Edición Impresa

La muerte de un joven en una favela desata protestas

La víctima, de 20 años, falleció tras un supuesto intercambio de disparos con soldados en Río. Habría desobedecido una orden de detenerse.

Domingo 13 de Abril de 2014

La primera muerte de un joven en una acción militar en un conjunto de favelas de Río de Janeiro generó ayer una serie de protestas de habitantes del lugar, donde también presuntos narcotraficantes atacaron a la policía y fue herida una mujer. En protesta contra la muerte de un joven, cuya identidad no fue divulgada, y que según la información oficial atacó a lo efectivos, los vecinos irrumpieron en tres de las principales arterias de la ciudad en los alrededores de las favelas de Maré que conectan el centro de la ciudad con el aeropuerto internacional Tom Jobim

Es precisamente por la estratégica localización del complejo que su ocupación por parte del Ejército, que se extenderá hasta el 31 de julio, fue considerada importante por las gobierno de la presidenta Dilma Rousseff en la búsqueda por garantizar la seguridad durante el Mundial de Fútbol.

La movilización culminó con la intervención de la policía militarizada. Según la versión del Comando de la Fuerza de Pacificación, que coordina la ocupación de las 15 comunidades que integran Maré, la víctima fue alcanzada por un disparo después de resistirse a ser detenida y disparar contra los militares. Junto al cuerpo del joven fallecido fueron encontrados una radio de comunicación y tres cartuchos de arma calibre 9 milímetros.

Primera víctima fatal. Testigos que prefirieron no identificarse aseguran que la víctima, de unos 20 años, no era un delincuente y que trabajaba en un lavadero de automóviles. Se trata de la primera víctima fatal en esa zona de favelas que fueron ocupadas el sábado pasado por más de 1.000 efectivos del Ejército ante el agravamiento de los ataques del Comando Vermelho, una poderosa organización criminal dedicada al tráfico de drogas. En la madrugada de ayer narcotraficantes balearon a una patrulla policial en el Complejo de Favelas de Penha, también en el norte de Río, tras lo cual, al parecer, se desató un tiroteo que dejó una mujer de 45 años herida por una "bala perdida", según reportó la cadena Globo. Además, un efectivo de la policía fue alcanzado por un disparo que impactó en su chaleco antibalas.

El complejo de Maré, donde viven una 130.000 personas, estaba considerado como el último gran bastión del narcotráfico en Río de Janeiro hasta hace dos semanas, cuando 1.200 policías liderados por el Batallón de Operaciones Especiales (Bope) y apoyados por 21 blindados militares ocuparan las barriadas. Una semana después los militares sustituyeron a los policías.

El viernes al menos 15 personas fueron heridas, entre ellas tres niños, cuando 1.500 policías desalojaron un predio abandonado invadido por unas 5.000 personas sin techo. Los ocupantes lanzaron piedras y cócteles molotov contra la policía que lanzó gases lacrimógenos y disparó armas de fuego.

Luego del desalojo hubo saqueos y se incendiaron varios vehículos, dos de ellos policiales, tras lo cual un grupo de manifestantes continuaba acampado frente a la Alcaldía de Río para protestar contra la violencia policial y exigir viviendas populares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario