Edición Impresa

La nena conectada a un respirador mostró señales de actividad cerebral

Avril movió el hombro. Los médicos querían retirarle el aparato y el padre Ignacio había sostenido que se iba a recuperar. La ilusión de la familia.  

Miércoles 12 de Junio de 2013

El pasado fin de semana fue, sin dudas, el mejor y más esperanzador de los últimos meses para Silvina y Adrián. Su hija, de sólo cuatro años, mostró signos de actividad cerebral. Así, la chiquita quebró los peores pronósticos sobre su estado de salud y reavivó la fe que nunca habían perdido desde que el padre Ignacio Peries les dijo: "Quédense tranquilos; va a despertar".

Adrián Michela estaba ayer entusiasmado con volver a verla en actividad, moviéndose de un lado al otro, como todos los chicos de esa edad. El joven de 28 años acompañaba a su esposa en el Hospital Militar de Buenos Aires, donde la niña continúa internada en coma, con traqueotomía y respirador desde hace dos semanas. Para colmo, en el ingreso a la terapia pediátrica, un efectivo policial custodia que no le quiten esa asistencia pulmonar.

Esta cuestión generó que el caso alcanzara máxima repercusión desde hace algo más de una semana.

Es que, según el relato de Michela, una médica dijo que la nena no tenía actividad cerebral y que le podía desconectar el respirador sin autorización de la familia. A partir de eso, el hombre radicó una denuncia en la seccional 31ª, del barrio porteño de Colegiales, tras lo que partió una orden del Juzgado Civil Nº 87.

Michela confesó que ni a él ni a su mujer, de 40 años y desocupada, se le pasó "la idea por la cabeza". Más aún cuando el padre Ignacio aseguró que Avril "sólo tiene un golpe en la cabeza y despertará".

El 10 de julio de 2012, la chiquita jugaba con su mamá cuando le dijo que le dolía la cabeza. Silvina se preparó para llevarla al médico pero la nena vomitó y se desvaneció en sus brazos.

La familia concurrió de inmediato al sanatorio Delta desde donde fue derivada al Hospital Italiano hasta que los especialistas indicaron que no había más nada por hacer. A partir de ese momento permanece en Capital Federal.

La idea de los padres es llevar a la niña al Hospital Garrahan convencidos de que tendrá una mejor atención, por lo que intimaron a la obra social mercantil Osecac (a cargo del caso) a través de un abogado en Buenos Aires. En efecto, no están conformes con la actuación profesional del Militar fundamentalmente desde que se abrió la luz de esperanza.

Electro. El jueves de la semana pasada, médicos, psicólogos y enfermeros del Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) concurrieron a practicarle un electroencefalograma. Mientras todos (también Michela y su esposa) estaban allí Avril movió el hombro derecho y la pantalla mostró actividad en el cerebro.

"Vimos las ondas cardíacas y los médicos se quedaron con la boca abierta", relató el padre de la chiquita mientras volvía sobre las palabras que Ignacio ya repitió en tres oportunidades: "Estén tranquilos, recen mucho que Avril va a despertar".

El cura y la foto

Adrián y Silvina permanecen atados a una luz de esperanza que conservan aferrados. El padre Ignacio dijo ya tres veces que su hija Avril va a despertar del coma. El primer contacto fue con ambos padres, luego con Adrián y, finalmente, con su cuñada, Marisel. Fue allí cuando el sacerdote incluso pidió quedarse con la foto de la nena. “Es hermosa”, destacó.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario