Edición Impresa

La Justicia federal confirmó la validez de la investigación contra Amado Boudou

La Cámara Federal de Casación Penal rechazó las nulidades planteadas por la defensa de Vandenbroele y, de ese modo, convalidó la investigación del denominado Caso Ciccone.

Sábado 02 de Noviembre de 2013

La Cámara Federal de Casación Penal rechazó las nulidades planteadas por la defensa del abogado Alejandro Vandenbroele y, de ese modo, convalidó la investigación del denominado Caso Ciccone. Entre las nulidades rechazadas se encuentra el testimonio de Laura Muñoz, ex esposa de Vandenbroele, quien declaró que su ex marido era testaferro del vicepresidente Amado Boudou.

La Sala IV de la Cámara no hizo lugar al planteo del titular de la firma The Old Fund, quien en esa condición compró la gráfica Ciccone luego de que se levantara la quiebra de la empresa. La defensa había pedido que se declarara inválido su testimonio basándose en la norma penal que prohíbe que una persona declare contra su cónyuge, en momentos en que Vandenbroele y Muñoz afrontan un proceso de divorcio.

También sin éxito, el abogado pretendía declarar nulo un allanamiento de 2012 en la casa de Muñoz en Mendoza, de donde se secuestraron elementos de prueba, entre ellos computadoras. El fallo unánime tiene las firmas de los jueces Mariano Borinsky, Juan Gemignani y Gustavo Hornos y ratificó decisiones de la Sala I de la Cámara Federal y el juez Ariel Lijo. Gemignani aclaró que "si bien es cierto que las declaraciones públicas de Muñoz otorgaron a la investigación una significación especial, no fueron ellas las que determinaron el impulso fiscal de la presente causa, la que tuvo su formal inicio en las denuncias de Jorge Vitale y Ricardo Monner Sans".

El magistrado explicó que siete de las nueve páginas de la declaración de Muñoz son sobre sus motivos de ruptura sentimental con Vandenbroele y también tuvo en cuenta las manifestaciones de ella sobre supuestas amenazas que dijo recibir. "De ello surge igualmente que la motivación excluyente de la testigo al declarar ha sido la de conseguir, por la vía de la exposición pública de su situación, alguna protección frente a tan serias y persistentes agresiones y amenazas", agregó el juez.

Incluso el magistrado instó a Lijo a que "arbitre los medios necesarios para brindar a la testigo y sus hijos máxima seguridad". El juez Hornos citó un precedente como motivo para invalidar el testimonio y consideró que "no se advierte fundamento constitucional para desautorizar la validez de los actos cumplidos, al menos con los elementos con los que se cuenta en la etapa inicial que transita la causa".

Por su parte Borinsky coincidió con lo opinado por el fiscal Javier De Luca respecto a que "existían vías de investigación independientes de las manifestaciones de Muñoz", y replicó que Vandenbroele no especificó qué dichos de su ex esposa fueron los que le causaron perjuicio.

A partir de este fallo el juez Lijo podrá tomar en cuenta el testimonio de Muñoz pero también elementos que se encontraron en allanamientos en su casa, tales como computadoras que podría contener información. En la causa el vicepresidente es investigado por presunto tráfico de influencias.

El fallo de la Casación permite que la causa avance. Los tres jueces votaron por mantener la validez de las pruebas con diferentes enfoques. Pero todos coincidieron en lo mismo: que el testimonio de Muñoz era válido y que la causa judicial no se había iniciado a partir de los dichos de la mujer.

La investigación que inicialmente hizo el fiscal Carlos Rívolo a principios de 2012 ha sido respaldada por el principal tribunal penal de la Nación. A lo conseguido por Rívolo se suma toda la prueba que obtuvo Lijo. La causa judicial que tiene como imputado al vicepresidente en ejercicio de la Presidencia, tiene, a partir del fallo de Casación, bases aún más sólidas que las que tenía hasta ayer.

Muñoz, la ex mujer de Vandenbroele que lo denunció por ser un presunto testaferro del vicepresidente de la Nación, dijo ayer que tomó el fallo de la Cámara "con mucha alegría, porque me parece que es lo que tenía que suceder, tanto el gobierno como Boudou estaban muy preocupados por lo que dije, por eso tantas veces trataron de invalidarlo. Hay muchas verdades que no querían que se escuchen por eso gastaron tanto tiempo y energía en querer invalidar mis palabras".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS