Edición Impresa

La intendenta dijo que "la ciudad cambió y requiere de un nuevo paradigma de control"

Mónica Fein explicó las razones de los cambios en su gabinete y la creación de una supersecretaría para fiscalizar el espacio público. "Ya no es sólo alumbrado barrido y limpieza", apuntó.

Domingo 17 de Noviembre de 2013

"Rosario no es la misma ciudad que hace unos años, creció mucho, se transformó. El municipio tiene nuevas competencias, ya no es sólo el alumbrado, barrido y limpieza. Vamos hacia un nuevo paradigma en la gestión municipal que requiere mayor coordinación e integración de las áreas de control para potenciar la convivencia ciudadana". De esta forma, la intendenta Mónica Fein explicó conceptualmente los cambios en el gabinete y la creación de la Secretaría de Control. Además, la jefa comunal habló de la nueva relación que espera tejer con el Concejo, su posible reelección, la problemática de la narcocriminalidad y el aumento de tasas.

Mañana, a las 8, Fein formalizará la designación de Pablo Seghezzo como secretario de Control, concentrando todas las áreas de fiscalización municipal. Un día después partirá a Europa en una gira oficial para estrechar lazos políticos y comerciales con varias ciudades. Ayer, en una extensa entrevista con LaCapital la intendenta contó las razones de las modificaciones en el organigrama municipal.

"Rosario cambió y requiere de un nuevo paradigma de control propio de una ciudad multicéntrica, con muchos eventos y actividades y una nueva conflictividad social. Por ende se hacía necesario una mayor coordinación e integración de las áreas de control que permita potenciar la convivencia ciudadana a políticas de seguridad pública en contacto con la provincia", señaló.

—¿Esto implica reconocer que la política de control que se venía llevando adelante fracasó?

— No, no es que lo estábamos haciendo no estuviera bien. Como pasa con los seres humanos, las ciudades cambian. Un niño y un joven no son lo mismo y necesitan distintas instituciones para su momento histórico. Rosario no es la misma ciudad que hace unos años, tiene otros desafíos.

—¿Los cambios están vinculados a las críticas formuladas desde el Concejo a la fiscalización municipal?

—No, la verdad es que hacía mucho que veníamos trabajando en esta idea, incluso lo comenzamos a manejar con la provincia a través de la policía de proximidad. No tiene que ver con un hecho puntual, sino con una decisión política de adoptar nuevas estrategias.

—En los hechos, ¿cómo actuará la flamante Secretaría de Control?

—El lunes vamos a precisar los ejes y lineamientos. Lo que puedo adelantar es que las ciudades han ido cambiando sus competencias y roles, ya no son sólo el alumbrado, barrido y limpieza. Tenemos ahora competencia en producción, turismo. Lifschitz ya había asumido la problemática de la seguridad al crear una subsecretaria y ahora vamos a fortalecer esas incumbencias con la nueva secretaría.

—En un mes llegará a la mitad de mandato, ¿piensa buscar la reelección como sugirió el ex gobernador Hermes Binner?

—Estoy con muchas ganas de afrontar el 2014, que será un año de muchas obras y transformaciones para la ciudad en todas las áreas. Difícilmente haya un lugar tan cercano, apasionante y desafiante como gobernar una ciudad. Fue lo más apasionante que me toco hacer en mi trayectoria política, pero falta mucho.

—El Concejo definirá en breve sus autoridades, ¿quién cree que debe ocupar la presidencia?

—Le corresponde al Frente Progresista, que es el interbloque con más concejales; y al socialismo, que es el bloque con más ediles propios sin divisiones.

—¿Considera que Miguel Zamarini debe seguir en el cargo?

—No lo debo decidir yo, lo debe definir el Concejo, que es un área autónoma del Ejecutivo.

—Comparte el tope a las reelecciones que esbozó el gobernador Bonfatti para todos los cargos en la provincia?

—Lo comparto como concepto general, creo que los procesos limitados de representación fortalecen la democracia. Pero si se reforma la Constitución quiero la autonomía para debatir el nuevo perfil institucional de la ciudad. Y avanzar en mayor participación ciudadana, permitiendo que los rosarinos opinen sobre los temas más controvertidos de la ciudad a través de una consulta popular.

—Se viene la discusión por el Presupuesto 2014 y ya hubo críticas opositoras.

—Estamos a disposición de todos los bloques para mostrar toda la información. El plan de obras para 2014 es más importante que el 2013 y para eso necesitamos recursos. Necesitamos un presupuesto que acompañe el proyecto de la ciudad.

Por un nuevo vínculo con el Concejo

Con el nuevo organigrama del gabinete, la Secretaría de Gobierno tendrá la misión de "fortalecer el nexo con el Concejo", según definió la intendenta. Fein anticipó que el Ejecutivo intentará "concertar políticas de Estado con los concejales, más allá de que la confrontación de ideas continuará, porque es inherente a la política. Pero la ciudad merece grandes acuerdos, por ejemplo en torno a la convivencia ciudadana, tras un año electoral".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS