Edición Impresa

La industria regional sigue a marcha lenta

La caída de la demanda interna y externa frenó el ritmo. Autos y bienes de capital, los rubros más afectados

Domingo 06 de Julio de 2014

La industria en Santa Fe continuó mostrando en los meses de abril y mayo un menor nivel de actividad derivado de la caída de la demanda interna y externa en importantes sectores. En general, desde fines de 2013 la actividad fabril muestra un retroceso estimado en 3 por ciento interanual que se manifiesta de manera más pronunciada en la industria automotriz y más recientemente en la fabricación de bienes de capital, ambas de elevada significación en la conformación del producto industrial en Santa Fe, advirtió el último informe Actualidad Industrial de Santa Fe elaborado por el Instituto de Investigaciones Económicas de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe). En rigor, el estudio da cuenta de que en otros sectores la merma existe pero resulta de menor profundidad al tiempo que el complejo oleaginoso y la industria siderometalúrgica exhiben claras mejoras interanuales.

"El mayor costo financiero, la ralentización del mercado interno sumado al magro dinamismo de la industria brasileña conforman un escenario negativo para lo que resta del año, estimándose que la industria presentará una baja en torno al 2,5 por ciento con respecto a 2013", estimaron.

Ante este escenario, desde Fisfe entienden que recuperar competitividad y fortalecer la demanda y la inversión son condicionamientos centrales para retornar al sendero y metas plasmado en el Plan Estratégico Industrial Argentina 2020, al tiempo que valorizaron las recientes iniciativas gubernamentales se dirigen a reactivar sectores fabriles sensibles en Santa Fe.

El informe —que contiene información sistematizada y actualizada a mayo de 2014 respecto del estado de situación y la reciente dinámica de la industria manufacturera en la provincia— precisó que durante abril la producción industrial mostró una contracción de un 3,7 por ciento interanual y del 4,3 por ciento en la medición desestacionalizada. En el primer cuatrimestre la industria cayó un 2,2 por ciento.

En ese sentido, se indicó que continuaron observándose heterogeneidades en el comportamiento de los distintos sectores y se destacó que un 58 por ciento de los rubros observados presentaron contracciones. La industria continúa profundizando las caídas en el nivel de actividad observadas desde el último trimestre de 2013.

El estudio realizado por el Instituto de Investigaciones Económicas que lidera Gabriel Frontons señaló que el bloque de metales básicos mostró un incremento del 11,7 por ciento interanual en su nivel de producción explicado por una baja base de comparación producto de las paradas técnicas de planta que afectaron al sector en el segundo semestre de 2012 y el primero de 2013. El sector de refinación de petróleo evidenció un crecimiento de 6,4 por ciento interanual. Las dinámicas expansivas de estos sectores no alcanzaron a compensar las caídas generalizadas en otras ramas de actividad industrial.

En tanto, el bloque de minerales no metálicos mostró una contracción del 4,7 por ciento, destacándose una caída en los despachos de cemento del 7,1 por ciento interanual. Este bloque mostró una dinámica positiva durante la mayor parte del 2013, explicada en gran medida por la expansión de la obra pública.

En este marco, no se logró moderar el impacto de la producción automotriz, que presentó una caída del 21,6 por ciento interanual en abril, donde influyó tanto la contracción de las ventas a concesionarios de origen nacional (-29,7 por ciento) como de las exportaciones (-20,5 por ciento).

Además, sectores como refinación de petróleo, textil y algunos segmentos de alimentos y bebidas —como molienda de oleaginosas— presentaron incrementos interanuales, mientras que la industria metalmecánica mostró una contracción mayor a la observada en los meses previos mientras que otros sectores como edición e impresión y sustancias y productos químicos presentaron bajas moderadas.

Caída pese a todo. Por otra parte, haciendo un ejercicio de simulación, si no se consideran los efectos en conjunto de las industrias automotriz y de metálicas básicas, en abril la actividad industrial se hubiese contraído el 1,3 por ciento interanual y 0,5 por ciento en el acumulado de 2014. Descontando el efecto de la contracción del sector automotriz, la actividad industrial se hubiese mostrado sin variaciones con respecto a abril de 2013 y tendría un crecimiento del 0,7 por ciento acumulado en el primer cuatrimestre. El sector textil e indumentaria exhibió en febrero un incremento cercano al 9 por ciento en términos interanuales, marcando siete meses de crecimiento consecutivo.

El secretario del Sistema Metalmecánico, Químico, Automoción y otras Manufacturas de Santa Fe, José Garibay, apuntó que en la provincia uno de los sectores más afectados es el de la maquinaria agrícola por la cantidad de empresas del sector radicadas en la provincia. "En general hay una retracción en toda la actividad industrial, algo que todavía no impactó en el empleo y se está manejando con reducción de horas extras o turnos reducidos. Las industrias lo están sobrellevando pero en la provincia el sector que se ve más complicado es el de la maquinaria agrícola por la magnitud que tiene", puntualizó.

El funcionario dijo que las empresas de maquinaria agrícola sufren una retracción en las ventas que "parece no tener sentido" ya que "el agro está en máxima producción y precios de venta". El problema e sque subsiste una merma en la decisión de compra de parte de los productores".

"Estuvimos reunidos con la asociación santafesina de maquinaria agrícola y plantearon que el crédito es indispensable para reactivar las ventas. El Nación reactivó su programa de financiamiento pero hay una sensación de falta de confianza que contiene las inversiones. Para la segunda mitad del año no hoy tan buenas expectativas, a pesar de que los empresarios están esperando que salgan lineas de financiamiento que puedan mover las ventas", detalló Garibay.

Autopartistas. Por otra parte, el secretario del Sistema Metalmecánico apuntó que en Santa Fe el sector autopartista no está sufriendo tanto la crisis de la industria automotriz porque las empresas están más abocadas al mercado de reposición y "eso sigue en actividad". En tanto, dijo que ahora hay que ver cómo impacta el nuevo plan nacional Procreauto.

Garibay sostuvo que la actual coyuntura está ligada a la macroeconomía y planteó que "hay que generar financiamiento al consumo y políticas a mediano plazo más claras de parte del gobierno nacional que puedan permitir pasar este momento". En ese sentido, apuntó a políticas antiinflacionarias, que aumenten el consumo y que permitan generar inversión para el sector productivo.

El informe de Fisfe explica que la industria de la maquinaria agrícola atravesó el primer trimestre de 2014 con una notoria retracción en el nivel de actividad que se ubicó entre los menores de los últimos años superando solamente el mínimo registrado en 2009. En términos de unidades vendidas de origen nacional la industria presentó en los tres primeros meses de 2014 una caída interanual de 30,5 por ciento.

En equipos de siembra el volumen de ventas de equipos nacionales fue 42,3 por ciento inferior en relación al primer trimestre de 2013 afectando especialmente a la actividad sectorial en Santa Fe ya que numerosas empresas operaron con niveles altos de capacidad ociosa.

En implemento agrícola, en tanto, las unidades vendidas de origen nacional retrocedieron 24 por ciento interanual siendo el segmento de menor retracción relativa.

En tractores en el primer trimestre de 2014 se alcanzó la mayor participación relativa de cobertura de la demanda interna por parte de equipos nacionales (57 por ciento), no obstante, las ventas también cayeron 33,4 por ciento interanual.

A pesar de la creciente sustitución de importaciones en los tres primeros meses de 2014 la comercialización de cosechadoras de origen nacional disminuyó 47,2 por ciento interanual, afectando de manera importante por ejemplo en Santa Fe a la ciudad de Firmat.

"Se considera elemental acelerar los programas de desarrollo de proveedores locales de aquellos proyectos de inversión destinados a incrementar el contenido nacional en segmentos deficitarios. A pesar de las recientes medidas impulsadas por el gobierno nacional tendientes a promover el financiamiento de los equipos y otras, para el segundo trimestre de 2014 se estima un nuevo descenso interanual", detalló el informe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS