Edición Impresa

"La jubilación está lejos de mis planes, ya habrá tiempo para eso"

A sus 77 años, Robert Redford se encuentra en plena actividad y asume nuevos desafíos. El actor habló de su última película, "Hasta el final". Allí interpreta un papel complejo que le valió una nominación al Globo de Oro.

Lunes 23 de Diciembre de 2013

Es una leyenda viva del cine, pero a sus 77 años Robert Redford sigue en plena actividad y enfrentándose a retos que nunca había asumido en su larga carrera. En su última película, "Hasta el final", que llegará a la Argentina en febrero, Redford es el protagonista absoluto, y encarna a un hombre que debe sobrevivir solo en medio del océano después de un accidente. Este papel le valió una nominación a los próximos Globos de Oro, y seguramente lo convertirá en uno de los favoritos para los Oscar. Este año el actor también dirigió y protagonizó el thriller "Causas y consecuencias", y además participó en una película bien distinta, la segunda parte de "Capitán América", que promete ser uno de los tanques de Hollywood de 2014 (ver aparte).

"Hasta el final" se estrenó el mes pasado en Estados Unidos, donde obtuvo excelentes críticas. El nuevo filme de J.C. Chandor ("El precio de la codicia") cuenta la historia de un hombre solo en un velero que debe luchar por sobrevivir después de un choque con un barco carguero en el océano Indico. Sin dudas se trataba de un papel complicado por sus exigencias físicas, pero Redford, a pesar de ser septuagenario, no dudó. "Un actor tiene que estar ahí para comprobarlo. No tiene sentido pensar mucho las cosas. Hubo un par de veces en que pensé «esto es extremo», pero uno simplemente lo hace. Así funciona la actuación", aseguró.

Robert Redford consiguió poner de pie al público con su interpretación cuando la película se estrenó en el Festival de Cannes en mayo pasado."Vi mi actuación porque no lo podía evitar", dijo entre risas. "Simplemente fue como decir «sí, recuerdo eso, recuerdo lo otro y ¡oh! así es como se vio el final", agregó entre más risas. Para el actor fue una experiencia extraña ver la película completa en la sala de cine, ya que no le gusta ver monitores o partes sin editar mientras está filmando. "No me gusta ser consiente de mí mismo mientras estoy trabajando", enfatizó.

Todas las dificultades que conlleva la película obligaron al veterano actor y al realizador J.C. Chandor a "dejarse llevar". "Llegamos al punto en el que sólo hay improvisación. No queda nada más por hacer excepto improvisar, porque no estás preparado para lo que está ocurriendo", recordó sobre la filmación.

Redford no tenía grandes datos sobre la historia, lo que lo llevaba a realizar constantes preguntas al director. "Simplemente hice lo que cualquier actor haría al pensar «no hay mucho diálogo, de hecho no hay nada, hay muy pocos antecedentes, ¿qué tienen en mente? ¿Hay algo que deba saber como actor?». Y cuando el director se mostraba evasivo yo me empezaba a sentir nervioso. «¿No sabe cómo describir su propia película?», me preguntaba. Hasta que me di cuenta: no, esto es intencional. Está siendo evasivo a propósito, lo que significa que está metido en el asunto hasta donde quiere, y una vez que entendí eso dejé de preguntar", explicó.

En cuanto al mensaje que esconde la película, el actor apeló a la lucha interna que debe sufrir toda persona en algún momento de su existencia. "Siempre me he sentido fascinado por ese punto en la vida de todos: hay un momento cuando todo parece perdido, cuando no hay más nada que hacer. Todo está en tu contra y no parece haber una salida. Algunas personas se dan por vencidas y se detienen, pero otras por motivos desconocidos siguen adelante. Esta película va directo al corazón de ese tema, y lo hace desde una perspectiva distinta", aseguró.

El año que viene podremos ver a Redford en la gran pantalla en otro filme, "A Walk In The Woods", en donde actúa junto a Nick Nolte. Y también en la saga "Capitán América: el soldado de invierno". Pero la energía del actor da para mucho más que la interpretación. Uno de sus principales proyectos es el Festival de Sundance, un certamen centrado en el cine independiente que él creó en 1981 en su rancho de Utah, y que el mes que viene arrancará con una nueva edición. "Podría haberme comprado un yate o un avión, pero preferí invertir el dinero que gané, que fue mucho, en dar oportunidades a otras personas para que pudieran hacer películas y convertirse en artistas", apuntó.

Además del prestigioso festival "indie", Redford puso en marcha un instituto de cinematografía, el canal de televisión Sundance Channel y una cadena de salas de cine dedicadas a la distribución de películas y documentales independientes. Incansable, asegura que a los 77 años no tiene previsto retirarse. "La jubilación está lejos de mis planes, ya habrá tiempo para eso", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS