Edición Impresa

La despedida de Soso se convirtió en el evento empresarial del año

Un baño de multitud y emoción. La despedida de Elías Soso de la presidencia de la Asociación Empresaria de Rosario se convirtió en el acto institucional más importante del año en la ciudad.

Sábado 04 de Agosto de 2012

Un baño de multitud y emoción. La despedida de Elías Soso de la presidencia de la Asociación Empresaria de Rosario se convirtió en el acto institucional más importante del año en la ciudad. Dirigentes políticos y empresariales, autoridades oficiales, referentes sociales y comerciantes de todos los colores y extracciones se hicieron presentes en el salón de convenciones Metropolitano para dar las hurras al dirigente que condujo durante 30 años la entidad.

Con más de mil personas que pagaron su tarjeta para asistir a la cena, Soso, custodiado de cerca por su familia, midió su popularidad de principio a fin de la ceremonia en la que oficializó el recambio con el nuevo titular de la Empresaria, Ricardo Diab. "Rosario me prestó sus veredas para que sea feliz", "el techo de mi casa es la ciudad", "los bancos te piden el balance pero no miden este cariño", lanzó frases el veterano dirigente empresarial a una tribuna que lo festejaba y lo reconocía como "un hombre de consenso".

Por eso se vio en la cena a dirigentes de todos los partidos y a los referentes de las entidades industriales y cámaras empresariales, desde los quioscos más plebeyos hasta la poderosa Bolsa de Comercio.

Por cuestiones climáticas que le impidieron viajar a Rosario, no estuvo presente el vicepresidente Amado Boudou, a quien se esperó hasta última hora. Sí estuvo el gobernador Antonio Bonfatti y, sobre el brindis, se esperaba a la intendenta Mónica Fein. En representación del gobierno nacional estuvo el ascendente secretario de Transporte de la Nación, el santafesino Alejandro Ramos.

Más allá del protocolo, la despedida de Elías Soso se concentró en el reconocimiento a la trayectoria personal y, en términos de política institucional, en la revalorización de la militancia empresarial y de lo que en alguna época se denominaban "las fuerzas vivas" de la ciudad.

Ricardo Diab, el sucesor en la conducción de la Asociación Empresaria, se esmeró en elogiar la figura del hombre a quien secundó durante muchos años, y en darle protagonismo a los referentes de las cámaras comerciales y a un grupo de empresarios pesos pesados de la ciudad, que lo respaldarán e la gestión.

Recambio. "Ya no tenemos a Messi así que habrá que hacer un equipo de muchos corredores", había dicho una semana atrás. Destacó que su gestión buscará una forma de conducción más colectiva, que apueste a profesionalizar y generar cuadros. Resaltó la necesidad del diálogo y el consenso tanto a nivel interno como en la relación con el Estado y la sociedad.

El dirigente mantendrá el apoyo de la entidad a las políticas macroeconómicas que fomentan la protección y el desarrollo del mercado interno, aunque también remarcó la necesidad de ajustar algunas medidas. A nivel local, señaló que el tema de la agenda que más preocupa a los empresarios es de la seguridad.

Diab fue el primer orador del acto, seguido por Soso y el gobernador Bonfatti. Discursos todos que, en la noche del ex presidente la Asociación Empresaria, apuntaron más a la emoción que a la política.

La frutilla del postre fue el despliegue de un grupo de odaliscas que amenizó la fiesta y el regalo que la Cámara Argentina de Medianas Empresas (Came) le hizo a Soso, quien seguirá siendo presidente de la entidad: un viaje a El Líbano, para que se reencuentre con sus orígenes.

Actividad

El mes de julio marcó un punto de inflexión en la actividad económica local, luego de dos meses de fuerte desa-celeración. Esa fue la sensación que transmitieron la mayoría de los empresarios presentes en la cena. El dato: presionados por Cristina, las entidades de bancos desembarcarán próximamente en el interior para publicitar los créditos a la producción.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario