Edición Impresa

La obra "San Martín vuelve" fue elegida para participar de la Fiesta Nacional del Teatro

Fiesta Provincial del Teatro. Distinguen a una obra rosarina que revisa la historia argentina. La obra dirigida por Pablo Felitti concurrirá junto a la puesta santafesina "Ricardo, una farsa", en la muestra que se hará en Jujuy.  

Miércoles 26 de Marzo de 2014

La obra rosarina "San Martín vuelve", dirigida por Pablo Felitti, y la santafesina "Ricardo, una farsa", del elenco de la Universidad Nacional del Litoral, dirigida por Sergio Abbate, ganaron el derecho a participar en la Fiesta Nacional del Teatro, que se celebrará en Jujuy, entre el 24 de abril y el 4 de mayo.

Esta fue la decisión del jurado integrado por Cecilia Bolis, Marcelo Díaz y Oscar Rekovski, de las sedes Santa Fe y Venado Tuerto, en el marco de la Fiesta Provincial del Teatro, una celebración anual que lleva más de una década en Rosario y en las principales ciudades de todo el país.

Organizada por la Representación Santa Fe del Instituto Nacional del Teatro, el encuentro reúne a las todas las producciones independientes que estuvieron en la cartelera durante el 2013 y que decidieron participar, ya que este año no existió preselección por carpeta.

Además de estas las dos obras citadas, fueron seleccionadas como suplentes para la muestra nacional "Amarás a tu padre por sobre todas las cosas" (Rosario), con texto y dirección de Carla Saccani, junto a "Los opas" (Santa Fe), de Daniel Dalamroni, con dirección de Diego Ferrero. En tanto, "El chancho de Palermo" participará en el Encuentro Regional junto a las obras mencionadas.

Con más de veinte espectáculos locales, la Fiesta Provincial del Teatro cerró la programación con "Protocolo Protzees", una versión teatral basada en "El proceso" de Franz Kafka, dirigida por Carlos Romagnoli. La función concluyó con localidades agotadas en la sala La Escalera.

La particularidad de esta edición es la gran cantidad de directores jóvenes que están dominando la escena local y que lograron acercar a un público de las mismas características.

Las puestas dirigidas por Poli Chávez, Carla Saccani, Federico Piazza, Carlos Chiappero, Sebastián Villar Rojas, Ignacio Amione, Felipe Haidar y Federico Tomé se destacaron como ciertos referentes de la escena que puede llegar a proyectar algunas tendencias de la escena futura.

En algunos casos, como "Habitación 21", "Amarás a tu padre por sobre todas las cosas" y "El exterminador de caballos" prevaleció la prolijidad en la producción integral y un valioso trabajo dramatúrgico. En el caso de las últimas dos, también fue notoria la duración, ya que superan ampliamente la extensión promedio de una obra de teatro.

Las propuestas de Haidar, Amione y Piazza coincidieron en la búsqueda de textos de autores jóvenes y reconocidos como Lola Arias, Federico León y Daniel Dalmaroni.

En la versión de "Mil quinientos metros sobre el nivel de Jack", la prolijidad pasó a un segundo plano con escenas que ganaron en vitalidad y comicidad, en tanto que la solidez de "Como blanca diosa" se pudo notar en cuatro actuaciones muy parejas.

En "Una versión de El amante" se destaca el ya consagrado actor Matías Martínez, y en "Sacrificio" el trabajo de la actriz Natalia Esquenazi. Directores como Pablo Fossa, Gustavo Postiglione, Gustavo Di Pinto, Damián Ciampechini y Mauricio Caturelli, con una experiencia mayor en el oficio, mostraron que dentro de sus propios lineamientos estéticos están ingresando en una etapa de consolidación en sus búsquedas.

Los directores clásicos como Aldo Pricco por el lado del realismo y Aldo El-Jatib desde un lugar de experimentación, no pudieron faltar en esta fiesta y "Nunca estuviste tan adorable" se destacó tanto como la inoxidable "Mácchina Nápoli", que se reeditó luego de una década con un final a pura tarantela, con el público encendido.

Teatro de objetos. En aquella primera versión de "Macchina Nápoli" actuaban los hermanos Juan y Maximiliano Arana, quienes luego de un vasto recorrido en el teatro de objetos con su propia compañía, presentaron "San Martín vuelve", un contundente trabajo sobre la tensión entre los ideales del político y militar latinoamericano y su imagen construida por la historiografía oficial. Qué mejor que dos hermanos, con sus parecidos físicos, trabajando esa dicotomía de gran nexo con la historia y el presente.

Con un interesante despliegue actoral y momentos de música, la propuesta aprovecha también la potencia visual de los objetos escénicos.

Otros mundos se activaron con "El chancho de Palermo", una obra de arte que se concentró en la gran capacidad de síntesis y en la reveladora interpretación de Soledad Verdún.

La propuesta combina elementos del teatro con la danza y la música.

Desde su misma estructura, el espectáculo propone algo único que sacudió las retinas de los espectadores porque fue el primero en el que los ojos debieron posarse sobre el trabajo de una sola actriz en escena, haciendo combinar todos esos elementos con una mirada poética y risible.

También se presentaron una versión de "La cantante calva", de Ionesco, dirigida por Raúl Marciani y de "El juego de la silla", de Ana Katz, producción de la laboriosa Clínica de Espectáculos que dirige Romina Mazzadi Arro.

En el rubro infantil participó "Luna Gatuna", a cargo del grupo Vamos que nos Vamos, uno de los referentes actuales en el género en nuestra ciudad y "Cuatro gotas locas", un interesante espectáculo lúdico y colorido, que invita a la reflexión acerca de la problemática del agua a grandes y chicos.

La riqueza de la escena local

Un abismo separa a “Embovedados” de “Arlt, Arlt, en los zapatos de otro”, pero cada uno en lo suyo hace que la escena de Rosario tenga una riqueza particular en un contexto complicado para producir profesionalmente. En este repertorio, “Agentes del desquicio” se destacó por una aceitada combinación entre el texto, las actuaciones y la dirección, además del aporte a la reflexión histórica. En “Brisas heladas”, Gustavo Postiglione pasó del naturalismo al suspenso, en una suerte de thriller con homenajes al cine. En “Quiero que gustes de mí”, Gustavo Di Pinto dio un viraje hacia la comedia de enredos, con situaciones bien contemporáneas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS