Edición Impresa

La golpean y le roban el auto frente a su vivienda

Dos ladrones armados sorprendieron a una mujer ayer a la mañana en la zona oeste, dejaron una moto robada y le llevaron un Fiat Siena.

Miércoles 02 de Julio de 2014

Cuando Valeria se dio cuenta que los hombres que venían en una moto le iban a robar el auto, quiso ponerlo en marcha para escapar. Pero ya era tarde. Uno de los ladrones le aplicó un golpe en la boca con una pistola, la hizo estallar en lágrimas y la sacó a empujones de su Fiat Siena. Entonces los delincuentes se subieron al auto, dejaron la moto tirada y huyeron. Ocurrió ayer a las 9.20 de la mañana en inmediaciones de Urquiza al 7700, en el barrio Antártida Argentina, jurisdicción de la subcomisaría 22ª. La moto, una Motomel 150, había sido robada 72 horas antes también a punta de pistola y sobre la autopista Rosario-Córdoba.

Valeria tiene 35 años y junto a su familia reside en las inmediaciones de Urquiza y Juez Zuviría, en la zona oeste de la ciudad. A la casa de la mujer se llega por las dos arterias, cruzando una plazoleta con una cancha de bochas que los vecinos construyeron en tres lotes baldíos para evitar que los yuyales sumieran el predio en la desidia.

Según trascendió, la mujer tiene movimientos rutinarios. Ayer bien temprano llevó a su pequeño hijo al colegio, luego regresó cerca de las 9 y sacó del garaje su Fiat Siena patente FJY777. Como había albañiles trabajando en el ingreso de su casa por Urquiza, Valeria dio la vuelta manzana, pasó por la carnicería y se estacionó sobre Juez Zuviría a la altura de la placita.

Cuando apagó el motor y se preparó para bajar vio por el espejo retrovisor como dos hombre en una Motomel de 150 centímetros cúbicos circulaban decididos hacia donde estaba. A pesar de que llevaban casco, la mujer les vio "en la mirada" la intención del robo. Entonces quiso cerrar la puerta y poner el auto en marcha cuando un fuerte golpe en la boca le nubló la vista e hizo que sus ojos se llenaran de lágrimas. A partir de ese momento todo se precipitó. El ladrón que la golpeó la hizo bajar a los empujones del auto y la tiró al piso. Después los maleantes se subieron al Siena y se fueron. La moto en la que habían llegado quedó tirada en el lugar en el que antes estuvo estacionado el Siena.

No la siguieron. "Mi hija está muy dolorida porque los ladrones le pegaron con el arma en la boca. Pero está bien, amargada, pero bien", explicó ayer amablemente la madre de Valeria, de 35 años. "Mi hija iba a entrar a casa por la placita, porque nosotros tenemos ingreso por los dos lados e hicimos esta puertita para que los chicos vayan a la plaza a jugar y los podamos vigilar", relató la mujer. "Que le vamos a hacer. Nos tenemos que contentar con que no le pasó nada. Que no la golpearon ni nada de eso", indicó.

Del relato que le hizo Valeria a los investigadores se desprende que se trató de un robo al voleo, como en la jerga se conoce al asalto improvisado. "En ningún momento Valeria contó que tuviera la sensación de que la estuvieran siguiendo. Además, el trayecto que hizo con el auto fue una vuelta a la manzana y se detuvo en la carnicería que está a la vuelta", explicó otro pariente de la mujer.

La Motomel 150 que quedó en la escena del crimen había sido robada el 28 de junio último sobre la autopista Rosario-Córdoba, también a punta de pistola. "Yo vi como la robaban a la mujer, pero no atinamos a hacer nada porque fue todo muy rápido. Ella se estacionó, se estaba por bajar y estos tipos le cayeron por el lado del conductor. La golpearon en la cara y no le dieron tiempo a nada", explicó un vecino que vio la escena desde unos 70 metros. "La moto tenía las patentes arrancadas", explicó el hombre.

Lo paradójico del atraco que le ocurrió a Valeria fue que 40 minutos más tarde, a las 10 de la mañana en punto, la zona se pobló de policías, gendarmes, moviles de las dos fuerzas y efectivos de la Guardia Urbana Municipal que desarrollaron celosos controles vehiculares en Eva Perón al 7600, en la colectora de la avenida de Circunvalación y Mendoza; y en Mendoza y Donado. Claro que para ella ya era tarde.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS