa". Tras años de angustia por su problemática operación de combate en Afganistán, que concluye a fines de 2014, los 28 líderes de la alianza atlántica retornaron a su misión central. Este desplazamiento se vio ampliamente propiciado por la crisis en el este de Ucrania, donde Rusia es acusada de respaldar al separatismo, y tras la anexión de Crimea en marzo.

Además, los líderes prometieron por primera vez incrementar el gasto en defensa, mientras Estados Unidos y Reino Unido aprovecharon la cumbre de Gales para forjar una alianza con otros miembros clave de la Otán contra la milicia Estado Islámico (EI) en Irak. "Esta es una alianza que es fuerte y unida, que sabe cuáles son los principales desafíos, y que está resuelta a superarlos", afirmó el anfitrión, el premier británico David Cameron.

Con la crisis de Ucrania haciendo sonar alarmas en países del este de Europa como Polonia y las repúblicas bálticas, que también albergan grandes minorías rusas, la Otán buscó enviarle un fuerte mensaje a Rusia de que no tolerará comportamientos agresivos contra sus miembros. De esta manera, aprobó un Plan de Acción Rápida (RAP por sus siglas en inglés), que prevé una fuerza "punta de lanza" formada por entre 3.000 y 5.000 soldados que estará lista para su despliegue en un plazo de un par de días en cualquier lugar del mundo.

Mientras que esta fuerza trabajará sobre una base rotativa, para cumplir un acuerdo de 1997 con Moscú de no estacionar tropas permanentes a lo largo de la frontera rusa, las repúblicas bálticas, Polonia y Rumania ya señalizaron su disposición a albergar la infraestructura de esta fuerza. "Creo que la decisión que tomamos de preparar un Plan de Acción Rápida envía un mensaje muy claro a Rusia de que estamos fuertemente decididos a tomar todos los pasos necesarios para proveer protección efectiva y defensa a nuestros aliados", manifestó el secretario general de la Otán. "A la luz de la actual situación de seguridad, creo que es apropiado que como resultado del RAP ustedes verán una presencia más visible de la Otán en el este", añadió Rasmussen, en referencia al conflicto en Ucrania. "Enviamos un fuerte mensaje a Rusia de que las acciones tienen consecuencias", coincidió a su vez el presidente estadounidense, Barack Obama.

En otras medidas que buscan demostrar la resolución de la Otán contra Rusia, la alianza acordó celebrar su próxima cumbre en Varsovia y reforzar lazos con Georgia. El jefe de la Organización del Tratado del Atlántico Norte también confirmó que no habrá cambios al acta fundacional Otán-Rusia de 1997, que regula las relaciones entre los antiguos enemigos de la Guerra Fría.

Pese a que Rusia centró gran parte de la atención, los líderes de la Otán también apuntaron sus miradas hacia la preocupante situación en Irak, donde el grupo yihadista Estado Islámico (EI) decapitó a rehenes estadounidenses y ahora amenaza con hacer lo mismo con un británico, mientras busca crear un "califato" que abarque Irak y Siria. Sin embargo, Rasmussen solo pudo ofrecer revivir una vieja misión de entrenamiento y posiblemente asistir en coordinar transportes aéreos. Nueve miembros de la Alianza —Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Dinamarca, Polonia, Turquía y Canadá—, así como Australia, acordaron combatir juntos contra EI. Con la Otán comprometida en nuevas iniciativas, como el RAP, Rasmussen subrayó que "en lo referente a la seguridad, lo barato sale caro".

La próxima cumbre de la Otán se celebrará en Polonia en 2016, bajo la dirección del nuevo secretario general Jens Stoltenberg, ex premier de Noruega. Stoltenberg asumirá formalmente su cargo el próximo 1º de octubre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario