Edición Impresa

La intervención a la presidenta no tuvo problemas ni complicaciones

La extirpación de la glándula tiroides duró aproximadamente tres horas y media. La jefa del Estado permanecerá internada en el Hospital Austral. Hoy habrá otro parte.

Jueves 05 de Enero de 2012

La presidenta Cristina Fernández superó ayer "sin ningún inconveniente ni complicaciones" la operación quirúrgica por el cáncer de tiroides a la que fue sometida en el Hospital Universitario Austral, del partido bonaerense de Pilar. Según el parte médico leído por el vocero de la Casa Rosada, Alfredo Scoccimarro, a la jefa de Estado se le practicó una "tiroidectomía total" y, tras cerca de tres horas y media de intervención, se recuperó en forma "inmediata" y permaneció "despierta".

La extirpación de la glándula tiroides estuvo a cargo de Pedro Saco, jefe de los equipos quirúrgicos, y Eduardo Schnitzler, director médico del Hospital Austral, quienes quedaron a cargo de los "cuidados post operatorios habituales" para ese tipo de intervención. Así, se concretó la cirugía que había sido anunciada en forma sorpresiva en la noche del martes 27 de diciembre, cuando se difundió que la presidenta de la Nación padecía un "carcinoma papilar en el glóbulo derecho de la glándula tiroides".

Ayer, en simultáneo en que se le realizaba la operación a Cristina Fernández, el vicepresidente a cargo del Ejecutivo, Amado Boudou, realizó sus primeras actividades públicas a cargo de la Jefatura del Estado en la casa central del Banco Nación, con una reunión en la que recibió informes sobre el aumento de la recaudación (ver página 5).

Como estaba previsto, la primera mandataria ingresó esta mañana, minutos después de las 7, al Hospital Austral, donde fue recibida por los médicos y, pasadas las 8.30, comenzó a ser operada. Afuera, tras más de un día de vigilia, un reducido grupo de militantes kirchneristas, se mantuvo con cánticos y vítores respaldando a la presidenta, a la espera de que se conocieran los primeros detalles del resultado de la operación. Scoccimarro recién salió pasadas las 14 a la puerta de centro de salud privado de Pilar, donde se había desplegado una tarima y un micrófono, desde el cual leyó un escueto comunicando en el que se indicaba el resultado de la intervención.

Sin embargo, el parte médico evitó hacer menciones sobre eventuales estudios clínicos sobre el carcinoma extirpado, ni -como lo había realizado el propio vocero presidencial en la Casa Rosada- sobre si se mantenía "la ausencia de compromiso de los ganglios linfáticos y la inexistencia de metástasis". En la lectura del parte médico -se difundirá otro en el día de hoy-, los militantes kirchneristas estallaron de júbilo y lanzaron ovaciones cuando el único funcionario nacional autorizado a hablar confirmó que se había concluido la operación "sin ningún inconveniente ni complicación".

"La presidenta de la Nación, que se encuentra despierta, recibirá los cuidados posoperatorios habituales en el área de internación general. Se estima que permanecerá en este hospital alrededor de 72 horas", afirmó Scoccimarro, al leer el parte firmado por Luis Bouonomo y Marcelo Ballesteros, autoridades de la Unidad Médica Presidencial.

A la presidenta la acompañaron hasta el hospital sus hijos Máximo y Florencia Kirchner en un vuelo en helicóptero desde Olivos hasta el Hospital Austral, que insumió unos 15 minutos y que se inició poco antes de las 7:00. En cambio, la madre, Ofelia Wilhelm, fue vista al ingresar a las 9.20, en un automóvil por la puerta principal, cuando la operación ya había comenzado. Alguien apuntó que viajaba en la parte delantera del vehículo, como le gusta hacer a la presidenta. De ahora en más, todo apuntará a su recuperación y a la licencia en ciernes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario