Edición Impresa

La oposición venezolana logra conquistar las principales ciudades

Según los primeros resultados, la abstención rondó el 40 por ciento. La jornada se vio empañada por la muerte de una mujer. El gobernante PSUV gana 196 municipios en disputa y el MUD 56, entre ellos Barinas, bastión de Hugo Chávez.

Lunes 09 de Diciembre de 2013

El mapa político de Venezuela, teñido casi totalmente en 2008 por el rojo de la alianza dirigida por el entonces presidente Hugo Chávez, experimentó un cambio notable de color bajo el mando de su sucesor Nicolás Maduro luego de que la oposición le arrebatara al oficialismo la capital del Estado natal del fallecido presidente, Barinas, que estaba en manos del oficialismo. La oposición también ganó las alcaldías de las cinco ciudades más pobladas del país. Contabilizado el 97,50 por ciento de las mesas de votación "con resultados irreversibles" en 18 los 23 Estados venezolanos y el Distrito Capita, los aliados de Maduro ganaron 196 municipios en disputa, mientras que los candidatos de la oposición se alzaron con el triunfo en al menos 53. La presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, catalogó exitoso el proceso al reportar una participación de 58,92 por ciento. En las elecciones regionales la abstención históricamente alrededor se ha ubicado en el 50 por ciento.

El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) sumó al menos 4,5 millones de votos, mientras que el bloque opositor tuvo 4,2 millones. La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) venció en la capital del estado natal de Chávez, fallecido el pasado 5 de marzo, y las ciudades de Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, San Cristóbal, Mérida — que son seis de las ciudades más pobladas del país— además retuvieron la alcaldía mayor de Caracas y la capital del estado insular de Nueva Esparta, Asunción, informaron las autoridades electorales. Valencia, Barinas y Barquisimeto que estaban en poder del oficialismo pasaron a manos de algunos de los más enconados adversarios del presidente Maduro. Poco más de 19 millones de ciudadanos, entre venezolanos y extranjeros con más de 10 años de residencia, estaban habilitados para elegir alcaldes y concejales de los 335 municipios del país en comicios que tanto el oficialismo como la oposición consideraban un virtual plebiscito tras el ajustado triunfo de Maduro en las últimas presidenciales.

Bajo un estruendo de fuegos artificiales y el sonido de una diana militar, entonada por unas grandes cornetas desde un pequeño camión que recorrió varias calles de la populosa barriada pobre de Petare, en el este de la capital, a las 5 de la mañana los oficialistas comenzaron a animar a los electores a salir a votar. El presidente acudió a sufragar alrededor de las dos y media de la tarde en la escuela Miguel Antonio Caro de Caracas, junto a su esposa, la primera dama Cilia Flores. Además de las ya tradicionales loas al civismo de los electores, reiteró su llamado a que "los que ganen, que ganen con honor y respeto al adversario; a los que pierden, que con máxima conciencia acepten la derrota". Aseguró que, en cualquier caso, ya habría adoptado las medidas necesarias para "evitar loqueras" (incidentes).

Poco después votó Henrique Capriles Radonski, ex candidato presidencial y jefe de la campaña opositora, en un colegio de la urbanización Las Mercedes, en el sureste de Caracas. Allí exhortó de nuevo a sus simpatizantes para que ejercieron su derecho al voto: "Esta ha sido probablemente la campaña más abusiva del gobierno. Ustedes saben cuál ha sido la situación de desigualdad en las que acudimos, pero la fuerza que cada uno de ustedes tiene no puede dejarse doblegar por esos que tienen poder y tratar de chantajearlos".

Incidentes. La jornada electoral transcurrió en general en calma, sólo empañada por el asesinato de una joven que ejercía como autoridad de mesa en el Estado Trujillo y la detonación de un artefacto explosivo cerca de un centro de votación en Maracaibo, la capital del estado Zulia. Maduro condenó la violencia. "Hay incidentes esporádicos, lamentables, que se están investigando, como el de una muchacha que balearon en Trujillo, un grupo parece sicarial y otros elementos que estamos investigando; seguramente pueden ser los restos de grupos enloquecidos queriendo perturbar la paz del país", dijo el mandatario chavista, tras emitir su voto en Caracas. En tanto, en Maracaibo, la segunda ciudad del país, a una cuadra de un colegio en el que se votaba, detonó un artefacto explosivo lanzado contra una camioneta que sólo causó daños y no alteró el proceso electoral. Asimismo, el comandante de las fuerzas armadas, general Vladimir Padrino, señaló que habían quedado sin suministro eléctrico 18 centros de votación en el Estado Miranda, vecino a Caracas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS