Edición Impresa

La discriminación, desde el foco de la primera directora de Arabia Saudita

Cine: "La bicicleta verde", de Haifaa Al Mansour. El filme, que se estrena mañana en Rosario, se basa en la lucha de una niña por vencer la mirada conservadora de la cultura islámica.

Miércoles 21 de Mayo de 2014

Quizá pocas actividades en la vida sean tan inocentes como andar en bicicleta. Sin embargo, Wadjda, una niña de diez años que vive en los suburbios de Riad, capital de Arabia Saudita, debe luchar contra la mirada controvertida de una sociedad si quiere andar en "bici". La discriminación en el país islámico es el tema central que aborda "La bicicleta verde", ópera prima de Haifaa Al Mansour, que no es ni más ni menos que la primera mujer directora de cine en Arabia Saudita. "Quería darle al debate intelectual un rostro humano, una historia que la gente pudiera comprender y sentirse identificada", dijo la realizadora en alusión al contenido del filme que se estrena mañana en Rosario.

La película, cuyo nombre original es el del personaje protagonista "Wadjda", recibió elogiosas críticas internacionales, e incluso se la llegó a mencionar como "la mejor película del año, algo cercano al milagro". Entre una veintena de distinciones internacionales, esta producción recibió el premio CinemAvvenire, Interfilm y C.I.C.A.E. en el Festival de Venecia.

Este es el derrotero de una pequeña que sueña con tener una bicicleta, pero claro, según su religión no está bien visto que una señorita ande por las calles sobre dos ruedas. La pequeña, que hace todo lo que puede por divertirse y sortear los impedimentos impuestos en el mundo conservador en el que vive, desea comprar la bonita bicicleta verde que todos los días ve a la venta.

Detrás del deseo de esa bicicleta habrá otro objetivo, que es el de ganarle una carrera a su amigo Abdullah, un vecino con el que tiene prohibido jugar. En este mundo de prohibiciones, Wadjda luchará contra su madre, que teme que su hija pierda la dignidad, y contra la sociedad tradicional en la que vive, por hacerse con la ansiada bicicleta y cumplir así su deseo.

En esta realización, Al Mansour refleja el controvertido tema de la discriminación a las mujeres en el país islámico, y de este modo hace un enfoque de la cultura y las costumbres tradicionales de la religión árabes. Desde la inocencia de la niña, trata de interpelar las obligaciones cotidianas y apunta a derribar las barreras sociales y culturales cimentadas en el hogar y la escuela.

"Me siento muy orgullosa de haber hecho el primer largometraje que se ha rodado íntegramente dentro del Reino. Vengo de una pequeña ciudad en Arabia Saudita, donde las chicas como Wadjda tienen grandes sueños, fuertes personalidades y mucho potencial. Estas chicas tienen la capacidad y decisión para cambiar y redefinir nuestra nación", dijo la realizadora, quien se manifestó orgullosa por trabajar con "un reparto saudita", en el que se destacan Waad Mohammed, como Wadjda; Reem Abdullah, en el rol de la madre y Adullrahman Al Gohani, que es Abdallah, el amigo de la protagonista.

La directora explicó que "la película habla de temas universales, como la esperanza y la perseverancia, lo que permite que gente de otras culturas pueda sentirse identificada". Y afirmó, como una expresión de deseo: "Espero que este filme ofrezca una mirada única de mi país".

Haifaa Al Mansour también amplió sobre los motivos de abordar un tema tan complejo como es la situación de la mujer en Arabia Saudita, a través de una historia aparentemente simple de una chica que desea una bicicleta. "Quería darle al debate intelectual un rostro humano, una historia que la gente pudiera comprender y sentirse identificada. La película no presenta una gran historia sino una más bien pequeña. Una historia sobre las emociones de un pequeño grupo de personajes: una chica pequeña, su madre y sus vidas dentro de la sociedad".

"No creo que a los espectadores les guste sentarse a ver una película para ser sermoneados", agregó al respecto."En su lugar —abundó—, desean asistir a una aventura que inspira y emociona. A pesar de la simpleza de la historia, creo que se integran temas complejos".

Al Mansour aseveró que para ella fue importante que la historia fuese "un retrato real de la situación de la mujer en Arabia Saudita y que los personajes fueran creíbles y reflejasen las maniobras que tienen que hacer para manejarse dentro del sistema".

Autobiográfico. La directora confesó que el personaje está inspirado en su propia niñez: "Yo me crié en una familia muy liberal, que me apoyaba. Recuerdo que cuando era una niña, mi padre me llevó, junto con mis hermanos, a comprar bicicletas y yo, precisamente, escogí una verde".

" Soy extremadamente afortunada _indicó_ por haber tenido un padre que quería que me sintiera digna como mujer, pero mi vida distaba mucho de las historias de todas mis compañeras y amigas, que jamás hubieran soñado con pedir una".

Y agregó: "Creo que el corazón de la historia es algo con lo que todo el mundo se puede identificar. La idea de ser tildado como diferente o anormal por querer algo que está fuera de lo que tradicionalmente se considera aceptable. La cultura saudita puede ser especialmente brutal e implacable ante aquellas personas que se salen un poco de la sociedad, así que hay un temor real de ser un paria".

Por último, la realizadora árabe expresó: "En cierta manera, la historia es parte de mi vida y de las cosas que he vivido. Muchas de mis experiencias, junto con la de mis amigos y familia, están reflejadas en esta película. No nacieron de un concepto mental".

Alabada y vilipendiada

Haifaa Al Mansour es la primera mujer directora de cine en Arabia Saudita y es considerada una de las figuras más significativas del Reino Arabe. Se licenció en Literatura en la Universidad Americana en el Cairo y obtuvo el Master en Dirección y Cine de la Universidad de Sydney. Su trabajo ayudó a abrir el debate de la creación de salas de cine en Arabia Saudita. En su país, su obra es a la vez alabada y vilipendiada por incentivar debates sobre asuntos considerados tabú.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario