Edición Impresa

La copa fue para Girolami

Si bien Ardusso ganó en San Luis, el cordobés conquistó el título en la última carrera del año.

Lunes 01 de Diciembre de 2014

La emotiva definición del Súper TC2000 concluyó con la coronación del cordobés Néstor Girolami (Peugeot 408) en el circuito semipermanente de Potrero de los Funes. La carrera fue ganada por Facundo Ardusso (Linea), que concluyó en el cuarto puesto en el campeonato.
  Girolami hizo valer la diferencia con la que llegó al trazado puntano y logró su primera corona en el automovilismo grande de Argentina.
  Los restantes candidatos a la corona, Leonel Pernía (Fluence) y Agustín Canapino (408), hicieron todo lo que estuvo a su alcance, y más también. Es que en la última vuelta, cuando ya era imposible alcanzar a Girolami, Canapino fue al roce con Pernía y producto de esa acción el tandilense no pudo acceder al podio, que fue completado por Mariano Werner (Linea) y Esteban Guerrieri (Corolla).
  Por esa maniobra, y por otra anterior igual de peligrosa sobre Werner, Canapino (llegó cuarto) fue excluido, por lo que el subcampeonato recayó en Pernía.
  Antes de cumplirse los primeros 6.270 metros de carrera, Pernía, entonces líder, cedió el liderazgo a manos de Facundo Ardusso. Y el piloto de Las Parejas, que había largado tercero detrás de Werner y Matías Rossi (Corolla), no la cedió más.
  La actuación de Ardusso se dio una competencia después del incidente que sufrió la fecha pasada en Codegua, Chile, y que le impidió luchar por el título.
  En tanto, Fabián Yannantuoni (Fluence) finalizó ayer 9º y quedó 11º en el campeonato.
  Las posiciones finales del campeonato fueron: 1º) Girolami 2º) Pernía, 3º) Fontana, 4º) Ardusso, 5º) Canapino y 6º) Werner.

El ganador se lo dedicó al fallecido Guido Falaschi

El accidente que terminó con la vida de Guido Falaschi hace poco más  de tres años marcó a fuego la vida de Néstor Girolami, uno de los apuntados como gran responsable de aquel incidente debido a que su coche fue el último que chocó contra el malogrado piloto. “Me tocó pasar muchos momentos difíciles y siempre tuve la imagen de Guido. Sentí que venía conmigo y que me iba acompañando hasta el final. El título es de él. Aquel fue el momento más triste de mi vida y lo recuerdo (a Falaschi) de la mejor  manera”, declaró Girolami.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario