Edición Impresa

La operación de Angelina Jolie tiene hasta ahora poco eco entre las rosarinas

Sólo unas 10 mujeres se hicieron la mastectomía. El test para determinar el riesgo de cáncer de mama hereditario se realiza en la ciudad.

Domingo 19 de Mayo de 2013

Sólo unas diez rosarinas con antecedentes de cáncer de mama en la familia se sometieron a una mastectomía preventiva. Se trata de mujeres sanas que no se habían realizado el estudio genético que permite determinar si se tiene alto riesgo de padecer cáncer de mama de tipo hereditario. Por temor a sufrir la enfermedad, por no querer someterse a estudios más constantes y exhaustivos, y aún sin conocer su verdadera situación lo decidieron para minimizar los riesgos.

Estos son datos que La Capital recabó entre los especialistas en esta patología.

El test genético se hace en Rosario desde hace un año y medio y ya hay unas cincuenta mujeres que optaron por realizárselo. Pero de este grupo, aunque algunas obtuvieron un resultado positivo, ninguna decidió hasta el momento por la operación que consiste en la extirpación de todo o casi todo el tejido mamario con el objetivo de reducir notablemente el riesgo de enfermarse.

La intervención, que se realiza de modo preventivo a mujeres sanas portadoras de una mutación genética que las predispone a contraer un tipo particular de cáncer llamado de mama hereditario (que representa el 10 por ciento de los cánceres de mama), fue noticia en los últimos días ya que la actriz estadounidense Angelina Jolie confesó en un medio masivo que se había sometido a esta práctica (mastectomía) que redujo del 87 al 5 por ciento sus posibilidades de contraer la patología. Su madre había muerto de cñancer a los 56 años.

En Rosario hay dos laboratorios privados (Stem y Cibic) que realizan el estudio, que no es un análisis convencional aunque sólo se requiera una muestra de sangre para llevarlo a cabo. Sergio Chialina, bioquímico y director de Stem dijo a este diario que "el hecho de realizarse este análisis no es de por sí una decisión sencilla; la mujer tiene que ser muy bien asesorada por profesionales capacitados y entrenados en este tema porque es importante que tenga lo más claro posible qué hará a partir del resultado del test genético".

La determinación de saber si se heredó la mutación genética que aumenta las chances de tener este cáncer de mama es compleja y delicada. Un aspecto en el que coinciden los profesionales consultados. Gonzalo Tabares, médico mastólogo y asesor en riesgo genético del Centro de Mastología (Cema), remarcó que "este test no se debe hacer sin asesoramiento de un equipo multidisciplinario" y agregó: "Las implicancias de los posibles resultados deben ser explicadas a la persona de manera clara, comprensible y fidedigna porque de ello dependerán decisiones relevantes".

El síndrome. "La enfermedad de la que estamos hablando se denomina síndrome hereditario de cáncer de mama y ovario y representa alrededor del 10 por ciento de todos los cánceres de mama. Si una mujer tiene una mamá o tía que tuvo cáncer de mama no necesariamente se trata del cáncer de tipo hereditario que se produce a causa de un defecto en una mutación genética", aclaró Lisandro Benítez Gil, médico mastólogo.

Los especialistas señalaron que, si bien no es tan frecuente, se detecta un número importante de casos. "Si se tiene en cuenta que en la Argentina hay más de 18 mil nuevos cánceres de mama por año, estamos hablando de unas 1.800 mujeres que anualmente se enferman con este tipo de cáncer". Otro dato que aportaron es que la forma de presentación de la enfermedad y evolución el cáncer de tipo hereditario no tiene diferencias sustanciales con otros tipos de cánceres, aunque su aparición suele darse a edades más tempranas.

Lo primero que surge de la evaluación de estos datos es que el conocimiento y difusión del test genético es aún muy bajo en todo el país. En Rosario se lo hicieron apenas unas cincuenta mujeres y lo mismo sucede en otras ciudades importantes. "La comunidad médica, incluidos los ginecólogos, no suelen ofrecer la opción de este test. Es un aspecto en el que hay que seguir trabajando", remarcó Chialina.

Quizás otra traba sea que por ahora la mayoría de las obras sociales y empresas de medicina prepaga no reconocen el valor del estudio, que arranca en los 9 mil pesos.

¿Para qué conocer si se heredó o no la mutación genética? Tabares expresó que "una vez que la mujer sabe que tiene alto riesgo de enfermarse puede tomar varias decisiones, que se pueden resumir en dos grandes caminos. El primero consiste en una batería de acciones como aumentar los controles mamarios (senografías o mamografías), sumar la resonancia magnética y la ecografía para mayor certeza, tomar medicación específica para evitar el desarrollo de la enfermedad y empezar estos chequeos mucho antes de los 40 años; el otro es someterse a una mastectomía y extirpación de los ovarios".

Benítez Gil explicó que "las últimas recomendaciones internacionales dicen que para una mujer portadora de la mutación, la mastectomía es una opción, pero la extirpación de ovarios es una indicación médica más firme ya que, si bien el riesgo de cáncer de ovario es más bajo que el de mama, las chances de detectarlo a tiempo son muy escasas, con todo lo que ello implica".

¿Quiénes son candidatas a realizarse el análisis? Las mujeres que tengan una abuela, tía, madre o hermana que tuvo cáncer de mama antes de la menopausia; aquellas que tengan al menos dos familiares directos con la enfermedad, independientemente de la edad de presentación de la patología, y las que tengan familiares directas con cáncer de ovario. También las mujeres en cuyas familias hay algún hombre con cáncer de mama, o de próstata o melanoma de aparición temprana (esto es porque la mutación también puede predisponer a otros tipos de cánceres).

Los especialistas remarcaron que siempre se trata de una decisión muy personal, que depende de la historia de esa mujer, de sus vivencias en relación a la enfermedad y del impacto emocional que los antecedentes familiares le provocaron.

Aunque las rosarinas empezaron a conocer más sobre este tema y están realizándose el estudio, no es raro que la mayoría evite una mastectomía y cirugía de ovarios. De hecho en toda la Argentina hay muy pocos casos registrados. "Los aspectos culturales y sociales tienen una influencia directa, además hay que tener en cuenta que se trata de intervenciones quirúrgicas importantes que también tienen sus posibles consecuencias", dijeron los médicos. "Los especialistas asesoramos, pero la decisión es de la mujer y no es opinable", coincidieron.

A la espera del resultado

Los médicos Gonzalo Tabares y Lisandro Benítez Gil relataron que una de las rosarinas que está esperando el resultado del estudio genético (que demora entre uno y tres meses) les manifestó la decisión de someterse a una mastectomía y extirpación de ovarios si da positivo. Se trata de una persona que vio morir a su madre y prima hermana, muy jóvenes, por cáncer de mama.

Las mutaciones

El bioquímico Sergio Chialina explicó que “los genes BCRA 1 y BCRA 2 cumplen una función protectora en relación al cáncer de mama y ovario. Si alguno de ellos está alterado, es decir, tiene una mutación, la persona ve aumentado su riesgo a enfermarse de este tipo de cánceres. Eso es lo que se detecta con el estudio genético, si la mujer heredó o no la mutación”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS