Edición Impresa

La empresa, hacia la resposabilidad familiar corporativa

Los jóvenes de la generación Y, muchos de ellos ya papás, reclaman pasar más tiempo con sus hijos. Patricia Debeljuh y Angeles Destéfano presentaron su libro sobre el tema en Rosario.

Domingo 14 de Septiembre de 2014

Cada vez son más las personas que valoran la conciliación entre sus relaciones familiares y el mundo laboral. Los jóvenes de la generación Y, muchos de ellos ya papás, reclaman pasar más tiempo con sus hijos. Frente a estas nuevas prioridades surgen nuevos desafíos que comprometen a la empresa con las familias de sus empleados, algo que demuestra que se está avanzando hacia la responsabilidad familiar corporativa.

Con esa consigna, se presentó en Rosario, en la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral, la segunda edición del libro "Guía de buenas prácticas hacia la responsabilidad familiar corporativa". La misma estuvo a cargo de Patricia Debeljuh, directora del Centro Conciliación Familia y Empresa (Confye) del IAE Business School de la Universidad Austral.

Con un enfoque novedoso sobre la RSE, Debeljuh puso sobre el tapete nuevos desafíos de las empresas para atender a sus empleados, no sólo como personas aisladas, sino como parte de un contexto familiar al cual se deben y el cual los necesita. "La Responsabilidad Familiar Corporativa es un concepto asociado a la Responsabilidad Social Empresaria (RSE), la cual es identificada con el trabajo que hace ésta hacia afuera. Pero la RSE bien entendida empieza en realidad puertas adentro, lo que implica entender a la familia del colaborador como un nuevo stakeholder (grupo de interés)", explicó Debeljuh, y definió que "cuando hablamos de Responsabilidad Familiar Corporativa, hacemos referencia a la responsabilidad que tiene la empresa de cara a las demandas de conciliación trabajo-familia que tienen sus empleados."

Estas demandas son las que puede tener una mamá cuando tiene un bebé luego de reincorporarse de su licencia, la lactancia, el cómo ir dejando a su hijo en casa bien cuidado cuando tiene que ir a trabajar, la adaptación de los colegios a principio de año; o en el otro extremo, el atender a un papá mayor enfermo.

Volver sano a casa. Al respecto, dijo que "la vida humana es muy rica, la familia también tiene mucha dinámica, y lo bueno es tomar conciencia de que cada persona que va a trabajar sale al principio del día de una familia, y al final del día, lo espera una familia. Por lo tanto, la empresa es responsable de preguntarse cómo devuelve a cada familia ese colaborador que le ha sido prestado por 8 o 9 horas al día".

Si bien generalmente se asocian estos temas a la mujer, "el trabajo en estas guías arrancó por la mayor necesidad de las mujeres al tener hijos, cuidarlos y educarlos. Lo bueno es que este cambio inició con las mujeres, pero a continuación cayó en el mundo laboral la famosa Generación Y, compuesta por varones y mujeres, y esos chicos jóvenes —muchos de ellos papás recientes— quieren estar muy presentes en la vida de sus hijos, a diferencia de generaciones anteriores que se abocaban más al trabajo y delegaban en la mujer el cuidado de los chicos", acertó Debeljuh.

La guía de buenas prácticas hacia la RFC presentada en la Austral, es una segunda edición de un trabajo que viene haciendo el IAE Business School, Escuela de Negocios de Universidad Austral, desde el año 2011, en respuesta a un fenómeno que se extiende en el país: la necesidad de conciliar familia y empresa. A fines de 2013 lanza la segunda versión, con nuevas políticas. "Las prácticas que en 2011 incluimos como pioneras, dos años después no tenían esa condición. Habían sido adoptadas por la mayoría de las empresas, y por eso dejaban de ser innovadoras", señaló.

"En la nueva guía pusimos algunas presentadas en formato mini-caso, para mostrar la experiencia que supone implementarlas", dijo.

También durante la presentación Cecilia Corallo disertó, en representación de la firma Walmart y describió algunas de las prácticas que la empresa aplica en esta dirección, como el part-time que le ofrece a los papás cuando tienen bebés.

Tema de todos. La especialista explicó que "la RFC es para todas las empresas, independientemente del tamaño, incluyendo a las organizaciones como colegios, ONG y el ámbito público", afirmó Debeljuh, exhortando a todos los empleadores a aplicarlas.

Desde las políticas públicas en Argentina también se está apoyando a este tipo de responsabilidad. "Estamos asesorando a varios legisladores con algunos proyectos de ley. Lo que hacen las empresas es generar prácticas que van más allá de lo legal. Por ejemplo, Walmart extiende la licencia por paternidad: el primer mes les da la oportunidad de trabajar seis horas sin reducción salarial, para que puedan volver antes a casa. Entonces, lo bueno de trabajar con la agenda pública es que quisiéramos que estas prácticas pudieran ser adoptadas por ley, para que apliquen a todos los empleados", dijo.

A futuro el Centro de Conciliación (Confye) tiene varios retos: "Uno es seguir trabajando para que las políticas públicas tengan perspectiva de familia. Está probado a nivel mundial que si se apoya a la familia, te rinden mejor los recursos humanos, y trabajando para el largo plazo. Otro desafío es revalorizar el trabajo del hogar, para que tanto hombres como mujeres se den cuenta lo importante que es estar en casa. También estamos apostando a la creatividad y la innovación para que haya cada vez más buenas prácticas, y así tomar el compromiso de ser protagonistas del cambio".

Debeljuh afirmó que hay estudios que hicieron desde el Confye que "muestran que empresas que trabajan estos temas consiguen por parte de sus empleados mayores niveles de motivación, de satisfacción, baja rotación, mejor calidad de vida y el beneficio de las propias familias. Es un ganar-ganar. Está medido en números para mostrarles a los empresarios que esto no es un costo, sino una inversión", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario