Edición Impresa

La Corte de Nueva York despejó el camino para el pago a los buitres

Reendeudamiento. El tribunal dejó en firme la orden de Griesa. El lunes se lanzarán los bonos y se estima que el viernes 22 realizarán el pago a los holdouts.

Jueves 14 de Abril de 2016

La Corte de Apelaciones de Nueva York ratificó ayer la orden del juez Thomas Griesa que levantó las restricciones que habia impuesto a la cancelación de la deuda argentina. Así despejó el camino para que el gobierno de Mauricio Macri les pague a los fondos buitres.

Para cumplir con ese acuerdo, la Argentina realizará una emisión de deuda el lunes próximo, por hasta 15.000 millones de dólares, mientras la operación de pago se haría el viernes 22 de abril.

Además de cumplir con ese pago, la Argentina podrá retomar la cancelación de los vencimientos de deuda a bonistas que ingresaron en los canjes de 2005 y 2010. Estos pagos habían quedado trabados por el propio juez Griesa en el año 2014.

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, consideró una decisión "sin precedentes" al fallo, que fue en respuesta a una apelación presentada por los acreedores de la Argentina tras una audiencia de una hora y media.

"Confirmamos la decisión del tribunal de primera instancia", dijo el magistrado Christopher Droney, en referencia a la orden del juez Thomas Griesa del 2 de marzo, en la que levantó bajo condiciones las cautelares que él mismo había dipuesto y que le impedían a la Argentina pagar a bonistas que entraron en sus canjes de deuda de 2005 y 2010.

Los pasos para destrabar el litigio comenzaron a darse cuando el gobierno lanzó en febrero una oferta para pagar a los fondos buitre y a otros holdouts el monto que reclamaron en su momento ante el juzgado de Griesa. La propuesta fue aceptada por el 90 por ciento de los demandantes que no habían ingresado a los canjes.

La audiencia se hizo un día antes de que se cumpla el plazo fijado entre Argentina y los principales acreedores, los fondos buitre NML Capital y Aurelius, para pagarles 4.653 millones de dólares.

Gauchada. El abogado de NML, Matthew McGill, afirmó ante la Corte de Apelaciones que el preacuerdo con la Argentina seguirá en pie porque ambas partes admitieron que el pago en 24 horas era imposible. Lo más probable es que concrete hacia fines de la semana próxima.

El gobierno ya alcanzó preacuerdos con holdouts por unos 8.250 millones de dólares y había pedido en una carta a la Corte de Apelaciones una rápida decisión.

Tras escuchar los argumentos de ocho partes involucradas, los jueces adoptaron la inusual decisión de expedirse en el momento tras un breve cuarto intermedio.

En su orden del 2 de marzo, Griesa exigió como condición que la Argentina derogase las leyes que impedían un acuerdo con los fondos querellantes que no entraron en sus canjes de deuda aceptados por 93 por ciento de los bonistas, algo que el Congreso de ese país cumplió el 31 de marzo. También requirió que se pague a todos los acreedores judiciales con los que se haya llegado a un preacuerdo hasta el 29 de febrero.

El gobierno de Macri ya obtuvo autorización parlamentaria para endeudarse hasta unos 12.500 millones de dólares, una de las mayores emisiones de un país en desarrollo desde 1996.

Prat Gay consideró que "el fallo significa que era el último paso que nos faltaba".

Finalmente, cobrarán los bonistas reestructurados

La decisión de la Cámara de Apelaciones de Nueva York de ratificar el fallo del juez Thomas Griesa  que levanta los bloqueos que pesan sobre la Argentina, dispara el cobro de unos 3.000 millones de dólares a holdouts reestructurados que no reciben sus acreencias desde junio de 2014.
    Ese monto se compone de los 538 millones de dólares correspondientes al primer pago que se realizó en el banco fiduciario Bank of New York Mello (Bonay) y unos 2.500 millones de dólares que se  acumularon en la cuenta de Nación Fideicomiso, que fue creada para pagar en el país a partir de la sanción de la ley de pago soberano.
    De esta forma, cuando se completen los pasos judiciales se activarán los giros y se prevé que se verá una caída en las reservas  internacionales.
    Las trabas comenzaron en junio de 2014 cuando Griesa le impidió al país seguir cumpliendo con sus servicio de deuda a los bonistas que habían aceptado los canjes de 2005 y 2010 hasta tanto no cumpla con sus sentencias a favor de los buitres.
    El primer pago la Argentina lo depositó en el Banco de Nueva York (Bony), al que Griesa le ordenó que no gire los fondos para  evitar el embargo.
    Desde ese momento el dinero no pudo ser remitido y se acumularon en cuentas radicadas en el país y por ende ese dinero sigue  computándose como reservas internacionales del Banco Central.
    Argentina pagaría a los holdouts el próximo viernes 22 de abril y tras cumplirse ese paso Griesa determinaría el fin de los embargos.
    A partir de allí, el gobierno deberá definir si cancele los vencimientos adeudados con reservas internacionales o si utiliza el  excedente de la emisión que hará la próxima semana.

Reservas caen. Las reservas internacionales cayeron ayer 84 millones de dólares y se ubicaron un nivel provisorio  de 29.442 millones, pese a que el Banco Central adquirió en la jornada 95 millones de dólares en el mercado de cambios. En lo que va de abril, el balance de las reservas arroja un resultado negativo de 130 millones de dólares (- 0,44%).

Apuran los bonos por 15 mil millones de dólares

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, anunció que el lunes próximo se lanzará la colocación de bonos por hasta 15.000 millones de dólares, mientras el viernes 22 de abril se concretaría el pago a  fondos buitres habilitado por la Justicia de Nueva York.
    Prat Gay se encuentra en Estados Unidos participando de la tercera jornada de la ronda de negociaciones con inversores y fondos institucionales, para interesarlos en la colocación de deuda.
    Fuente del Ministerio de Hacienda explicaron que “el lunes se abriría el libro para definir ofertas, el martes se definiría la emisión y adjudicarían los bonos y el viernes se pagaría la deuda a los fondos buitre”.
    Luego del fallo de la Corte de Apelaciones de Nueva York, los bonos de deuda argentina  comenzaron un rally interesante, y cotizaron por encima de los 125 dólares la lámina de 100 del Discuont, el título del canje que vence en 2033.
    Esta suba de precio, se traduce en una baja de la tasa de interés debido al mayor apetito inversor por el país. Los inversores comenzaron a hacer cálculos y consideran que, por ejemplo, un bono a 10 años, como sería uno de los tres que emitirá la Argentina el lunes próximo, podría estar en el orden de 7,5% y 7,75%, según el rendimento de hoy de los bonos argentinos.
    Hace menos de un mes, el rendimiento de un bono de vencimiento similar, (Bonar 24) era de 8,15%-8,50%, sostiene Roberto Krutiansky, un argentino en Wall Street del fondo Odeon.
    Los detalles de la tasa y del monto de emisión de los nuevos bonos no se conocerán hasta el martes, día en el cual se cerrarán los libros de la operación y se procederá a realizar el pago a los holdouts, que será acreditado luego de  72 horas, según anunció a los periodistas que acompañaron al  ministro de Economía, Alfonso Prat Gay, a Nueva York.
    El ministro de Economía recibió las novedades del fallo en el bunker argentino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario