Edición Impresa

La militancia universitaria en Rosario, semillero de los futuros políticos locales

Las juventudes dejaron de ser ajenas a los temas políticos y mostraron su preocupación por la construcción de una nueva sociedad que transita por permanentes procesos de cambio.

Domingo 08 de Junio de 2014

Viven el 2001 como una fecha fundacional. Como la bisagra de sus cortas biografías. Eso explica que hoy se sientan un poco hijos de aquella crisis que amenazó con llevarse puesto el futuro de su generación. Pero la militancia juvenil creció de manera exponencial. Las juventudes dejaron de ser ajenas a los temas políticos y mostraron su preocupación por la construcción de una nueva sociedad que transita por permanentes procesos de cambio.

Su renovado interés por la participación se expresa en la calle, en el debate público y, también, en los espacios de formación y militancia juvenil surgidos en la órbita de las distintas fuerzas. En ese esquema ingresa la participación política universitaria. Actualmente, casas de altos estudios adquieren un rol esencial en la formación de cuadros y dirigentes políticos que, una vez llegada la hora de saltar a la escena pública, tratan de atender con eficiencia todos los problemas que acontecen en el país.

LaCapital reunió a cinco dirigentes universitarios para conocer de cerca la experiencia de militar en el seno académico. Facilitados por un clima de época que supo construir el kirchnerismo, los jóvenes dan cuenta de una nueva efervescencia que los lleva a fijar un compromiso máximo con su participación política.

Aseguran que la militancia en agrupaciones estudiantiles universitarias es dinámica, intensa y sumamente formativa. La finalidad es fortalecer el espacio en el ámbito académico pero también miran hacia afuera para alcanzar una articulación con otras organizaciones sociales.

Camino de apertura. Remarcan la importancia y "la coherencia" que significa seguir bregando por la democratización de la Universidad, pero aseguran que el camino de apertura ya está iniciado.

Martín Felitti es radical. Integra la conducción regional de Franja Morada y estudia en la facultad de Ciencia Política (UNR). "Decidí sumarme porque no podía creer la mezquindad y la violencia con la cual otras organizaciones hacían política", arranca el joven, y reivindica el accionar de su agrupación en pos de mejorar la realidad de los estudiantes.

La joven María Castoldi integra la misma casa de estudios pero milita en el Movimiento Nacional Reformista (MNR), el brazo universitario del Partido Socialista. "Hay un renacer de las juventudes militantes. Hoy son más visibles. Pero los jóvenes siempre fueron un gran actor social con capacidad de transformar la realidad", dice la referente, quien se muestra exultante porque su agrupación volverá a conducir la Federación Universitaria de Rosario.

"Me acerqué al partido por curiosidad y hoy milito por convicción", afirma el joven macrista Rodrigo Díaz Abal, estudiante de Ciencia Política. Asegura que el PRO todavía debe consolidarse en el ámbito académico pero sostiene que su partido sigue estando en un proceso de construcción. "Las agrupaciones se alejan mucho de los intereses que tienen los estudiantes comunes. Se preocupan por cuestiones ideológicas y dejan de lado las necesidades del estudiante común", continúa Díaz Abal, frente a las miradas desconcertadas de sus pares universitarios.

Motivada por la pelea con el campo en el año 2008, la joven universitaria Diana Sacco se enorgullece de pertenecer a las filas kirchneristas. Estudiante de Medicina y encolumnada en La Corriente Nacional de la Militancia, hace una férrea defensa del gobierno nacional. "La juventud es la guardia que protege este modelo", afirma Sacco, quien también asegura que la muerte de Néstor Kirchner marcó un punto de inflexión en la política argentina.

Nahuel Vigini arrancó su militancia en el secundario. Hoy es estudiante de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Rosario y está en las filas del Movimiento Evita. Reparte su tarea entre el trabajo territorial y los pasillos de la facultad. "En este tiempo hubo una reconstrucción de la militancia y se levantaron los cimientos de una nueva patria", afirma el dirigente, quien considera que la pata territorial solidifica el modelo nacional y popular y permite la formación de cuadros.

Hay ejes que son de lo más convocantes en la agenda universitaria. Se generan los espacios y se abre la discusión a temas que están en la agenda pública: la pelea con el campo, el debate por la ley de medios, el matrimonio igualitario y la puja con el mercado son una muestra de ello.

Sin embargo, para algunos jóvenes se propician discusiones y debates que muchas veces se alejan de las necesidades reales de la gente. En este punto la opinión entre los dirigentes universitarios está dividida. "Algunas discusiones son abstractas y se corre el riesgo de que la Universidad se vuelva una isla. Los militantes vuelcan debates y luchas como si fueran de una magnitud inmensa para la sociedad, y cuando uno sale a hablar con la gente se da cuenta de que sus problemas pasan muy lejos de lo que se discute en una asamblea universitaria", coinciden Felitti y Díaz Abal.

Para Sacco, Castoldi y Vigini, la militancia universitaria es una instancia gremial particular que no puede escindirse de lo social. "Uno milita en todos los ámbitos. La Universidad no es una isla", dicen los estudiantes, quienes aseguran que lo aprendido en la facultad es un trampolín para convertirse en figuras de la política.

La carrera presidencial para el 2015 ya se largó. Los jóvenes son cautelosos y siguen el movimiento de fichas que realizan sus partidos. "Nosotros vamos a apoyar al compañero que decida la presidenta para la profundización y consolidación de este modelo que se inició en el año 2003", dicen Sacco y Vigini, aunque vislumbran que el heredero será Florencio Randazzo o Agustín Rossi.

La tercera vía. "Hace más de 30 años que a este país lo gobiernan los mismos. Mauricio Macri encarna una alternativa nueva y joven. Nosotros somos la tercera vía y la gente debe darse cuenta que tenemos una manera diferente de hacer política", argumenta el joven PRO Díaz Abal aunque reconoce que preocupa la falta de figuras de peso en algunas provincias.

Felitti y Castoldi resaltan la conformación del Frente Amplio Unen y destacan al nuevo espacio como una coalición política con una sólida propuesta. "El lote de precandidatos a presidente es amplio y hay figuras con peso propio. El frente va a seguir creciendo y es el mejor futuro para la Argentina", dijeron los estudiantes. Sobre la posibilidad de conformar una alianza con el PRO, afirman: "El avance de la derecha en nuestro país con exponentes como Macri nos exige estar más unidos que nunca a los sectores progresistas para ser una alternativa que pueda gobernar ciudades, provincias y el país".

La repolitización de la juventud argentina fue un proceso que dio sus frutos. Lo central es la diversidad de las miradas. Pensar la Universidad y su vínculo con el campo social, la militancia estudiantil y los centros de estudiantes es una relación que hoy está lejos de escindirse. Y va camino a profundizarse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario