Edición Impresa

La Nación lanzó la segunda etapa del Gasoducto del Noreste Argentino

La obra beneficiará en el tramo santafesino a 37 localidades, y llegará a 72 mil hogares, con 330 mil habitantes que se verán beneficiados. Generará más de 11.000 puestos de trabajo.

Jueves 15 de Enero de 2015

El ministro de Planificación Nacional, Julio De Vido, y el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, lanzaron ayer la segunda etapa del Gasoducto del Noreste Argentino (Gnea) que demandará una inversión de 11.348 millones de pesos, atravesará las provincias de Santa Fe, Chaco y Formosa, abastecerá a 80 localidades y generará más de 11.000 puestos de trabajo en una extensión de 2.200 kilómetros entre los tramos troncales y los ramales de aproximación. De la firma de los contratos participaron el secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, y el diputado nacional Omar Perotti.

Se trata del tramo de gasoducto troncal que atraviesa Formosa, Chaco y el norte de Santa Fe, provincia donde se verán beneficiadas 37 localidades, con un recorrido de 265 kilómetros y un alcance estimado de más de 72 mil hogares y casi 330 mil habitantes.

El Gnea comprende en total la construcción de 4.131 kilómetros de cañería, con tres etapas de ejecución para tramos troncales de 1.448 kilómetros de extensión que se instalarán a lo largo de seis provincias, junto a más de 2.680 kilómetros de gasoductos de derivación y las redes domiciliarias. La inversión total en construcción y compra de cañerías, para esta segunda etapa asciende a 11.348 millones de pesos.

"Es la obra que va a cambiar las posibilidades de desarrollo para nuestra provincia", consideró Ramos, tras remarcar que el proyecto es un claro ejemplo de un Estado federal, que tiene la "firme decisión" de generar infraestructura en el interior de nuestra provincia y en las zonas más postergadas del territorio".

"Es una obra esencial que estamos anunciando un 14 de enero, con el gobierno en pleno, trabajando", contextualizó De Vido, luego de asegurar que la ejecución redundará inmediatamente en "más fuentes de trabajo, mayor actividad económica en los pueblos, y fundamentalmente la posibilidad de mejorar la calidad de vida de una región que históricamente fue postergada".

En ese sentido, De Vido agradeció la presencia de funcionarios de la primera plana nacional, junto a intendentes, legisladores y jefes comunales, además de empresarios de distintos sectores industriales.

"Esto conllevará la industrialización de nuestra zona, generando un gran impacto en la generación de puestos de trabajo", coincidió Ramos. Pero además, la llegada del gas natural "cambiará la matriz productiva, ya que al mejorarse la matriz energética, generamos condiciones para que estas zonas productivas atraigan a industrias que den mayor valor agregado a la producción", completó.

Resaltan la deuda tarifaria de Santa Fe

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, exhortó a los gobiernos provinciales de Córdoba y Santa Fe a que firmen el convenio de convergencia tarifaria con la Nación, para avanzar en el "fortalecimiento de la infraestructura energética". La convergencia, que ya alcanza a 80 por ciento de la población total del país, explicó, "significa más inversión en obras públicas de infraestructura eléctrica", pero fundamentalmente "significa seguir manteniendo un esquema de tarifas populares, que impulse y promueva el consumo de energía, pero fundamentalmente que mejore la calidad de vida de nuestra gente".

Al respecto, Ramos se lamentó de que Santa Fe no haya adherido al convenio, que "tiene como único objetivo que no se aumente la tarifa, y por otro lado, permitiría al gobierno nacional financiar las obras que el gobierno provincial no ha hecho".

"El problema no es nada más de la región norte", y agregó: "En Rosario, la construcción está prácticamente paralizada porque no se han hecho las extensiones del gas natural. De allí la importancia de estas obras de infraestructura, que van a cambiar la historia y van a generar una matriz productiva totalmente distinta, para saldar esa ausencia que tenemos en el centro y norte de nuestra provincia".

En ese sentido, Ramos también criticó a la administración provincial, que "gasta el 92 por ciento de los recursos que administra en una estructura burocrática" y concentrada en Santa Fe y Rosario. Sólo "el 8 por ciento restante lo distribuye entre más de 312 comunas y los 50 municipios de la provincia. Está claro que las prioridades del gobierno socialista no tienen que ver con el desarrollo del interior", subrayó.

"Lo único que hace falta es un Estado presente, que genere infraestructura y condiciones para el desarrollo, porque el resto viene solo", continuó. Para ello, "el Estado tiene que invertir. El Gnea sale 8 mil millones de pesos en la provincia, y su realización en total, implica casi 3 mil millones de dólares. Beneficia a 3,5 millones de argentinos. Está claro que hay decisiones políticas que requieren inversión", finalizó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario