Edición Impresa

La devaluación en Rusia presiona sobre las monedas de la región

El real brasileño tocó su mínimo valor en seis años frente al dólar. También el peso chileno se deprecia. Wall Street cerró en baja.

Miércoles 17 de Diciembre de 2014

A pesar de una fuerte suba de tasas de interés, el rublo se desplomó 19 por ciento en dos días, a 68,11 unidades por dólar. La moneda rusa sufre la peor caída desde 1998, arrastrada por el derrumbe del precio del petróleo y las sanciones impuestas por EEUU y la Unión Europea. Su crisis suma a la incertidumbre global y presiona a otras monedas, como las de Latinoamérica.

El real brasileño, por ejemplo, cayó ayer casi 2 por ciento, a su valor más bajo desde el 25 de marzo de 2005. Cerró a 2,73 unidades por dólar. El peso chileno se depreció al nivel más bajo desde el año 2009 y acumula una caída de 15 por ciento en lo que va de 2014. Uruguay y Perú también experimentaron retrocesos en sus monedas. En Argentina, el dólar blue bajó y el oficial se mantuvo en 8,57 pesos en la city porteña. El Banco Central compró 200 millones de dólares, correspondientes a la licitación de 4G.

El índice Merval subió 1,2 por ciento, impulsado por un leve rebote de las acciones de las empresas petroleras, que también impulsaron a las principales Bolsas europeas, el día después de que se produjera un lunes negro. Ese alivio acompañó también durante gran parte de la jornada a Wall Street. Pero no duró y el Dow Jones cerró con una caída de 0,65 por ciento.

Los mercados internacionales vienen siendo impactados por la caída del precio internacional del petróleo, de más del 40 por ciento desde mitad de año. Este dato, que alienta visiones optimistas y pesimistas por igual, empalmó con las señales de menor crecimiento en la mayoría de los bloques económicos mundiales, con excepción de Estados Unidos.

Pero los inversores norteamericanos están inquietos también por el resultado de la reunión de la Reserva Federal (FED), que podría arrojar precisiones sobre los tiempos de una suba de la tasa de interés de referencia. En este marco, el dólar fue otra de las monedas que se depreció ayer.

Igual, la vedette devaluatoria pasó a ser Rusia, que se enfrenta al fantasma de una crisis como la de 1998. El llamado efecto Vodka formó parte de un encadenamiento de crisis que siguió con la devaluación brasileña del 99 y ayudó al crac de la Argentina en 2001.

El Banco Central ruso subió las tasas de interés para frenar el desplome. Pero no lo logró.

El crac ruso profundizó la tendencia a la desvalorización que vienen experimentando las monedas latinoamericanas. El real brasileño retrocedió 2 por ciento, pese a conocerse que el Banco Central brasileño seguirá ofreciendo swaps cambiarios el próximo año. El peso uruguayo retrocedió s a su valor más bajo desde mediados de octubre, presionado por la caída del real.

El sol peruano acumula una caída del 6,11 por ciento en lo que va del año y el peso chileno acumula una caída de un 15,17 por ciento frente a la divisa estadounidense en 2014. Una tasa que se aceleró frente a la depreciación del 9,01 por ciento que registró al cierre del año pasado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario