Edición Impresa

La deuda de u$s 9.700 millones con el Club de París se pagará en 5 años

La tasa será del 3 por ciento. Habrá un pago de u$s 650 millones en julio y de u$s 500 millones en mayo de 2015. El FMI, afuera.

Viernes 30 de Mayo de 2014

Luego de 20 horas de negociaciones en la capital francesa, el ministro de Economía, Axel Kicillof, alcanzó un acuerdo con los representantes del Club de París para regularizar el pago de la deuda de 9.700 millones de dólares que tiene la Argentina con los 19 países que integran el organismo. El pacto fue bien recibido por la mayoría de los sectores empresarios y políticos, que lo ven como una puerta de acceso al financiamiento y las inversiones externas. Por otra parte, este nuevo paso para cerrar el default de 2001 podría ser una buena señal en el juicio que el Estado nacional mantiene con los fondos buitres en Estados Unidos.

El acuerdo alcanzado ayer a la madrugada se realizará sin la supervisión obligatoria del Fondo Monetario Internacional (FMI), lo cual fue reivindicado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La jefa de Estado advirtió que la consolidación de ese tramo de la deuda que permanecía en default permitirá volver al mercado externo de capitales, pero no para usar los recursos en "el casino financiero".

El acuerdo establece que el Estado argentino pagará 9.700 millones de dólares durante un período de cinco años. El gobierno realizará un primer pago de 650 millones de dólares en julio del 2014 y de 500 millones de dólares en mayo del 2015. El siguiente pago se realizará en mayo del 2016.

El monto acordado para los intereses asciende a 3 por ciento para los saldos de capital durante los primeros 5 años, y se establece un pago mínimo que deberá afrontar la Argentina cada año. Este esquema fija un criterio de pagos adicionales en caso de incremento de las inversiones provenientes de los países miembros del Club.

Si durante el plazo de cinco años las inversiones adicionales son insuficientes, la Argentina puede posponer los vencimientos hasta dos años más totalizando siete años, con lo que podría incrementarse el costo financiero en alrededor de un 1 por ciento adicional para el período completo.

"Los acreedores del Club de París reciben con beneplácito los avances hechos por la República Argentina hacia la normalización de sus relaciones con los acreedores, la comunidad y las instituciones financieras internacionales", dijo el grupo en un comunicado publicado en su sitio oficial.

El grupo también dijo que el acuerdo despeja el camino para que las agencias de crédito a la exportación de sus miembros reanuden sus negocios con Argentina, lo que debería facilitar la inversión extranjera en el país. Para esto se llevarán adelante negociaciones individuales con cada uno de los países.

En el mundo de las finanzas y la política, el acuerdo desató la euforia. El Merval subió 1,95 por ciento.

El negociador. El ministro de Economía encabezó la delegación argentina que negoció en París. La reunión comenzó el miércoles a las 10 de Francia (las 5 en Argentina) y finalizó alrededor de las 6 del jueves (la 1 en Argentina).

El Palacio de Hacienda recordó en un comunicado que la búsqueda de una solución para la deuda impaga con el Club de París "fue siempre un objetivo de este gobierno, que en 2008 tomó la decisión de saldarla en su totalidad en un único pago". En aquella ocasión, la decisión fue frustrada por el estallido de la crisis financiera mundial y la caída de la casa Lehman Brothers.

El documento de Economía destacó que el esquema de pagos acordado "reduce sensiblemente el costo financiero de esta deuda impaga, que actualmente acumula intereses y punitorios a una tasa promedio cercana al 7 por ciento".

El ministro de Economía también logró que el Club de París mantuviera al Fondo Monetario Internacional (FMI) marginado del pacto. "Es la primera negociación en donde no participa activamente", dijo el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

El ministro coordinador aseguró que el acuerdo "abre la perspectiva de un mayor incremento de inversión externa directa y favorecerá el acceso de las empresas al financiamiento del comercio exterior".

Tras el acuerdo con el Club de París, el frente de la deuda se traslada al juicio con los fondos buitres. La Corte Suprema de Estados Unidos estudiará el 12 de junio una apelación clave presentada por Argentina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario