Edición Impresa

La diferencia de un grande

Fue un verdadero trámite. Virtud de la jerarquía individual del seleccionado argentino de básquet, pero ante todo supo plasmar en la cancha semejante superioridad.

Sábado 31 de Agosto de 2013

Fue un verdadero trámite. Virtud de la jerarquía individual del seleccionado argentino de básquet, pero ante todo supo plasmar en la cancha semejante superioridad. Esa agresividad del que se sabe superior hizo posible que apabullara ayer a Paraguay por 95 a 60, en su debut en el Premundial de Caracas, que otorgará cuatro plazas para España 2014.

Hoy, a las 18.30 (televisa TyC y DirecTV), el elenco argentino asumirá su segunda presentación por el grupo B, enfrentando a República Dominicana, que ayer tuvo fecha libre.

Un lujoso Facundo Campazzo (13 puntos) fue el máximo anotador del quinteto argentino. Pero el goleador de la tarde fue el pivote paraguayo Guillermo Araujo (Pinheiros de San Pablo), con 23 tantos.

Argentina arrancó concentrada. Un triple de Campazzo (2 de 4 en los primeros 10') le sirvió para tomar distancia (9-4) a falta de 7' y enderezar definitivamente el partido, sin dejar espacio a las dudas.

El equipo de Lamas ejecutó casi a la perfección los mandamientos básicos: hizo buena circulación, mostró eficacia en los lanzamientos, determinación para atacar y defendió con intensidad.

Así, un parcial de 12-0 le permitió al conjunto argentino tomar una rápida ventaja (16-4), con buenas prestaciones de Delía (6 puntos y 3 rebotes) y Safar (7 tantos).

El conjunto guaraní dependía en exclusiva de lo que pudiera diseñar el pivote Guillermo Araujo, responsable en ese capítulo inicial de 11 unidades y 3 rebotes.

Argentina se retiró arriba por 15 (30-15), al cabo del primer cuarto.

Al comienzo del segundo cuarto, Lamas mandó a la cancha a Juan Fernández (base), Leonardo Mainoldi (ala-pivote) y Juan Gutiérrez (pivote) para darle descanso a los titulares. Pero el funcionamiento colectivo no se resintió.

Con el Pipa Gutiérrez y Campazzo como abanderados, el equipo albiceleste continuó aumentando la ventaja y se fue 27 adelante (54-27) al descanso largo. Demasiada y lógica distancia.

En el comienzo del segundo período, Argentina tuvo el único espacio para la relajación. Y Paraguay logró descontar (64-45), a falta de 2 minutos 25 segundos

Dos triples seguidos de Mainoldi más otro de Safar posibilitaron que la distancia se estirara a 25 (73-48), a la culminación del penúltimo cuarto.

En los últimos 10 minutos, el técnico argentino apostó a la utilización de Laprovíttola como base y permitió que Mata ganase ritmo, de cara al futuro. La paliza se consumó por 35 (95-60). Fue un buen inicio para esta 1ª etapa del torneo, en la que los cuatro mejores clasificarán a la siguiente fase.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS