Edición Impresa

La maestra que soñó un viaje de fin de curso para sus chicos

Domingo 02 de Junio de 2013

"A esta escuela asisten chicos de bajos recursos económicos. En 7º grado nunca fueron a ningún lado porque los viajes de fin de año hace mucho que no se autorizan desde Educación y entonces los financian los padres; se hacen con empresas privadas. Apenas llegó Gladys a esta escuela, los chicos le manifestaron que querían ir a Carlos Paz. La verdad es que lo vi difícil cuando me lo contó, por todo lo que implica, pero logró contagiarme con su compromiso". La que habla es Sandra King, la directora de la Escuela Nº 603 General San Martín, de San Bernardo, un pequeño poblado donde no viven más de 200 personas, a un costado de la ruta provincial 95, entre Tostado y Villa Minetti.

Gladys Saavedra (la maestra mencionada) y Nilda Ruiz habían titularizado en esta escuelita a principio de año. Viajaban a diario desde Tostado, hasta el lunes pasado cuando las alcanzó la tragedia en el camino.

La directora dice que no es común que pase, pero ellas se lograron "meter en el bolsillo" enseguida a los padres, a la comunidad. Quizás, como contará más tarde, porque "llegaban y se iban siempre alegres". Algo que los maridos de cada una de estas maestras fallecidas se lo confirmaron el día del velorio: "Estaban felices con su nuevo trabajo".

Gladys enseguida escuchó a los chicos. Una de las nenas de los últimos grados cuenta con pena: "Nos había prometido el viaje y también participar de la feria de ciencias". Cosas que para estos pibes del norte santafesino tan olvidado —viajar y participar de algo diferente— se disfruta casi de la misma manera.

Y es así. Una y otra vez la directora recuerda que cuando Gladys fue con esa propuesta de cumplirles el viaje a sus chicos a Carlos Paz (o donde se pueda), la escuchó un tanto preocupada: "Yo lo decía que no era fácil, por el tiempo, por la situación económica, pero ella insistió y me convenció. Lamentablemente no hay muchas personas así. Sabemos lo que significa organizar un viaje, y por eso por lo general se esquiva esa responsabilidad. Pero era tanto el entusiasmo que como directora no podía negarme".

Gladys enseñaba a 18 chicos de 6º y 7º grados, que aprendían de manera integrada. "Como no completaban un colectivo, mandé invitaciones a las escuelas rurales de la zona para ver si se querían sumarse a este viaje de egresados. Justo ayer me llamó un director para preguntarme si el viaje seguía en pie. Le dije que sí, que seguía en pie".

82 chicos. La polvareda no da respiro; un grupo de chicos que sale del comedor se entusiasma con tomarse una foto con la directora. "Negrita", una perra recogida en la ruta, los acompaña todo el tiempo.

A la escuela 603 concurren 82 chicos del poblado, de la zona rural y de la estancia La Carreta. La directora dice que recibieron contención de los equipos del Ministerio de Educación y apoyo de la comunidad que se organizó para viajar a Tostado a despedir a las maestras. Pero que entienden que la mejor manera de honrarlas "es seguir adelante y todos juntos".

"A veces, cuando partimos, todos somos buenos, tenemos buenas palabras. Tengo la tranquilidad de que las cosas que ahora digo de ellas, todo lo lindo, se los dije en su momento", reconoce la directora para valorar las palabras que no siempre se dicen a tiempo.

Los ángeles de Nilda. Hasta que titularizó en San Bernardo, Nilda Ruiz había sido maestra de nivel inicial del colegio San José de Tostado. La directora King recuerda que llegó con mucho entusiasmo, tanto que —hasta el momento del accidente— se estaba ocupando de la actuación de los chicos en las fiestas patronales del pueblo, que fueron el martes 28 pasado.

"Casualmente, la canción que los chicos habían preparado para participar se las eligió la señorita Nilda. El día de esa fiesta fue el mismo en el que la enterraron. Por eso les pregunté si querían cantarla igual, más porque pienso que a pesar del dolor nos debemos a los niños y debemos seguir trabajando. Ellos dijeron que sí", repasa la directora antes de contar algo que resultó —en su visión— casi un presagio.

"Los chicos cantaron como estaba previsto —continúa—. La verdad es que sabía que ensayaban, los escuchaba, pero nunca había prestado atención al tema. Fue muy conmovedor, cuando escuché el tema fue cuando pude llorar. Parecía hecho para ese momento. Es una canción del padre Mario que habla de los ángeles". Y efectivamente dice: "Hay ángeles volando en este lugar, en medio del pueblo y junto al altar...".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS