Edición Impresa

La gata Diamante

Domingo 08 de Septiembre de 2013

Cuando los rescatistas les permitieron a algunos damnificados ingresar a sus domicilios a buscar lo que quedaba de sus pertenencias, Cecilia entró a su casa y debajo de la cama encontró a Diamante, su gata atigrada. Lo mismo le había sucedido a Mariela al entrar al 7º piso de su edificio. La casa estaba destruida, pero su gata estaba parada en la cama, esperando. Bonifacio explicó que "a diferencia de los perros, que reaccionan de manera muy disímil, los gatos tienden a refugiarse, a ocultarse: saben protegerse más en la adversidad. Buscan el calor de un placard o del motor de la heladera".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario