Edición Impresa

La crisis de imagen del rey de España se agrava por una herencia oculta en Suiza

El dinero pertenecía a su padre, Juan de Borbón, muerto en 1993. Pero el caso se conoció recién ahora por una investigación periodística.  

Martes 02 de Abril de 2013

La peor crisis de imagen de la casa real española se agrava aún más al conocerse que el rey Juan Carlos recibió en herencia, hace 20 años, 375 millones de pesetas (2,25 millones de euros) de cuentas que su padre tenía en el paraíso fiscal de Suiza. La información coincide con los 20 años de la muerte del padre del monarca, don Juan de Borbón, conde de Barcelona.

En aquel momento, esa información habría sido ya un problema de imagen para el monarca español. Pero ahora amaga con transformarse en otro montón de leña en un fuego que amenaza desde hace tiempo con convertirse en incendio y en medio del cual se han elevado voces pidiendo la abdicación del rey, que en enero cumplió 75 años.

"No estamos hablando de un ciudadano cualquiera, hablamos del jefe del Estado y el hecho de que tenga cuentas en el extranjero y las declare o no va mucho más allá de una cuestión fiscal, entra de lleno en la política", dijo el diputado de Izquierda Unida (IU) Ricardo Sixto.

El tema se suma a la imputación por corrupción del yerno del rey, Iñaki Urdangarin, investigado por la Justicia por haberse apropiado supuestamente de seis millones de euros de dinero público junto a su ex socio en el Instituto Nóos, Diego Torres. Este lleva tiempo además tratando de implicar directamente a la casa real española en un escándalo que ya de por sí ha supuesto el peor golpe de imagen para la monarquía en los 37 años de reinado de Juan Carlos.

La "amiga entrañable". Está también el tema de la "amiga entrañable" del rey, la princesa germano-danesa Corinna zu Sayn-Wittgestein. Su nombre saltó a la prensa cuando hace un año acompañaba al rey en la famosa cacería de elefantes por la que Juan Carlos acabó pidiendo perdón a los españoles. Y este febrero revolucionó a la oposición española al declarar haber hecho trabajos de tipo "delicado" y "clasificados" para el Ejecutivo español.

Este escenario, que ha propiciado una fuerte caída en la valoración que de su monarquía hacen los españoles en las encuestas, es sobre el que aparece ahora la herencia del rey. Y lo hace en un momento en el que los ciudadanos están agitados por las cuentas suizas de Luis Bárcenas, el ex tesorero del Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy que acumuló en Suiza 38 millones de euros. La noticia llega en medio de la grave crisis económica que atraviesa España y que ha generado una gran desafección de la ciudadanía en las instituciones.

Según publicó el diario El Mundo (aunque cita al periódico Crónica, autor de la investigación), el rey Juan Carlos recibió en 1993, a la muerte de su padre Juan de Borbón, 375 millones de pesetas (2,3 millones de euros al cambio de esa época) procedentes de cuentas que el conde de Barcelona tenía en Suiza. Los albaceas aconsejaron entonces "no repatriar oficialmente ninguna cantidad", porque podría propiciar "la duda sobre la existencia de cifras mayores". En total, había 728,75 millones de pesetas, "cantidad nada desdeñable para 1993. Una vivienda de 117 metros cuadrados en Madrid, por ejemplo, costaba 28,9 millones de pesetas (170.000 euros). Sólo con sus depósitos suizos, don Juan podría haber comprado" 25 viviendas de esta clase.

Twitter arde. Twitter arde con el tema. Izquierda Unida (IU, comunista), la tercera fuerza parlamentaria de ámbito nacional, y dos partidos minoritarios en el Congreso de los Diputados, UPyD y BNG, ambos nacionalistas regionales, exigen explicaciones.

IU quiere la comparecencia en la cámara del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para que diga si el rey ha cumplido su obligación tributaria. No estaría de más, añadió UPyD, que también el Palacio de la Zarzuela se explicase, porque "el desprestigio de la Casa del Rey no ha parado de aumentar en los últimos años, y este tipo de informaciones no parecen mejorarlo".

¿Qué hizo con la plata? ¿Qué hizo el monarca con el dinero? ¿Lo mantuvo en Suiza? ¿Cumplió con el fisco? De momento no hay pronunciamiento oficial. El diario El País cita fuentes del Palacio de la Zarzuela que apuntaban que las cuentas suizas, al haber sido declaradas en un testamento, están sometidas de forma automática al control de Hacienda, por lo que los herederos tributan por ellas lo que manda la ley. Si hubieran sido secretas, no se habrían incluido en el testamento, señalaron.

Pero aunque esta herencia esté en orden con Hacienda, la sola sospecha que hay ahora mismo hace más daño a la imagen del rey y a la de la monarquía. Y ha vuelto a agitar la reivindicaciones de quienes llevan tiempo exigiendo transparencia en las cuentas de la Corona. Si no se aclara el asunto, "la confianza que la ciudadanía puede tener aún en Juan Carlos de Borbón va a caer como un castillo de naipes", aseguró el diputado de IU Ricardo Sixto.Su compañero de bancada Alberto Garzón apuntó a una "voladura controlada" por parte de la casa real. "Hace una semana preguntamos (en el Congreso de los Diputados) por las cuentas del rey en paraísos fiscales", escribió en Twitter. "¿Tendrá relación que IU preguntara, dando nombres, por cuentas de la Casa Real con que aparezca una semana después un testamento perdido?" Claro que los comunistas de IU son antimonárquicos. Sea como sea, lo cierto es que la imagen del rey y la de la monarquía española no levantan cabeza.

Un mito caído

En contra de lo escrito y supuesto hasta ahora, el padre del rey no dejó una modesta herencia compuesta por unas cuantas propiedades y algunas pesetas en el banco. Los datos que revela la investigación corrigen este error histórico, corriente en España: el conde de Barcelona gozaba de una fortuna y transmitió un valioso legado a sus hijos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS