Edición Impresa

"La medida es insuficiente y no resuelve el déficit fiscal"

Pese a su magnitud, economistas consideran que la devaluación se quedó corta. Seguirán faltantes de alimentos e insumos industriales.

Domingo 10 de Febrero de 2013

El gobierno del presidente Hugo Chávez anunció el viernes que devaluará la moneda, una decisión que fue considerada por los analistas como "insuficiente" debido a que no resuelve los problemas de sobrevaluación del bolívar ni el gran déficit fiscal. Fue la primera devaluación anunciada por el gobierno de Chávez desde 2010, y elevó el precio del dólar frente al bolívar en 46,5 por ciento. La cotización de la moneda venezolana pasa a ser de 6,30 por dólar, comparada con 4,30 por dólar hasta la fecha.

El economista Pedro Palma, profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), dijo a la agencia Associated Press (AP) que el impacto inflacionario de la devaluación será inevitable, en medio del contexto de aceleración que viene registrando el índice de precios desde diciembre pasado. El profesor de economía de la Universidad Central de Venezuela (UCV), José Guerra, dijo que con el ajuste cambiario realizado por el gobierno "vamos una inflación superior al 25 por ciento", este año.

Junto a la devaluación, el gobierno decidió un endurecimiento del control cambiario al eliminar el mercado paralelo de entrega de divisas a través de la venta de bonos en dólares, llamado Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme) donde la cotización de divisa estaba en promedio en 5,3 bolívares por dólar y era manejado por el Banco Central. El Sitme, desde su creación, atendía cerca del 20 por ciento de la demanda local de divisas. A ese mecanismo acudían principalmente las grandes y medianas empresas que requerían dólares para adquirir en el exterior insumos para sus operaciones. Pero desde noviembre el gobierno había comenzado a reducir progresivamente la venta de divisas en el Sitme, lo que originó fuertes presiones en el mercado cambiario que hicieron saltar la paridad del mercado negro, y generaron severos problemas de escasez de algunos alimentos básicos, repuestos de maquinarias e insumos.

Palma expresó preocupación porque el gobierno no haya adoptado ninguna medida para "aliviar o permitirle a los venezolanos adquirir divisas en un mercado paralelo". El economista indicó que ante el exceso de liquidez que hay en la economía, generado por un creciente gasto fiscal, y al no haber una "válvula de escape en el mercado paralelo", van a continuar las presiones en el mercado paralelo no oficial. Guerra señaló que al no adoptarse medidas para atender la fuerte demanda de divisas se "va a empujar el dólar paralelo" y se continuarán presentando problemas de escasez de bienes prioritarios.

Palma y Guerra consideraron el ajuste cambiario como "insuficiente", debido a que no resuelve temas claves como la sobrevaluación y el gigantesco déficit fiscal, que los analistas y bancos estiman en alrededor de 16 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Hugo Chávez estableció el control de cambios en febrero de 2003 para contener una fuga masiva de capitales. Al inicio, el tipo de cambio era de 1.600 bolívares por dólar. En enero del 2008 comenzó a circular el "bolívar fuerte", la nueva moneda que suprimió tres ceros a la antigua denominación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS