Edición Impresa

La oposición venezolana copó las calles en lugar de irse a la playa

Decenas de miles marcharon por Caracas y otras ciudades pese al feriado de Carnaval y el llamado del gobierno a salir de vacaciones.

Lunes 03 de Marzo de 2014

Decenas de miles de personas marcharon por Caracas contra el presidente Nicolás Maduro, manteniéndose en las calles pese a una campaña del gobierno para que los venezolanos se fueran a la playa durante un prolongado feriado de Carnaval. En otras ciudades también hubo marchas de protesta, manteniendo así la tensión en las calles a un mes de iniciadas las manifestaciones opositoras.

Personas de todas las edades caminaron en la soleada mañana de domingo de Caracas hasta una plaza ubicada en un barrio de clase media del este de Caracas, bastión de la oposición."Nosotros no tenemos nada que celebrar en la playa", declaró Carlos Torres, un ingeniero de 34 años que marchaba vestido de blanco de pies a cabeza. "Salir a vacacionar realmente es como darle la razón (al gobierno) de que todo está en calma y todo está bien, cuando realmente no nos sentimos así".

Los opositores culpan al gobierno chavista de Maduro por el enorme deterioro de la economía, los estantes vacíos en los supermercados y la violencia delictiva fuera de control. Muchos piden su renuncia. Al menos 18 personas murieron en choques entre manifestantes, fuerzas de seguridad y grupos armados parapoliciales durante las protestas del último mes, las más violentas en una década en Venezuela.

Como ocurre casi todos los días, en la tarde del domingo cientos de estudiantes opositores levantaron barricadas en los alrededores de la plaza Altamira del este de Caracas y trataron de bloquear una carretera cercana. Tropas antidisturbios les bloquearon el paso, lanzando gases lacrimógenos para dispersarlos. Los manifestantes les arrojaron piedras y bombas molotov. "Queremos que la calle siga prendida", dijo Eduardo, un estudiante de ciencias de la comunicación de 22 años que se protegía del gas con una máscara. "Si las protestas son pacíficas la gente se termina cansando. El hecho de que nos repriman da motivo para que la gente vuelva mañana".

Maduro acusa a la oposición de sembrar el caos para provocar un golpe de Estado, repitiendo el guión que llevó en 2002 al breve derrocamiento del fallecido presidente Hugo Chávez. El ministro de Turismo, Andrés Izarra, dijo que los manifestantes recurrían a la violencia por desesperación. "Este cáncer social que es la violencia de algunos desadaptados de grupos fascistas; los anticuerpos sociales los van aislando, rechazando hasta que queden eliminados", dijo a la televisión estatal VTV. Maduro extendió el feriado de Carnaval e invitó a los venezolanos aprovechar para ir a la playa, en un obvio intento por quitar gente de las filas de la protesta. Ayer, mientras los opositores marchaban, la televisión estatal venezolana transmitía en directo imágenes de bañistas bailando salsa y practicando deportes en las playas caribeñas del norte del país.

En la tarde de ayer, el presidente apareció en uno de los subsidiados mercados de alimentos montados por el gobierno para el Carnaval. "Ha vencido la felicidad y la paz", dijo. "Venezuela está en paz y Venezuela está disfrutando en las playas y los ríos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS