Escenario

La obra "Fascinación", una revisión de "Las Criadas", se estrena en el teatro La Escalera

El trabajo, con dirección de Armando Durá, es una adaptación del clásico de Jean Genet. Se podrá ver a partir de hoy y todos los viernes de agosto y septiembre

Viernes 20 de Agosto de 2021

El actor y director rosarino Armando Durá estrena hoy “Fascinación”, una versión del clásico “Las Criadas”, de Jean Genet, una obra en la que “en el enfrentamiento entre dos mundos, está la dialéctica del amo y del esclavo, pero también la cuestión aspiracional”, consideró Durá. El trabajo podrá verse a partir de hoy, a las 20.30, en el teatro La Escalera (9 de Julio 324) y cuenta con las actuaciones de Juan Carlos Capello, Marcela Espíndola y Lionel Fuentes. El equipo se completa con Hugo Salguero, en el diseño de la escenografía y el vestuario; Lorena Fenoglio, en la realización del vestuario y Lionel Fuentes, a cargo de la música original. La obra seguirá en cartel los viernes de agosto y sábados de septiembre a la misma hora.

¿Cómo surge la idea de adaptar “Las criadas”? ¿Por qué eligieron el título “Fascinación”?

La idea en principio fue partir de un texto importante, recuperar el valor de un buen texto dramático. Entre las opciones surgió con fuerza la de reversionar una obra emblemática y archiconocida como "Las Criadas". A partir de allí, trabajar en modificar y aggiornar dicho texto para a posteriori incorporar el trabajo con los actores, fundamentalmente, y el concepto total de la puesta: la Señora que es buena, dulce y bella, ejerce una fascinación especial en sus criadas. Fascinación es también el nombre del vestido que las sirvientas usan para el ritual cotidiano de copiar los gestos de la señora, un ritual inacabado y constantemente interrumpido.

dura2.jpg

¿Qué tipo de fascinación ejercen uno sobre otro esos dos mundos opuestos que plantea el texto original?

"La Señora nos inunda con su bondad", dicen las sirvientas. "Nosotras somos todo tinieblas". En realidad estas sirvientas son diabólicas porque la mente de su ama las piensa así. En el enfrentamiento entre estos dos mundos está la dialéctica del amo y del esclavo pero también la cuestión aspiracional de jugar a ser como la Señora. Jugar en la intimidad de su mísera buhardilla a ser esa señora, señora que a su vez es un artificio. Es en función de las cosas que posee: vestidos, joyas, zapatos, pelucas. La señora que es toda bondad, las quiere como a su bidet, como a sus pertenencias. Esas muchachas humildes son porque ella las inventó. La Señora quiere a las sirvientas pero ellas entre sí no se quieren. La pobreza no quiere a la pobreza, se dicen.

Es muy difícil imaginar un mundo tan igualitario, aunque sea la utopía a soñar y construir Es muy difícil imaginar un mundo tan igualitario, aunque sea la utopía a soñar y construir

¿Cuál es la vigencia del texto? ¿De qué manera refleja la actualidad?

Uno de los motivos de la elección de este texto es precisamente su vigencia. En una lectura más actual se emparenta mucho con temáticas tan potentes como la que supimos ver en el film "Parasite". Sin ponerme discursivo, creo que esta etapa tan elevada del capitalismo o del neoliberalismo o como lo denominemos, se ha metido en la subjetividad de las personas y nos lleva a aspirar a un modelo de consumismo salvaje. Con brechas cada vez mayores entre ricos y pobres, la sociedad del bienestar ya es una quimera. Todo esto desata odio en algunos y fascinación por querer parecerse al amo en otros. Si bien la obra no está situada temporal ni espacialmente en un lugar definido, la mirada es actual y vigente.

dura3.jpg

¿Cómo es la puesta en escena?

Primero quiero destacar que tuvimos el lujo de integrar a nuestro equipo al destacado escenógrafo y vestuarista Hugo Salguero cuyos aportes fueron fundamentales a la hora de cerrar un concepto de puesta. Es una puesta ciertamente minimalista en lo funcional, es decir, pocos elementos, pocas referencias ajenas al actor. La puesta se sostiene en el ritmo, el sonido incidental, el cuerpo de los actores, lo plástico, en el uso del espacio. Con influencias del expresionismo y, en menor medida, de la danza Butoh. La puesta se adaptó también a las características del teatro La Escalera, con la ventaja de que el público está muy cerca de los actores.

¿Es posible encontrar algún punto de entendimiento entre esos personajes, esos mundos en tensión constante?

“Fascinación” no está planteada de manera psicologista, lo cual invalida en cierta manera toda interpretación de ese tipo. La obra transita más el terreno de lo irreal, lo imaginario. En ese sentido son los atributos materiales-simbólicos como el vestido o las joya lo que diferencian a estos personajes. Desprovistos de estos, sí pueden ser lo mismo. Pero es muy difícil imaginar un mundo tan igualitario, aunque sea la utopía a soñar y construir.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario