Edición Impresa

La expectativa por la vuelta de Rosario Central a primera división es Gigante

El ascenso de Central está virtualmente abrochado, claro que resta que las matemáticas sean irrefutables y la distancia con el cuarto (hoy Sarmiento) se torne indescontable.

Sábado 11 de Mayo de 2013

Será mañana, la semana siguiente o la otra. El ascenso de Central está virtualmente abrochado, claro que resta que las matemáticas sean irrefutables y la distancia con el cuarto (hoy Sarmiento) se torne indescontable. Si bien, como es lógico, el cuerpo técnico y los jugadores repiten que faltan dar algunos pasos para cruzar la línea de llegada y darle rienda suelta al festejo, lo concreto es que el mundo canalla ya se siente de primera. Que es cuestión de días para que el martirio de tres temporadas en la B Nacional llegue a su fin y que el club de Arroyito recupere la plaza en el fútbol grande que jamás debió perder. Por eso los hinchas, que se bancaron las mil y unas y que supieron redoblar la fe en la mayor adversidad de la historia deportiva auriazul, ahora están repletos de expectativa. Y así agotaron nuevamente la capacidad de cada rincón del Gigante, para lo que puede ser mañana la consumación del regreso al fútbol grande en el cotejo ante Defensa y Justicia, que arrancará a las 18 y será televisado por los canales 3 y 9.

   Hoy, a las 14, los auriazules posarán su oreja en Junín (el partido no es televisado y se podrá seguir por la web: Lacapital.com.ar o bien escuchar la trasmisión de LT3), donde Sarmiento recibirá a Crucero del Norte. Ese partido es clave porque si el verde juninense no gana, el equipo de Miguel Angel Russo sabrá que en caso de obtener los tres puntos ante el Halcón de Varela consumará directamente su regreso a la elite del fútbol argentino. Pero si Sarmiento gana no importará el resultado Canalla y la definición se postergará al menos hasta el próximo fin de semana, cuando haya que visitar a Gimnasia y Esgrima de Jujuy.

   Mientras que Central puede ascender empatando con Defensa. Pero para ello hoy debe perder Sarmiento y no deben ganar ni Gimnasia de Jujuy (hoy ante el Lobo platense) ni Atlético Tucumán, que juega el lunes en Bahía ante Olimpo.

   Pasando en limpio, hoy a las 16, cuando termine el juego de Sarmiento, los canallas sabrán si mañana dependen de sí mismos para coronar el objetivo. Y los hinchas, que ayer agotaron todas las localidades disponibles, sabrán de antemano si mañana cuando vayan nuevamente al Gigante estarán ante la chance de gritar fuerte que Central vuelva a primera división. Fueron tan duros los tres años en el ascenso que la masa auriazul no ve la hora de desatar el desahogo, de sacarse de encima la malaria de jugar en una categoría que está por debajo de la estatura deportiva del club y de sacarse cuanto antes la espina de aquella tarde fatídica ante All Boys. Muchas sensaciones que mutarán por alegría y éxtasis cuando se consume el ascenso.

   Mañana “puede ser un gran día”, como canta el Nano Serrat y tal cual el propio Russo anunció en el último contacto con la prensa cuando reconoció que “estamos en la víspera de algo importante”. Central tiene el ascenso al alcance de la mano y el desenlace llegará tarde o temprano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS