Edición Impresa

La Nación decidió paralizar la inversión en las obras de la EPE

Para la administración central, los trabajos deberán ahora financiarse con la suba en las facturas. Afirman que obedece a que la provincia incrementará la tarifa eléctrica en un 27 por ciento.

Sábado 20 de Diciembre de 2014

El gobierno nacional decidió dejar de enviar fondos para financiar obras de distribución eléctrica. La determinación incluye a la Empresa Provincial de la Energía (EPE) y a todas las compañías del rubro del país que decidieron incrementar la tarifa. En el caso de Santa Fe, la suba es del 27 por ciento.

Según se supo, se trata de un modo de presionar para revertir aquellos incrementos que ya fueron anunciados también en distritos como Entre Ríos, Córdoba, Chaco, Mendoza, Río Negro, Misiones y Corrientes, y que irán desde del 19 al 34 por ciento.

Según la administración nacional, el próximo 31 de diciembre vence el acuerdo de convergencia tarifaria que obligaba a las provincias a congelar el precio de la distribución eléctrica y que no será renovado.

En el caso de la EPE, en Santa Fe, el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio, sostuvo que la suba operará a partir de marzo próximo, cuando efectivamente los nuevos números estén plasmados en las facturas que lleguen a los usuarios.

Sin embargo, en la Nación fueron taxativos: "A las provincias que aumenten la tarifa se les dejará de financiar las obras de distribución", expresaron en los pasillos del Ministerio de Planificación Federal, que conduce Julio De Vido.

El llamado Programa de Convergencia de Tarifas Eléctricas y Reafirmación del Federalismo Eléctrico en la República Argentina buscó invertir en obras para mejorar la distribución eléctrica en las provincias del país, a cambio del congelamiento de tarifas hasta el 31 de diciembre.

El secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, argumentó la decisión: "Las obras son facultad de cada empresa provincial, en este caso de la EPE; no es que la Nación va a parar obras, pero nosotros en el convenio habíamos establecido un plan de trabajos y, como contraparte, le pedimos a la EPE que no efectuara aumentos de energía. En este sentido, si hay una suba, como la que se ha anunciado para 2015, se rompe el acuerdo que logramos".

En diálogo con LT3, Ramos remarcó que "la provincia no debe paralizar las obras, sino que tendrá que financiarlas con esa suba de tarifas. Las obras hay que hacerlas". Y cerró: "Nosotros propusimos financiar estas realizaciones desde el gobierno nacional, pero siempre y cuando no trasladaran el aumento al usuario".

Otra versión. Para la provincia, en tanto, es el gobierno nacional el que incumplió el acuerdo firmado. El propio gobernador Antonio Bonfatti dijo que la administración central tiene que abonar el dinero que se comprometió a hacer llegar a Santa Fe. Ayer, Ciancio volvió sobre esa cuestión y detalló que sólo arribaron 100 millones (ver aparte).

Se viene la suba. Más allá de la polémica, desde enero regirá en la provincia un nuevo cuadro tarifario, que comenzará a llegar a los domicilios de los clientes de la EPE a partir de marzo. "Los recursos obtenidos permitirán continuar el plan de obras en 2015, necesario para prestar el servicio eléctrico y atender el sostenido crecimiento de la demanda. El congelamiento de tarifas se mantuvo por 18 meses, a pesar del persistente proceso inflacionario vigente en el país, de fuerte impacto sobre la economía", se expresó oficialmente desde la empresa energética.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario