Edición Impresa

La economía española continúa en recesión

Madrid. — La economía española, posible candidata a un nuevo rescate, sigue enfrentando sombrías perspectivas, marcadas por los efectos de las draconianas políticas de austeridad, que impiden al país salir de la recesión, hacen subir los precios y caer el consumo.

Miércoles 31 de Octubre de 2012

Madrid. — La economía española, posible candidata a un nuevo rescate, sigue enfrentando sombrías perspectivas, marcadas por los efectos de las draconianas políticas de austeridad, que impiden al país salir de la recesión, hacen subir los precios y caer el consumo. Después de que el presidente del gobierno español Mariano Rajoy afirmase el lunes que "en estos momentos no es imprescindible" para España solicitar una ayuda financiera a Europa, las cifras publicadas ayer recordaron las dificultades que vive el país.

En primer lugar, la recesión se prolongó en el tercer trimestre, pese a ser un poco menos fuerte, con un retroceso de 0,3 por ciento del PBI frente a 0,4 por ciento en el trimestre precedente, según datos provisionales del Instituto Nacional de Estadística (INE). Este dato es un poco mejor que la previsión del Banco de España, que pronosticaba un repliegue del 0,4 por ciento. Sin embargo, en comparación interanual la contracción fue del 1,6 por ciento en el tercer trimestre, por encima del 1,5 por ciento que el gobierno prevé para finales de este año. Se suman así cinco trimestres negativos consecutivos para la economía española, que a finales de 2011 volvió a caer en recesión, menos de dos años después de haber salido de ella.

Enzarzada en un esfuerzo para reducir el déficit público hasta 2,8 por ciento del PIB en 2014, desde el 9,4 por ciento de 2011, España emprendió un vasto programa de ajustes para ahorrar 150.000 millones de euros (unos 194.000 millones de dólares) multiplicando los recortes presupuestarios y las subidas de impuestos.

Pero según los analistas, estas medidas de austeridad retrasan un poco más la reactivación económica del país, en crisis desde el estallido de su burbuja inmobiliaria en 2008. El propio gobierno conservador dirigido por Rajoy se resignó a un nuevo año de recesión en 2013. "Los esfuerzos de saneamiento presupuestario del sector público han tenido un impacto claro" en el repliegue de la economía a mediados de año, señaló recientemente el Banco de España.

En un país donde un trabajador de cada cuatro no tiene empleo, las políticas de austeridad provocan un fuerte malestar social y desastrosos efectos sobre el consumo: entre 2007 y 2011, los hogares españoles redujeron sus gastos en cerca de 8 por ciento. Solo en el mes de septiembre, las ventas al por menor descendieron un 10,9 por ciento, la peor caída mensual desde el inicio de esta serie estadística en 2003, según cifras provisionales del INE.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario