Edición Impresa

La EPE aún no contempla hacer cortes preventivos ante la suba de temperatura

Verano caliente. Se sostiene que la red trabaja "dentro de los parámetros normales". Ayer hubo un apagón de más de 10 horas en el radio céntrico.  

Jueves 10 de Enero de 2013

Pese a que hasta donde llegan los pronósticos se espera mucho, pero mucho calor, por ahora la Empresa Provincial de la Energía (EPE) no tiene en vista realizar cortes preventivos. Según explicaron fuentes de la firma, al menos hasta la tarde de ayer no se había "considerado la necesidad de apelar a ese recurso" porque "el comportamiento de la red" estaba "dentro de los parámetros aceptables". Los que no coincidieron con el diagnóstico fueron los vecinos y sobre todo comerciantes del radio comprendido por Tucumán, Santa Fe, Paraguay y Entre Ríos, muchos de los cuales pasaron 10 horas sin luz. La mitad de los negocios directamente debió bajar persianas por tener a la electricidad como insumo esencial y el resto la piloteó con poca luz o bien cerró sus puertas recién cuando el sol de la tarde, con 35 grados, le impidió seguir atendiendo.

La explicación desde la EPE fue que solamente se vienen realizando cortes programados en el servicio "por tareas de mantenimiento" y, de hecho, inesperados, cuando algo deja imprevistamente de funcionar.

Los cortes preventivos se definen "específicamente según cómo va evolucionando la carga en la red". Ese trabajo se realiza en el "centro operativo", una especie de supertablero lumínico que va mostrando la red de media tensión.

"Cuando los ingenieros notan algún nivel crítico pueden decidir, previa autorización del directorio, un corte preventivo que saque a una línea de servicios por poco tiempo, una especie de mal menor antes de que, por ejemplo, un cable colapse", explicaron.

Paradójicamente, todavía no se ha llegado a ese punto y al menos por ahora no hay cortes programados para evitar interrupciones imprevistas, que suelen tener consecuencias de más largo aliento.

De ese tipo fueron, por ejemplo, la que dejó sin luz anteayer por 15 horas a varios barrios de zona norte y localidades vecinas y también la que se dio ayer a las 4.30 de la madrugada en el centro de la ciudad.

El problema se produjo al salir de servicio un cable distribuidor en Corrientes y San Lorenzo, desperfecto que dejó sin luz durante medio día a muchas casas y negocios ubicados entre Tucumán, Santa Fe, Paraguay y Entre Ríos, con el (allí sí) previsible malhumor de comerciantes y vecinos.

"Cerrado por...". Al mediodía, cuando el termómetro marcaba 32,2 grados y la térmica llegaba a 33,3, los más afectados por los cortes eran lógicamente los bares. Alguno, como Bianca (Urquiza 1466), optó por bajar la persiana y colgó un cartel que rezaba: "Cerrado por ¡corte de luz!". Otros, como Vinicius (Urquiza y Paraguay), trabajaron a media máquina hasta la 14, cuando cansados de esperar a que volviera el servicio resolvieron cerrar. No sin antes acordarse a voz en cuello del gobernador Antonio Bonfatti y afirmar que "a un negocio chico perder un día lo mata".

Para pintar un panorama: también decidieron no trabajar un montón de locales sobre Urquiza, varias peluquerías y un spa —para los que la luz es indispensable—, el local de Sólo Empanadas y Pentimento (ambos en la esquina de San Lorenzo y Paraguay).

Otros locales estuvieron horas con sus persianas semibajas y al final optaron por cerrar, y sólo un par de negocios, como Lily's Bar y Caprese (respectivamente, en la esquinas de Paraguay y Corrientes con Santa Fe), sirvieron el almuerzo igual, aunque adentro el calor era fatal.

Con el estruendo de un grupo electrógeno a sus espaldas con que el hotel Riviera se procuró luz durante el corte, una cuadrilla de la EPE trabajó durante buena parte del día en San Lorenzo entre Corrientes y Paraguay para reponer el servicio.

El fin. A las 14, hora en que la firma había asegurado que volvería el suministro, los operarios esperaban aún una medición para saber si el desperfecto se debía a la salida de servicio de ese cable distribuidor de 13 mil voltios o se había originado en otro lado. Afortunadamente, el problema era efectivamente local y a las 14.30 el servicio eléctrico quedó repuesto.

El pronóstico meteorológico no es demasiado alentador: para hoy, mañana y pasado se esperan en Rosario máximas de 36, 36 y 35 grados, lo que podría sobrecargar la demanda de electricidad.

Si eso ocurre, la empresa energética promete efectuar cortes preventivos "sobre la marcha": quizás publicitados con poca anticipación, pero al menos dispuestos para evitar males mayores. Todo un clásico del verano.

Programado

Por tareas de mantenimiento en una subestación transformadora, la EPE hará un corte programado hoy, de 9.30 a 13.30, en el sector comprendido por Donado, Forest, Chaparro y Mendoza.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS