Edición Impresa

La indefinición de Massa tiene en vilo al peronismo bonaerense

El intendente de Tigre y ex jefe de Gabinete de Cristina debe decidir si va como candidato por dentro o por fuera del kirchnerismo.

Lunes 03 de Junio de 2013

Que juega, que no juega, que lo hará por afuera o por adentro, el intendente de Tigre, Sergio Massa, tiene previsto definir el viernes próximo su rol en las elecciones legislativas de octubre y de ese modo organizará el tablero electoral bonaerense.

La indefinición de Massa mantiene en vilo no sólo al PJ bonaerense, sino también a los peronistas disidentes, quienes tienen la esperanza de que el intendente de Tigre se incorpore a un armado antikirchnerista en las elecciones legislativas de octubre.

Con todo, Massa tendrá que tomar una decisión y lo hará en una reunión con sus intendentes aliados, que en la última cuenta suman 17, varias veces postergada en las últimas semanas y que podría aplazarse algunos días más.

Sospechas. El hombre que más expectativa genera en la antesala de las elecciones todavía sospecha que alguna jugada judicial pueda posponer las primarias de agosto por lo que espera que termine de definirse el cronograma electoral para resolver su situación.

En principio, su fecha límite sería la del miércoles 12 de junio, cuando deben presentarse los frentes electorales, antes de la formalización de candidaturas prevista para el 22.

La cuestión es que si Massa demora hasta el límite su decisión posiblemente deje colgados de un pincel a varios de los que apuestan a encolumnarse detrás de su candidatura.

Massa tiene varias opciones: presentarse como candidato a diputado nacional por su partido, el Frente Renovador; acompañar una lista de ese sello que llevaría como candidata a su esposa Malena Galmarini; ser postulante del Frente para la Victoria en acuerdo con el gobierno; ir a la interna del FpV en las primarias de agosto; o directamente no jugar.

De todas esas posibilidades, las dos primeras —jugar por afuera como protagonista o respaldar una lista— parecen las más factibles, pese a los mensajes contradictorios que dio en las últimas semanas el intendente de Tigre.

"No le doy mi opinión pero lo único que le aconsejo es que no se deje usar por nadie", sostuvo su esposa en diálogo con el diario Perfil, tres días después de que su padre Fernando Galmarini pronosticara que Massa jugará en la elección.

La decisión de Massa, cuya popularidad le permitió erigirse en gran protagonista de las elecciones, pondrá la ficha que falta en un tablero que no termina de ordenarse, tanto dentro del oficialismo como en la oposición.

Sin Massa, la elección tendería a dividirse en tres grandes sectores: el oficialismo, el grupo que reuniría a peronistas disidentes, macristas y radicales inorgánicos; y el que incluiría a la UCR y el FAP, aunque en los dos bloques opositores hubo más discrepancias que coincidencias en los últimos días.

Emisarios. En ese contexto, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner le envió emisarios para negociar un acuerdo y tuvieron dos apariciones conjuntas en una misma semana, aunque luego Massa se ocupó de bajar el mensaje de que no será candidato del oficialismo.

El macrismo, por su parte, está dividido entre los que trabajan en un acuerdo con Francisco de Narváez —el grupo que integran los intendentes Jorge Macri, Jesús Cariglino y Gustavo Posse— y los que se acercaron a Massa piloteados por Emilio Monzó.

Hace unos meses, el intendente de Tigre le ofreció un acuerdo a Daniel Scioli, pero la decisión del gobernador bonaerense de no sacar los pies del plato del oficialismo, lo frustró.

Ahora, el ex jefe de Gabinete de Cristina Kirchner aspira a ser candidato presidencial en 2015 y por eso analiza detenidamente su jugada en esta contienda de medio término.

En su armado político figuran dirigentes jóvenes de la Coalición Cívica como Adrián Pérez, los intendentes entre los que sobresale la última incorporación, el de Almirante Brown, Darío Giustozzi y hasta el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS