Edición Impresa

La Fiscalía de Cañada de Gómez allanó el municipio de Armstrong

La denuncia contra el intendente Verdecchia por supuesta defraudación tuvo derivaciones. Otro hecho inesperado y repudiable ocurrió ayer cuando una empleada municipal amenazó con un arma al ex intendente Fernando Fischer.  

Martes 24 de Septiembre de 2013

La denuncia presentada por un abogado de Cañada de Gómez contra el intendente de Armstrong, Pablo Verdecchia, por supuesta defraudación al municipio con facturas truchas por más de 200 mil pesos tuvo derivaciones lógicas, pero otras inesperadas. Cerca del mediodía del viernes, en el marco de la investigación se hizo un allanamiento policial donde se retiró documentación de interés judicial. Y ayer, una empleada municipal amenazó con un arma al ex intendente Fernando Fischer, mientras estaba haciendo un trámite de renovación del carné de conducir.

El allanamiento, del que funcionarios y autoridades del municipio de Armstrong no opusieron resistencia, lo efectuó personal especializado de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE), de civil. No les llevó más de cuatro horas realizar la tarea, debido a que el personal del área de Tesorería y Contaduría entregó lo pedido por el fiscal, Angel Granato.

Pruebas presentadas. La rápida acción de Granato fue por la supuesta contundencia de las pruebas presentadas por el abogado Luis Rossini en el marco de la denuncia contra el propio Verdecchia y las funcionarias de la cartera de Hacienda María G. Palacios y Beatriz Di Paolo. Rossini presentó copias de las facturas y fue enmarcada como "una presunta defraudación al Estado municipal".

El profesional consignó que se trata de documentos que dan cuenta de venta de artículos de ferretería, pintura, equipos y también prestaciones de servicios, como jardinería. Las facturas habrían sido cobradas en julio de 2011 (Verdecchia asumió en 2009 y este año busca su primera reelección como intendente municipal).

El jurisconsulto dijo que ese acto de supuesta corrupción podría repetirse durante otros meses, por lo que es imposible determinar la supuesta defraudación final si no se lleva a cabo una auditoría externa.

"Para nosotros el caso está cerrado porque hemos hablado con los proveedores y ellos nos aseguran que no han hecho operación alguna con la Municipalidad. Acá habrá que investigar quién se llevó el dinero, ya que hay órdenes de pago que están firmadas", dijo Rossini a este diario. "No sabemos si este modus operandi se viene haciendo todos los meses. Los elementos están en nuestro poder. Son fracturas apócrifas que el fiscal me ha pedido no mostrar a los medios, pero cada copia está en su poder", abundó Rossini.

El intendente Verdecchia no se hizo esperar en su declaración. Tras señalar que "no se llevó un peso de la Municipalidad", dijo que el abogado Rossini, al que calificó de mediático, es quien representó al ex intendente de Armstrong, el justicialista Fernando Fischer, en otros casos, y añadió que hoy Fischer quiere volver al gobierno municipal. "Estas son agresiones muy bajas y no las vamos a contestar", dijo.

 

Amenaza con arma. Una empleada municipal, cuya identidad no trascendió a la prensa, amenazó con un arma a Fischer en momentos en que hacía un trámite de renovación del carné de conducir dentro de la administración municipal. El hecho ocurrió ayer a la mañana. Fischer forcejeó con la mujer, quien luego fue tomada desde atrás por otras personas que estaban en el lugar. "La mujer, cuyo esposo es un colaborador de Verdecchia, me increpa de manera imperativa. Yo le dije que no quería hablar para no sentirme provocado, y seguidamente cuando me retiro, me toma de un brazo, me da vuelta y me apunta con una pistola. Yo forcejeo con ella, y la contuve", relató a LaCapital.

Para Fischer "todo es culpa de Verdecchia porque está todo el tiempo diciendo que el autor intelectual de la denuncia de Rossini soy yo", incluso adjudica supuestas protestas enfrente de la Municipalidad para que él renuncie cuando desde mi sector político no hemos hecho ninguna convocatoria.

Detenida. Fischer realizó la denuncia policial y la mujer, presa de un ataque de nervios, fue detenida por agentes policiales y el arma fue secuestrada.

El fiscal Granato ya recibió la notificación y dijo que pondrá custodia policial en el caso de que Fischer lo solicite. "Conozco bien a esa mujer, incluso trabajó en mi casa y siempre hubo un buen trato, pero seguro se vio movilizada por el esposo, quien es colaborador y fotógrafo del intendente", dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS