Edición Impresa

La industria de la fundición alertó sobre la pérdida de competitividad en el sector

Actividad económica. El vice de la UIA estimó que el sector fabril crecerá 2 por ciento este año y alertó sobre las disparidades en las economías regionales.

Sábado 14 de Septiembre de 2013

El presidente de la Cámara de Industriales Fundidores de la Argentina, Daniel Ferreyra, advirtió ayer que ese sector —clave para la industria metalúrgica nacional— atraviesa un "serio problema de competitividad", debido a los "crecientes costos y la apreciación cambiaria". El malestar en el sector fabril también surgió desde el seno de la Unión Industrial Argentina (UIA). Si bien el vicepresidente de la entidad, José Urtubey, estimó que la actividad industrial mantendrá el ritmo de crecimiento experimentado en la primera mitad del año y crecerá en torno de 2 por ciento durante todo 2013, advirtió sobre "disparidades" intrasectoriales.

"Tenemos un serio problema de competitividad, ya que a los crecientes costos industriales de los últimos años, se suma el efecto de la apreciación cambiaria, sobre todo respecto de nuestro principal socio del Mercosur", alertó Ferreyra.

Además, evaluó que "el contexto internacional es complejo y mientras que en el mundo los costos industriales, bajan aquí se da un efecto opuesto". A raíz de esta situación, el empresario dijo que este año "la fundición terminará con números negativos, debido a pérdidas en el mercado externo y al poco avance en los programas de sustitución de importaciones en lo que se refiere a piezas fundidas, como en el caso de las autopartes, que representan el 36 por ciento del total del mercado para las empresas del sector".

No obstante, el directivo reconoció que el sector está "trabajando con el gobierno para resolver estas situaciones, con un gran compromiso en el manejo del comercio exterior a través de la mesa de sustitución de importaciones y, en especial, para mejorar la competitividad, algo que posibilita exportaciones de bienes fundidos".

Ferreyra también expresó su apoyo al diálogo social que la presidenta Cristina Kirchner decidió impulsar. "Fomentar el diálogo institucional siempre es sano para la democracia. Este camino es el que nos ayuda a acercar posiciones para encontrar las soluciones adecuadas que cada sector necesita y que, en definitiva, beneficiarán al país", precisó.

"Nosotros seguimos trabajando por el desarrollo de la industria, sabiendo que pertenecemos a un sector estratégico, no sólo por nuestra alta incidencia en el empleo, sino también porque las piezas fundidas en metales ferrosos y no ferrosos componen un eslabón esencial para el crecimiento industrial del país, especialmente en mercados como el automotriz, petrolero, minero, ferroviario y de bienes de capital", destacó el empresario.

Por su parte, el vicepresidente de la UIA estimó que la actividad fabril mantendrá el ritmo de crecimiento experimentado en la primera mitad del año y crecerá en torno de 2 por ciento durante todo 2013, aunque el empresario advirtió sobre "disparidades" intrasectoriales, y contrastó la situación diferenciada del sector automotor, con otros rubros de las economías regionales.

Estas últimas, indicó, son las "más castigadas en materia de competitividad", y por eso sus planteos "son parte de los puntos tratados en las mesas de diálogo con el gobierno".

"Si bien estos temas ya venían siendo trabajados con las distintas autoridades, estamos viendo cuestiones que tienen que ver con la infraestructura, especialmente ferroviaria, para dar mayor interconectividad a las empresas alejadas de los centros urbanos y los puertos", explicó Urtubey.

De todos modos, sostuvo Urtubey, "la relación con el gobierno es sumamente positiva", como se evidencia en las mesas de diálogo con distintos funcionarios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS