Edición Impresa

La decisión, en manos de un Congreso inoperante

El Congreso de Estados Unidos no ha resuelto casi ningún tema trascendente desde 2010 y ha sido incapaz de completar lo que una vez fueron responsabilidades básicas del Legislativo...

Lunes 02 de Septiembre de 2013

El Congreso de Estados Unidos no ha resuelto casi ningún tema trascendente desde 2010 y ha sido incapaz de completar lo que una vez fueron responsabilidades básicas del Legislativo sobre carreteras y escuelas, señala la agencia Reuters.

Pedir, como hizo el sábado el presidente Obama, a la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, y al Senado, bajo control demócrata, que se pongan de acuerdo en una acción militar inyecta una nueva dosis de incertidumbre. Dado que el Congreso no empezará a debatir hasta el 9 de septiembre, cuando finalice su receso veraniego, la duda sobre Siria quedará suspendida durante semanas. Nadie con conocimiento del Congreso está dispuesto a predecir cómo lidiarían las Cámaras con una resolución para permitir los ataques a Siria. La incertidumbre se intensifica por la relación de Obama, a menudo tensa y distante, con el Congreso.

Un asesor demócrata de la Cámara de Representantes, bajo condición de anonimato, dijo que la "votación dependería de los republicanos" porque los demócratas "estarán divididos a la mitad". El senador republicano Bob Corker dijo algunos miembros de la Cámara "pueden no comprender lo que está sucediendo" en Siria, y "el pueblo americano hoy no apoya esto". El anuncio de Obama es inhabitual, ya que muchos presidentes (inclusive él mismo) ya lanzaron operaciones militares sin aprobación del Congreso.

El asunto de Siria es muy complejo políticamente, y causa divisiones en el seno de los partidos y entre ellos, sobre todo en los extremos. Algunos demócratas progresistas son contrarios a una intervención y varias decenas de ellos firmaron una carta pública contra una "guerra imprudente".

Obama invocó el sábado el "cansancio de guerra" que evidencia la población estadounidense. Esto se refleja en los sondeos, pese a que Obama y sus ministros señalaron con claridad que la intervención esta vez sería sólo aeronaval, sin tropas de tierra, para no repetir guerras como Irak y Afganistán.

Sondeos favorables. Según un sondeo publicado por el canal de noticias ABC News el 30 de agosto, los estadounidenses están en 50 por ciento a favor de un ataque si este es limitado a lanzar misiles crucero desde las naves de la marina, sin poner en riesgo vidas norteamericanas. Un 40 por ciento se dice en contra. Cuando la pregunta es más genérica, el número que rechaza un ataque se eleva al 50 por ciento, mientras un 42 por ciento afirma lo contrario. En tanto, un 79 por ciento dice que Obama debe pedir aprobación al Congreso, tal como hizo.

En tanto, el secretario John Kerry declaró ayer que tiene evidencias de que en Damasco se usó gas sarín, una de las armas químicas más abundantes en el enorme arsenal no convencional de Bashar Assad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario