Edición Impresa

La Justicia decide la suerte de Berlusconi

La Corte Suprema se apresta a pronunciarse sobre la sentencia de cárcel y la inhabilitación política del ex premier por fraude fiscal.

Miércoles 31 de Julio de 2013

La Corte Suprema italiana comenzó a tratar ayer la última apelación de Silvio Berlusconi contra una sentencia de cárcel y una inhabilitación para desempeñar cargos públicos por fraude impositivo en un caso que podría poner en peligro la supervivencia de la inestable coalición de gobierno. En el primer día de audiencias, el fiscal Antonello Mura rechazó la mayor parte de los argumentos de Berlusconi de que el veredicto de una corte de apelación de menor nivel que lo condenó por fraude fiscal era defectuoso, pero pidió una reducción de su inhabilitación para ocupar cargos públicos de 5 a 3 años. Además, pidió a los cinco jueces de la Corte Suprema que confirmen una sentencia de un año de cárcel para el ex premier.

El caso fue aplazado hasta hoy, cuando la corte escuchará los argumentos de la defensa de Berlusconi. Se espera un veredicto para mañana. Si la corte falla en contra de Berlusconi, sería en la primera condena definitiva en decenas de casos judiciales. Esto supondría el fin de dos décadas en las que ha dominado la política italiana a través de su poder mediático y habilidades políticas. También podría sumir en una crisis al gobierno —una incómoda coalición entre el Partido Democrático de centroizquierda de Enrico Letta y el Pueblo de la Libertad de centroderecha de Berlusconi—, devolviendo la incertidumbre a la tercera economía de la zona euro, con consecuencias potenciales en todo el bloque. Políticos moderados han instado al tribunal a retrasar el fallo en pos de la estabilidad política, debido a las consecuencias inciertas si el ex premier es condenado.

Arresto domiciliario. Los jueces analizan la apelación final del magnate de los medios, de 76 años, contra una sentencia de cuatro años de cárcel, reducida a un año por una amnistía, y una inhabilitación de cinco años para ejercer un cargo público por la compra fraudulenta de derechos de transmisión por parte de su imperio mediático Mediaset. Otras tres personas fueron condenadas en el caso. Si es sentenciado definitivamente, Berlusconi no iría a prisión debido a su edad pero tendría que cumplir servicios comunitarios o arresto domiciliario.

Il cavaliere aseguró el domingo que, en caso de que se confirme su condena por fraude fiscal, prefiere ir a la cárcel antes que hacer trabajos sociales o beneficiarse de un régimen especial de la Justicia italiana para las personas mayores. "No me fugaré ni aceptaré hacer trabajos comunitarios como un criminal que debe ser reeducado. Iré a la cárcel", declaró el ex premier al diario Libero. Berlusconi acusa a los magistrados de izquierda de abuso de poder para tratar de hacerlo caer en más de una decena de casos judiciales desde que llegó al poder por primera vez en 1994.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS