Edición Impresa

La Justicia secuestró computadoras luego de allanar la casa de Lagomarsino

El procedimiento de la Policía Metropolitana en la vivienda del asesor informático de Nisman se ordenó tras una solicitud de la querella.

Martes 10 de Marzo de 2015

La Justicia allanó ayer la casa de Diego Lagomarsino, el técnico informático implicado en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman, en busca de todas las computadoras equipos que hubiera en la vivienda para ser analizados. Personal de la Policía Metropolitana acudió a la vivienda, ubicada en Martínez (San Isidro), para realizar el procedimiento dispuesto por la magistrada Fernanda Palmaghini a solicitud de la querella encabezada por Sandra Arroyo Salgado, ex mujer del titular de la UFI Amia. Allegados a la fiscal Viviana Fein señalaron que la medida, que duró seis horas, la sorprendió cuando tomaba testimonios en su despacho.

Se trata de una de las primeras diligencias que ordenadas en torno al técnico informático, hasta ahora el único imputado en la causa por haber prestado el arma que dio muerte a Nisman el 18 de enero pasado.

En tanto, para hoy se aguarda la declaración ante Fein de Florencia Cocucci, la modelo amiga de Nisman a la que se vio fotografiada con el fiscal, para que explique sus contactos con el malogrado representante del Ministerio Público.

Personal del área de Delitos Informáticos de la Metropolitana llegó a la vivienda con la orden de secuestrar computadoras, notebooks, pendrives y hasta consolas de juego, entre otros lementos, con el fin de ser peritados.

Fuentes judiciales indicaron que el objetivo de la medida es determinar si Lagomarsino tuvo acceso a la computadora de Nisman, que se habría activado a las 8 del domingo 18 de enero, cuando, de acuerdo a la querella, el fiscal de la causa Amia ya estaba muerto.

El dato de la computadora y la hora de la muerte de Nisman es un punto central en la puja entre la querella y la defensa.

Arroyo Salgado denunció el jueves pasado, junto a su equipo de peritos, que Nisman había sido asesinado en la tarde del sábado 17 de enero (horario que comprometería a Lagomarsino), pero el abogado del técnico, Maximiliano Rusconi, denunció que la computadora del fiscal se activó en la mañana del domingo para realizar una búsqueda que —a su criterio— sólo el dueño podría haber concretado.

Esa activación fue uno de los primeros resultados de la pericia informática que fue suspendida imprevistamente a pedido de Arroyo Salgado, reclamando protección de la privacidad. Justamente, la defensa había solicitado ayer que se reanudara ese estudio, en el que también estaba prevista la revisión de los celulares y las computadoras del fiscal.

Lagomarsino sólo declaró en la causa en las primeras horas posteriores al hallazgo del cadáver: aseguró que el sábado había sido convocado por su jefe a su departamento de Puerto Madero y le solicitó si podía prestarle un arma ya que temía algún altercado en la calle cuando iba con sus hijas.

Desde entonces, Lagomarsino no volvió a ser citado. Pero quedó imputado en la causa por haber facilitado el arma (calibre 22) que mató a Nisman en circunstancias aún no explicadas por la Justicia.

En tanto, Rusconi confirmó que presentó un escrito para que se reanuden las pericias sobre teléfonos y computadoras del fiscal.

Al respecto, sostuvo que esos análisis comenzaron la semana pasada y que los primeros resultados mostraron que el 18 de enero, entre las 7 y las 8, hubo una "conexión local" en la computadora de Nisman, algo que contradice el horario de muerte estimado por los peritos de Arroyo Salgado.

"La búsqueda realizada (en esa conexión local) es de los mails de Nisman y tres periódicos, en principio Perfil, La Nación y Clarín. El patrón de búsqueda sería totalmente compatible con la personalidad del fiscal, por la cantidad de tiempo que dedicó a cada noticia, qué noticia buscó y cómo buscó sus propios mails. No es la búsqueda alocada de un tercero", explicó Rusconi.

Pedido de citación a Zaffaroni

La Justicia recibió una petición para que cite a prestar declaración testimonial al ex juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni por haber dicho que al fiscal Alberto Nisman “lo usaron, lo volvieron loco, lo mataron y se lo tiraron al gobierno”. La presentación fue hecha ante la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini, quien investiga la muerte de Nisman, por la ONG Paso por Paso Argentina, que conduce el dirigente peronista Juan Mussa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario