Edición Impresa

La dignidad sobre el final no tapó el mal partido de Central en la derrota ante Vélez

Central tuvo una floja actuación y cayó por 3 a 2 frente a Vélez. La remontada del final, con los goles de Walter Acuña y Gonzalo Castillejos.

Lunes 18 de Noviembre de 2013

Muchas veces se destacó el ritmo que Central le pone a los partidos. Que es un equipo que propone el golpe por golpe, especialmente cuando juega de local. Pero para que esa ecuación dé frutos, el componente de la potencia y fineza en ataque se tienen que cumplir. Sin eso, y cuando se entregan tantos espacios en el fondo, sucede lo que ocurrió ayer en el Gigante: una derrota. Asterisco en este punto. Porque lo que parecía una cachetada de esas que duelen y que humillan, terminó siendo una caída con el amor propio revitalizado, enarbolado como la principal bandera. Es que hasta el descuento por parte de Acuña y el gol de Castillejos, no se presagiaba ni el más mínimo atisbo de reacción. Por eso, a no confundirse. Vélez lo ganó bien y debió hacerlo con mayor holgura. Pero claro, la remontada sobre el final existió y fue, precisamente, lo único para destacar en una tarde aciaga futbolísticamente hablando para el Canalla.

   Es pegar un pleno a la verdad decir que Central se acordó tarde de atacar. Porque fue a los 19’ del complemento la primera vez que llegó con peligro. Antes de eso hubo una llamativa apatía futbolística.

   Poco de aquel Central que solía atropellar a sus rivales, aun poniendo la mejilla para que lo abofeteen. Escaso el circuito futbolístico. Flaco el espíritu de lucha. Endeble la generación. Y prácticamente nulo el desequilibrio en los metros finales. Todo eso antes de que ese amor propio floreciera allá por los 30 minutos del complemento.

   El magistral pase de Insúa para Cáseres y la posterior definición del juvenil (10’) no resultó un quiebre en el partido. Fue una acción que ya empezaba a ponerle números a un partido desequilibrado desde los rendimientos de uno y otro. El rendimiento canalla era anodino, tibio. El de Vélez, con argumentos más sólidos. Por eso hubo sólo un remate de Encina que se fue desviado (5’) y otro de Luna (31’), ambos débiles y desde afuera del área, en contraposición con una arremetida de Pratto (15’) en la que Caranta casi le comete penal y un mano a mano de Cáseres (40’) que lamió el palo derecho del uno canalla.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS