Edición Impresa

La crisis policial se extendió a las provincias de Buenos Aires y Chaco

Persiste el conflicto en Río Negro, Chubut y Entre Ríos. Los reclamos son por mejoras salariales y en las condiciones de trabajo. Hubo protestas de uniformados en La Plata y Mar del Plata. El gobernador Scioli llamó a la prudencia y a mantener la paz.

Lunes 09 de Diciembre de 2013

La protesta policial iniciada en Córdoba sigue propagándose al resto del país. En las provincias de Buenos Aires y del Chaco se registraron ayer los episodios más tensionantes, con protestas en la calles y autoacuartelamiento. En La Plata hubo incluso un incidente con arma de fuego y corridas. Mientras que Neuquén los policías lograron un acuerdo con las autoridades locales (al igual que en Catamarca y San Juan), persistían la tensión y los reclamos en Río Negro, Chubut y Entre Ríos. La misma situación se daba en Santa Fe (ver sección Ciudad).

En La Plata, un grupo de efectivos de la Guardia de Infantería bonaerense realizaba ayer una protesta, ante lo cual el gobernador Daniel Scioli llamó a actuar con "prudencia y responsabilidad para transitar la última parte del año en paz".

Unos 100 efectivos de la Infantería que están de franco de servicio y familiares realizaban una protesta en reclamo de mejoras laborales y salariales frente al edificio de esa fuerza. Hasta allí se trasladaron funcionarios de la Gobernación bonaerense y el jefe de Policía, Hugo Matzkin, quienes conformaron desde temprano una mesa de diálogo con representantes de la Infantería para llegar a un acuerdo, informó el propio Scioli desde Río de Janeiro, adonde se preparaba para disertar en el encuentro anual que realiza la Fundación Clinton.

Asimismo, el ministro de Seguridad, Alejandro Granados, y su par de Economía, Silvia Batakis, se encontraban reunidos al cierre de esta edición para tratar este tema y poder solucionarlo.

Al caer la noche, frente al cuartel se produjeron incidentes que incluyó un disparo de arma de fuego que hirió a uno de los policías en la mano y caldeó aún más la situación entre los manifestantes.

Los uniformados aclararon que no dejaron de prestar servicio y sólo se encuentran en el cuartel los que no estaban abocados a trabajar. Según señaló Nicolás Masi, secretario general del Sindicato de Policías de la provincia de Buenos Aires (Sipoba), una entidad no reconocida legalmente, los efectivos bonaerenses reclaman "un salario mínimo de 12.500 pesos de bolsillo" y otras mejoras.

Los manifestantes aclararon que se trata de "una protesta" y "no es un acuartelamiento o una toma del lugar", como trascendió en un primer momento.

En ese marco, el gobernador apeló a la "prudencia y responsabilidad de todos los sectores" y confió en que se pueda volver a una situación de "normalidad" a través del diálogo.

"Es importante la prudencia y responsabilidad de todos los sectores cuando faltan dos días para que se cumplan 30 de años de democracia y es importante que podamos transitar esta última parte del año con paz", indicó Scioli.

Al término de una cena que compartió junto al expresidente de los Estados Unidos Bill Clinton y al gobernador carioca, Sérgio Cabral Filho, Scioli recordó las mejoras que se anunciaron el sábado para la Policía Bonaerense y sostuvo que su gobierno siempre estuvo dispuesto a dar "incentivos" para sus integrantes.

En Mar del Plata, un grupo de efectivos policiales de Caballería se acuarteló ayer en reclamo por mejoras salariales y condiciones de trabajo.

Casino. La decisión policial motivó que las autoridades del Casino Central y los bingos de la ciudad balnearia resolvieran cerrar sus puertas ante la falta de personal de seguridad.

En Chaco, en tanto, grupos de policías provinciales y un sector del servicio penitenciario local se autoacuartelaron ayer en comisarías de Resistencia en reclamo de un aumento salarial, mientras que en los comercios y el transporte público creció el temor por una posible ola de robos y saqueos.

La protesta policial se extendió durante la tarde de ayer, cuando los representantes de los policías penitenciarios expresaron disconformidad con un anuncio de regularización salarial que hizo el gobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff.

Policías y agentes del servicio penitenciario reclaman un sueldo básico de $12.000 para ambas fuerzas y el pago de distintos montos de adicionales salariales adeudados.

El gobernador anunció que se abonarán esta semana los adicionales adeudados y, además, adelantó que el Estado chaqueño incorporará 1.200 nuevos agentes a la fuerza de seguridad y al Servicio Penitenciario.

Pero el vocero de los policías en protesta, Jorge Duarte, oficial mayor de la Comisaría Primera de Resistencia, dijo que el sector rechazó la oferta por "insuficiente" e insistió en que el reclamo es de un básico de $12.000 y el diálogo con el gobernador.

Sobre el temor de vecinos y comerciantes de la capital provincial, el policía señaló: "Vamos a garantizar un patrullaje mínimo porque no queremos dejar a la población sin resguardo y será así hasta que tengamos una respuesta positiva".

Acompañados por familiares, los policías se acuartelaron en las comisarías primera, quinta, décima y séptima de Resistencia, en sintonía con el personal del servicio penitenciario de la ciudad de Sáenz Peña.

Comerciantes y las empresas de transporte público de pasajeros esperan que la situación se normalice por temor a que se produzcan saqueos, como consecuencia de una menor cantidad de policías en las calles.

Al cierre de esta edición, fuentes del Gobierno informaron a la prensa que mantenían negociaciones con los representantes de la fuerza policía con el objetivo de destrabar el conflicto.

Una situación conflictiva se registró ayer en Entre Ríos, especialmente en Concordia, donde arreciaron durante toda la jornada rumores de saqueo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS