Edición Impresa

La mediocridad argentina

Como era de esperarse, de acuerdo a lo que ha venido haciendo y los trascendidos, el presidente Macri en su discurso de hace unos días, ha confirmado su camino contrario al libre mercado y su fe en un Estado fuerte, al estilo del sistema que terminó de consolidar Perón y que nadie tiene vocación de terminar.

Lunes 13 de Noviembre de 2017

Como era de esperarse, de acuerdo a lo que ha venido haciendo y los trascendidos, el presidente Macri en su discurso de hace unos días, ha confirmado su camino contrario al libre mercado y su fe en un Estado fuerte, al estilo del sistema que terminó de consolidar Perón y que nadie tiene vocación de terminar. No extraña después de todo, ya que Mauricio es hijo de un inmigrante italiano, que vivió la época de Mussolini que a tantos italianos entusiasmó, y que vio florecer su fortuna en base a la obra pública, al Estado. Más allá de unas pocas referencias al sobredimensionamiento de algunas reparticiones públicas, y ninguna al mercado, el discurso de Macri –las "reformas" cosméticas– apuntan a un Estado importante que cobije a las corporaciones, como los sindicatos fuertes que propone: habría demasiados, unos tres mil, de los cuales sólo seiscientos se presentaban a las paritarias y que, por el contrario, según el presidente eran necesarios sindicatos capaces de defender con fuerza a los trabajadores. Al contrario de lo que hicieron Ronald Reagan en EEUU y Margaret Thatcher en el Reino Unido, que combatieron la ineficiencia del sistema económico desregulando completamente la actividad sindical de modo de desarmar al sindicalismo militante que frenaba al país, Macri reafirma el sistema sindical de origen fascista, cosa que no es novedad en la Argentina moderna que siempre tuvo esa inclinación por el poder verticalista y militarizado, con una corrupción sistémica. Ya antes del caso "Pata" Medina, según la consultora Taquion, siete de cada 10 personas desconfiaban de los gremios, solo el 8% los consideraba "bastante o muy" confiables. Gran oportunidad para terminar con el sistema vigente, desregulando y dejando en libertad a los trabajadores para crear –y aportar o no– al sindicato que prefieran. Así, estas organizaciones se transformarían en eficientes mutuales, en competencia, para beneficio de los trabajadores. No habló de privatizar, ni de desregular, ni de achicar el Estado seriamente, pero abogó por un "equilibrio fiscal" cuyo eje, obviamente, es una fuerte presión impositiva. "El primer eje es la responsabilidad fiscal, inflación e impuestos: no podemos gastar más de lo que recaudamos", dijo. Y agregó: "El segundo eje es favorecer el empleo" lo que es incoherente con las leyes laborales actuales que los sindicatos fuertes no permitirán que se cambien. Precisamente "es inadmisible que haya tantas personas en la pobreza". Ahora, el principal creador de pobreza es el Estado mismo que, por vía impositiva, inflacionaria y financiera, quita al mercado –las personas– recursos que terminan siendo pagados por los pobres, porque los empresarios por caso los solventan aumentando precios o bajando salarios. Luego ese dinero quitado a las personas es malgastado por el Estado en burocracia, y poco vuelve al mercado, y asignado ineficientemente. En fin, sería demasiado largo discutir cada punto en particular, pero debe quedar claro que fue un discurso en el sentido contrario a la libertad, una vuelta de tuerca que pretende "ordenar al país", apretar más a los ciudadanos. Es más de lo mismo, color amarillo.
Alejandro A. Tagliavini
Miembro del Consejo Asesor
del Center on Global Prosperity,
de Oakland, California


Abogados buenos y patriotas
El domingo 5 de noviembre, mirando el programa "ADN, Periodismo Federal", quedé horrorizada ante tanta impunidad sobre cómo se avasallan derechos de los pueblos originarios de Corrientes y Salta, entre otros, en diversos puntos del país (léase artículo 75, inciso 17 de la Constitución nacional, Derecho a la tierra y al agua). Así como existen organizaciones como Médicos sin Fronteras, les propongo que, unidos y organizados, se forme una organización de "Abogados sin Fronteras" en las provincias de nuestro país, que defiendan los derechos de quienes no poseen recursos para hacerlo, pero sí están avalados por nuestra Constitución. Si existe este grupo de abogados nobles y patriotas, sería loable que lo hagan, es la única forma de luchar sin armas pero con derechos y amparados por la ley contra el robo de nuestra tierra y nuestra agua. Que en su oportunidad, año 2000, lo denunciara la doctora Elisa Carrió, que ahora cambió de camiseta y de opinión. Si no vieron el programa, les sugiero verlo, por lo impresionante que resulta y lo inédito de los grandes poderosos que están adquiriendo estas tierras y aguas a precios de remate.
Hedy Peiretti

Y la señora sigue sin dar la cara
El excelente trabajo que está desempeñando el fuez federal Claudio Bonadío, después de años de desentenderse de las causas que hoy está acelerando, no se entiende por qué tolera los caprichos de una procesada con enormes evidencias de lo que se la acusa. Muy cómodamente se presenta en tribunales y opta por presentar tan sólo escritos. ¿ Tanto temor tiene a ser indagada? ¿Por qué el juez Bonadío acepta todos estos desplantes? El tiempo pasa veloz y la señora hará muy buen uso de sus fueros para esquivar sentencias que harían pagar tanto daño a la Nación.
Alejandra Pérez Ortega

Ciento cincuenta años sin parar las rotativas
Es el Decano de la Prensa Argentina. La existencia de los 150 años del diario La Capital, que se cumplen el próximo 15 de noviembre, ratifican su decanato. La importancia de celebrar semejante acontecimiento, radica en la valoración del compromiso que asumieron con la sociedad. Con la responsabilidad de brindarnos una información veraz, confiable. Los periódicos son a la sociedad moderna lo que los sentidos al cuerpo humano. La sociedad ve, oye, huele, saborea, palpa a través del periódico, y por él se expresa y actúa. Tan definidores son del medio en que nacen y viven, que bien pudiéramos dirigirnos a los diferentes Estados del mundo parodiando el antiguo adagio: "Dime cómo es tu prensa y te diré quién eres". En los últimos 150 años, nuestra prensa ha hecho y deshecho gobiernos, ha creado unas reputaciones, ha arruinado otras, contuvo los furores populares o los empujó hacia las barricadas. Por eso la han llamado "El cuarto poder", y en algunas ocasiones pretendió ser el primero. El periodista volverá sus ojos, para trazar, con rasgo seguro, la excepcional historia del diario La Capital, que es la de Rosario, llena de interés y de amenidad, de gracia y de dramatismo. Vaya nuestro agradecimiento a todos los trabajadores del diario, que con su esfuerzo hacen posible que el diario llegue a nuestras manos. Porque asumen todos los días la gigantesca tarea de entablar lazos de comunicación en nuestra sociedad. Porque la información nos forma. Porque informar es brindar herramientas indispensables para tomar decisiones. Felicitaciones, y que ese ida y vuelta que mantiene con los lectores, se prolongue en el tiempo. ¡No paren las rotativas!
Manuel Basanta
DNI 93.971.708

A la memoria de Jorge Brisaboa
El miércoles 8 dejó de sufrir el periodista Jorge Brisaboa. Su ética, humildad y compromiso con la sociedad, alimentaban su tarea cotidiana. En mi formación médica-pediatra, "aprehendí" (Bateson) que una disciplina no basta para resolver las complejas problemáticas que los niños y sus medios de crianza plantean. Siempre necesité enfermeras, psicólogos, trabajadoras sociales, abogados, jueces y periodistas. Son seres que divulgan y acercan noticias, actuando como enzimas facilitadoras de propuestas nuevas. Jorge Brisaboa me acompañó y lo acompañé durante años. Por eso subrayo la tarea del periodista Andrés Saccone que mantiene vivo uno de los tantos programas que Jorge creaba: "De esto sí se habla". Nunca olvidaré sus llamados a Córdoba y el día que me esperaba en la puerta de LT 8 para actualizar el tema de una "adopción" bloqueada, con un niño entregado a vecinos o amigos de una jueza. Siempre se jugó por las causas injustas. Me sorprendió en 1995, en plena lucha contra la nocturnidad y las explicaciones que intentaba divulgar sobre las absurdas muertes tempranas que provocaba. Le escribí una carta personal, y el 5 de enero apareció "De noche los chicos son vulnerables", ocupando la hoja entera de opinión del diario Clarín, del que era corresponsal. Gracias a eso, muchos periodistas iniciaron una cadena de divulgación que el mercado aliado al negocio de la noche, bloqueaba. Es sólo un ejemplo pequeño de la capacidad que tenía de gestar puentes a la hora de informar. Adiós querido Jorge. Tu ciclo vital y profesional seguramente hará posta en tu querida hija.
Mirta Guelman de Javkin

¿Será cierto que volvió la ética?
Nadie niega que es complejo el futuro panorama del país. Pero por lo menos se vislumbra un nuevo amanecer, más soleado y límpido, respecto de lo que significa una Nación situada en el mundo como una República democrática, donde el trípode de los poderes funciona de un modo totalmente independiente. Y esto último acaece refiriéndonos específicamente a uno de estos tres poderes, el Judicial, que es donde recaían todas las quejas de parte de la población. Que se percibe indefensa ante hechos gravísimos como crímenes, robos, narcotráfico, corrupción y toda clase de calamidades que ocurrían contando apenas dos décadas a estos días, aunque por nuestra idiosincrasia o modo de ser, la cuestión viene desde muy lejos. Sin embargo, y por suerte, o vaya a saber por qué, lo que parecía una utopía en el Poder Judicial por estos días, se ha convertido en algo así como una represa que ha estallado y cuyas aguas desbocadas están limpiando tanta mugre acumulada, en la conciencia de muchos personajes que parecían tan impunes, burlándose cotidianamente de lo que significa "la ética y el orgullo de sentirse argentino". Por cuanto de aquí en más seguramente, aquel que desee representar los intereses de aquellos que lo elijan para desempeñarse en la función pública, donde el Estado paga fortunas respecto de otras actividades, estoy seguro que lo meditará largamente.
Felipe Demauro

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});