Edición Impresa

La economía según Bein: del frío de marzo al calor de junio

Según el último informe del economista, a un muy mal primer trimestre le seguirá una levantada a mitad de año, de la mano de las paritarias y la cosecha.

Domingo 30 de Marzo de 2014

La economía nacional transitará un año 2014 dominado por cambios de ritmo bruscos que estarán marcados en gran parte por el ingreso de dólares a las arcas fiscales, y el impacto combinado sobre el nivel de actividad de variables clave de la puja distributiva como la inflación, los salarios y la tasa de interés.

   Así se desprende del último informe de coyuntura elaborado por el estudio Bein y Asociados, en el que se señala que la caída de 2% del nivel de actividad registrada durante el primer trimestre del año contrastará fuertemente con una mejora prevista también de dos puntos porcentuales para el segundo trimestre, cuando entran a jugar el arribo de los agrodólares y las subas salariales negociadas en la primera parte del año.

   “Todo lo que pega muy negativamente en el primer trimestre, se revierte con fuerza en el segundo, ya que pasaremos de un marzo frío a un junio caliente”, grafica el trabajo de la consultora del economista Miguel Bein, que subraya que hacia mitades de año “se concentrará el mayor impacto de las paritarias, la lluvia de dólares por la liquidación de la cosecha gruesa, y la estabilidad de las tasas en niveles neutrales”.

   En este escenario de pulsos cortoplacistas, parecen consolidarse algunas tendencias que muestran el color de los nuevos tiempos políticos. Así, tanto la caída general del nivel de actividad como el riesgo de perder el empleo se convierten en “el ancla que se está utilizando para contener las negociaciones salariales”.

   En un año donde el gobierno deberá atender los frentes cambiario, distributivo y de financiamiento de manera simultánea, el último tramo de 2014 volvería a teñirse de preocupación: “Las condiciones para la última parte del año vuelven a mutar, ya que para esa fecha la inflación volverá a erosionar las paritarias y la presión sobre las reservas del BCRA irán apareciendo de a poco”, sentenció.

   En esa instancia, la forma de solución que finalmente adopte la necesidad de financiamiento también será clave.

   El informe resalta en primer lugar que tras la tormenta devaluatoria de enero, el gobierno logró instalar en el último mes y medio una “pax cambiaria” en buena parte como resultado de las medidas tomadas desde el Banco Central, que “sacó el manual” de manejo de las corridas cambiarias y subió diez puntos porcentuales la tasa de interés.

   Esta medida le permitió intervenir de forma directa (e indirecta) para bajar las expectativas de devaluación por debajo de la tasa de interés, lo que a su vez alejó los fantasmas de desestabilización, asegura el trabajo.

   Bein ubica el principio de ese proceso ya a finales del año pasado, cuando —según estimó— el gobierno cometió un error político al intentar “devaluar en cuotas a tasas que multiplicaban por hasta cinco veces la tasa de interés de pesos”, lo que se tradujo en una pérdida de reservas de 26% desde agosto de 2013 hasta ahora.

   Esta “nueva calma” se trasladó también a la brecha cambiaria entre la paridad oficial y el dólar blue, que se redujo a 29% y 37% según el mercado que se considere, desde los niveles de 63% que llegó a alcanzar a fines de enero de este año.

   Tras resolver con cierto éxito este primer “test” de política cambiaria, los cañones del Ejecutivo nacional apuntaron hacia la puja distributiva, donde según el economista, el gobierno de Cristina Fernández no tuvo más remedio que empezar a resolver el “macrocidio 2010-2011” haciendo que los salarios suban por debajo de la inflación.

   Esto, que “ya ocurrió con toda su fuerza” con una caída del salario real de 10,8% entre noviembre de 2013 y febrero de 2014, tomará su curso definitivo de acá a fin de año, y dependerá en buena parte del grado real de recomposición salarial que surja tras las paritarias.

Salarios. Los aumentos de sueldos, que Bein estima rondarán el 28% en promedio, le darán oxígeno al consumo hacia mitad de año, para luego volver a caer en el tercer y cuarto trimestre.

   El informe subraya que la contracara de este proceso de caída del salario real y suba significativa de la tasa de interés en pesos es “el freno abrupto del nivel de actividad”, con una caída promedio que en el primer trimestre rondaría el 2% interanual.

   Caída que también está directamente relacionada con “el freno importador” por la vía normativa que impuso la falta de dólares.

   “Es la caída del nivel de actividad y el riesgo de perder el empleo, el ancla que se está utilizando para contener las negociaciones salariales, algo que resulta más manejable en los sectores más afectados por el ciclo y, ciertamente menos, en aquellos empleos públicos con estabilidad laboral”, dice la consultora. •

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS