Edición Impresa

La Municipalidad empezó ayer a demoler una pensión clandestina

La Municipalidad comenzó a demoler ayer una pensión clandestina en Fisherton a través de una orden emitida por la Secretaría de Gobierno. Se trata de la construcción irregular de pasaje...

Jueves 23 de Mayo de 2013

La Municipalidad comenzó a demoler ayer una pensión clandestina en Fisherton a través de una orden emitida por la Secretaría de Gobierno. Se trata de la construcción irregular de pasaje Pitágoras al 7400 (distrito noroeste), que había sido clausurada en tres oportunidades.

De este modo, se puso en marcha el operativo destinado a resolver definitivamente la situación de peligro a la que estaban expuestas varias familias alojadas en el inmueble.

Las acciones responden a un trabajo que empezó en 2010 con sucesivas constataciones de irregularidad y clausuras reforzadas por pedido del Concejo Municipal a través del edil Héctor Cavallero.

En el lugar vivían 25 personas, muchas de ellas jóvenes, aunque también había dos familias con hijos y una mujer embarazada, todos ubicados en 15 de las 36 habitaciones (de tres metros por dos).

"El panorama sanitario de la pensión era terrible; las conexiones de luz y gas dejaban mucho que desear y casi no había ventilación", expresó indignado el subsecretario de Prevención y seguridad Ciudadana La Capital, Luis Baita.

"Teniendo en cuenta su futura reubicación en pensiones habilitadas u otros sitios, procedimos a instalar abajo a la gente que estaba en los pisos superiores y a eliminar los factores de riesgo", agregó el director de la Guardia Urbana Municipal (GUM), Gustavo Franco. En efecto, las personas debieron dirigirse a las primeras plantas.

Los pisos tercero y cuarto empezaron a ser desmantelados con el objeto de que ya no sean habitados. "Les sacamos las ventanas, las puertas y los sanitarios de los baños, aparte de cortar el suministro de energía eléctrica y gas", dijo Baita antes de agregar que "incluso se procedió a romper parte de la escalera para lograr que nadie más pudiera subir".

Los inquilinos pagaban 700 pesos por el alquiler mensual de una habitación.

Con el tiempo, el proceso de intervención municipal en el inmueble generó tres clausuras. Además, se presentó un informe de Obras Particulares que, aparte de dar cuenta de que no contaba con permiso de edificación, puso de manifiesto que existían serios riesgos de lesiones para los habitantes por las deficiencias edilicias. Así, Gobierno ordenó la demolición.

No obstante, el propietario del inmueble recurrió a la Justicia e interpuso una medida cautelar para evitarlo. Luego, tras denegarse ese pedido, la Municipalidad pudo iniciar finalmente el proceso de demolición.

Ayer, personal municipal de diferentes áreas realizó trabajos de coordinación para lograr el abandono voluntario del grupo de familias residentes en el lugar.

La tarea continuará hoy. "La idea es que la gente se retire por sus propios medios. Sin embargo, hasta el momento los moradores permanecían allí", consideró Franco.

"La idea es seguir trabajando con referentes de la Secretaría de Promoción Social", sostuvo Baita.

Oficial. "La construcción del inmueble se efectuó sin el correspondiente permiso, motivo por el cual fue objeto de clausura, la cual fue violada y generó una denuncia por parte del Tribunal Provincial de Faltas. No obstante, se continuó clandestinamente con la construcción, como surge de las inspecciones realizadas", se detalló en un comunicado oficial que emitió la Municipalidad.

Control del espacio público

La Subsecretaría de Prevención y Seguridad Ciudadana desarrolló ayer un nuevo procedimiento integral de controles y ordenamiento del espacio público en un sector del barrio Fisherton. La intervención se cumplió en el sector comprendido por avenida Eva Perón, Navarro, Sánchez de Loria y Wilde. Así, se remitieron 15 motos al corralón por falta de documentos y elementos de seguridad, y un remís y un taxi "truchos", entre otras cosas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS