Edición Impresa

"La lealtad empieza de arriba hacia abajo"

Para Hugo Maiorano la camaradería que llegó a haber en Malvinas entre todos los que integraban su unidad, sin importar si eran oficiales o soldados, se construyó en base al respeto

Sábado 02 de Abril de 2016

Para Hugo Maiorano la camaradería que llegó a haber en Malvinas entre todos los que integraban su unidad, sin importar si eran oficiales o soldados, se construyó en base al respeto. "La lealtad empieza de arriba para abajo y no de abajo para arriba. No es que el que manda tiene que ser el hombre serio. No hace falta hacerse el malo. Hay que respetar los reglamentos y eso es todo", consideró Maiorano, quien se retiró con la jerarquía de comodoro.

"El cabo no tiene posibilidades de irse un mes porque tiene un problema. Entonces, es responsabilidad de uno decirle que se vaya y ver qué problema tiene. Cuando vos hacés eso y los hombres saben que están apoyados, son fieles a muerte. La lealtad empieza así ¡Andá a que te toquen! ¡Te cuidan ellos mismos!", sostiene.

Maiorano tiene muchas anécdotas de su estadía en Malvinas. Con una, grafica la lealtad de la que habla. "Cuando estábamos en los artilleros con mi gente, muy estresados de tanto bombazo que recibíamos de día y de noche, yo hablé con el jefe de componente aéreo y le pedí que releváramos a la gente. El lo autorizó. Con mucho riesgo vino un avión y trajo a 60 personas para que se fueran las 60 que estaban. A mí no me relevaron. Cuando terminó el recambio me voy a dormir y un soldado me dice que me busca un oficial: el teniente Reyes. Le dije «Reyes ¿qué hacés acá? Si vos te tenés que volver». Me respondió: «Si mi jefe se queda, yo me quedo»".

Maiorano no puede contener la emoción al escuchar sus propias palabras y se le nublan los ojos.

"Son cosas que a mí me dolieron mucho y me gustaron. Reyes es un hermano de sangre para mí, porque él se tendría que haber vuelto y sin embargo se la aguantó conmigo", recuerda 34 años después.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario